Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La revuelta en su punto álgido


Por: Emilie Laystary
En estos momentos, el marketing recomendado a las marcas consiste en comunicar menos sobre sus productos que sobre sus “valores”. Los especialistas lo han llamado “poder de evocación”: ofrecer al consumidor una plusvalía emocional. Más allá de los productos consumidos, compramos sentido, un universo, códigos, un imaginario… la masa de pasta de la marca Herta vende la buena convivencia entre la madre y la hija, los desodorantes Axe la irresistible virilidad y las cremas Nivea la ternura para toda la familia, los lavados con champú Herbal el placer femenino, etc. La calidad del producto tiene menos importancia que los universos en los que estos productos pretenden inscribirse.    

En la actualidad, la estética de la revuelta se utiliza con fines mercantiles. En Go Forth, la última campaña publicitaria de los pantalones vaqueros Levi’s, una voz sombría y melancólica recita un poema del poco conformista Charles Bukowski (The Lauphing Heart) sobre un fondo de imágenes rebelión y libertad: “Tu vida es tu vida. No dejes que una sumisión húmeda y oscura la aporree”. Imágenes tratadas para evocar el pasado y un discurso que pretende ser insumiso, e incluso libertario; la publicidad muestra a jóvenes adultos que se largan, controlan su destino, corren y deambulan por las calles en lo que parece ser una manifestación popular. Todo ello con pantalones vaqueros Levi´s.
Poco tiempo después, se publicó en Internet una versión modificada del anuncio.
El mensaje está claro: la apropiación comercial de los movimientos sociales debe terminar.
El año pasado, la marca se vio obligada a aplazar su difusión en Gran Bretaña, dado que los poderes públicos temían que tal visión estética de la revuelta influyera en su juventud, movilizada en parte por los motines de Londres…

El posicionamiento de Levi’s se explica, casi con total certeza, por una voluntad de marketing de distinguirse de Diesel, una marca competidora que jugó la carta de hedonismo bromista con su campaña “Be Stupid”, pero sería simplista hablar solamente de estrategias diferentes. De hecho, muchas son las marcas que actualmente pretenden volver a encantar hurgando en el léxico de la subversión. La revolución se ha convertido en una moda como cualquier otra.

Hace ya unos años, los supermercados Leclerc recuperaron los códigos visuales de los carteles del Atelier Populaire –un colectivo de grafistas de la Escuela Nacional de Bellas Artes, que marcó el Mayo del 68 gracias a su imaginación–, para utilizarlos en una campaña de lucha contra “la vida cara”. En la época, la maniobra suscitó un debate en torno al derecho moral de adueñarse de los bienes comunes de la cultura. Michel-Eudouard Leclerc se defendió entonces de cualquier apropiación deshonesta tachando en su blog a sus opositores de “anarquistas que todavía maman de su reciente lectura de Bakunin y de Kropotkin”.
En octubre de 2012, la marca de chocolates Suchard lanzó su primera campaña, ideada por la agencia Y&R: el “Movimiento para la Liberación del Placer”, con el eslogan “Libertad, Igualdad, (Mini) Rocher”. Sus carteles se inspiraron en los grafistas soviéticos más importantes. ¿Habría realmente una sola barrera entre el comunismo y el liberalismo, que la insolencia comercial podría superar fácilmente? Suchard, consciente de los resultados económicos de una campaña de comunicación de 360 grados, no se detuvo ahí: navegando todo el tiempo en el imaginario de la revuelta, la marca también creó una radio en Internet denominada “Radio Libre”, que se basa en el modelo de las radios piratas británicas de los años 1960.

La irreverencia busca producir la ilusión en los compradores de que “son lo que consumen”: seres libres, diferentes, dueños de sí mismos e insolentes. Hace ya años que las grandes superficies ofrecen, en cada comienzo de la temporada comercial, todo un arsenal de accesorios escolares con la imagen del Che Guevara…

fuente: http://www.monde-diplomatique.es/?url=mostrar/pagLibre/?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales