Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Neocolonización de la despatriarcalización



Por: Julieta Paredes
El anuncio de que en Bolivia se realizará la Primera Cumbre Internacional de descolonización, despatriarcalización, lucha contra el racismo y discriminación nos trae a la reflexión algunos temas, sobre un proceso de cambio que precisa discusiones profundas. En ese sentido, la despatriarcalización es una política pública del actual proceso de cambio, que tiene como logro el marco conceptual del Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades, aprobado en 2008.
La despatriarcalización y la descolonización de los cuerpos de las mujeres, desde la autonomía de nuestras decisiones, son una piedra en el zapato para quienes dirigen el Viceministerio de Descolonización y la Unidad de Despatriarcalización, porque ellos consideran que estas dos palabras son su monopolio. ¿Qué visión tan neoliberal y colonizadora, no es cierto? Cuando en realidad se trata de una política pública, que es parte de todo el Gobierno y del pueblo boliviano.
Al leer el programa oficial de la cumbre, que se realizará en instalaciones del Colegio Militar —¡Uff, tal cual, en el colegio militar! (nos choca imaginar feministas discutiendo y siendo huéspedes de militares)—. El feminismo es un movimiento antimilitarista, pues las guerras tienen como carne de cañón a las mujeres y a los hombres pobres, son ejércitos al servicio de los grupos de poder de los hombres.
Hay oradoras y oradores a quienes sería interesante escuchar, como el hermano David Choquehuanca, pero debemos informar que, para hablar de feminismo y descolonización, están trayendo a una académica argentina-estadounidense, quien vive alrededor de 20 años en el país del norte. Esta presencia es contradictoria, pues permanentemente se denigra al feminismo por boca de Elisa Vega, de la Unidad de Despatriarcalización. Sin embargo, cuando se va a discutir con feministas, porque para discutir de patriarcado y despatriarcalización hay, pues, que discutir con feministas, ellas eligen a representantes de la colonia yanqui. Eso nos muestra el grado de neocolonialismo vigente.
De yapa, es un hombre quien dice que dará la metodología de la despatriarcalización. Nuevamente, el patronaje de los que creen que desde arriba van a dar línea o dirigir a las mujeres y a nuestras organizaciones sociales, cuando hace rato que hay una producción teórica y política propia muy rica, como la tesis política de La Alianza de Mujeres, a quienes por cierto no invitaron a ser expositoras.
Nuestra preocupación mayor es porque esta cumbre constituye un evento internacional, y la miopía del Viceministerio de Descolonización no tiene límites. No son ellas y ellos los que quedan mal cuando se plantea la descolonización y la despatriarcalización como etiquetas folklóricas sin contenido, o cuando se presentan los matrimonios indígenas como un logro de la despatriarcalización. Seremos, pues, motivo de burla. Las expectativas internacionales se chocan con mentes colonizadas y patriarcales de las actuales autoridades, quienes exhiben ignorancia, desinformación y mediocridad sobre los avances teóricos que hay en el país al respecto.
La autora es feminista comunitaria

Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales