Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Uno de tus muchachos


Por: Jorge Ubertalli
                                    “Madre, en tu día, tus muchachos barren minas en Haiphong…”
                                                                                      “Madre”, Silvio Rodríguez
Tio y padre, Ho Chi Minh y Vo Nguyen Giap fueron artífices de la liberación de Vietnam, nación que luchó durante siglos contra la ocupación extranjera aliada a las oligarquías locales. El Tio se nos fue antes de ver el triunfo de las fuerzas revolucionarias que dieron al traste con el imperialismo norteamericano, sucesor de sus homólogos japoneses y franceses. El general Vo, recién nos acaba de dar hoy, 4 de octubre y a los 102 años, el último adiós. Si el Tio Ho fue el ideólogo, organizador y constructor del Partido Comunista de Vietnam, director de la Revolución y la Liberación del país, el general del pueblo Vo se constituyó en el ariete blindado que derribó a innumerables columnas de peleles armados hasta los dientes, que asesinaron a millones de humildes y aguerridos campesinos con bombas de Napalm y fósforo blanco, con odio convertido en plomo injusto y brutal que no pudo, sin embargo, contra la voluntad de ser libre de un pueblo milenariamente rebelde.
Hijo de labradores, Vo fue detenido ya siendo estudiante por organizar una manifestación anticolonial en Hue. Cuando quisieron otorgarle una beca para estudiar en París, la rechazó, porque ya apostaba su vida en el combate contra el invasor y el opresor. En 1943, de regreso a su país desde China, organizó cien guerrilleros que destruyeron, en Pac Bo, norte de Tonkin, dos puestos de vigilancia francesa. Artífice de la derrota de los colonialistas franceses en Dien Bien Phu, tomó como lema, basándose en su experiencia de combatiente, el “evitar al enemigo cuando es fuerte, atacarlo cuando es débil; la guerra no es solo un asunto de los militares sino de todo el pueblo. El campesino debe estar armado pero cultivando su tierra”.
El “volcán bajo la nieve”, como alguien lo caracterizó, escribió en 1972:  “Nuestro país, rico y bello, dotado de muchos recursos naturales, ocupa en el sudeste asiático una posición de importancia estratégica y está en el cruce de vias de comunicación importantes, tanto terrestres como marítimas…(…) Por eso nuestro país fue codiciado a menudo por poderosas fuerzas de agresión que creian dominar y explotar a nuestro pueblo, utilizar nuestro territorio como trampolín para su expansión en diferentes direcciones” (“ Vo Nguyen Giap, “Fuerzas Armadas Revolucionarias y Ejército Popular”, Hanoi, 1972, Edc. La Rosa Blindada , Buenos Aires, páginas 8 y 9).
Y más adelante sostuvo: “Nuestro Partido, desde sus comienzos, se asignó la misión histórica de dirigir la revolución de liberación nacional en una nueva epoca, inaugurando la más sorprendente de nuestra historia, la de la independencia, la libertad y el socialismo. (…) Nunca como ahora, nuestro pueblo llevó a cabo una lucha tan larga con insurrecciones armadas y guerras revolucionarias que se extienden a decenas de años. Tampoco nunca nuestro pueblo enfrentó como en la actualidad a agresores tan feroces, a los japoneses, esos poderosos fascistas asiáticos; al imperialismo francés, vieja potencia colonialista europea; luego a los imperialistas norteamericanos, cabeza del imperialismo, enemigo número 1 de la humanidad”. (página39). El general campesino Von Nguyen Giap enfrentó y derrotó a estos tres exponentes de la barbarie colonialista e imperialista, con la dirección de la clase obrera vietnamita, el tio Ho y el Partido revolucionario.                            
Gran estratega militar y dirigente revolucionario, Vo supo diferenciar, de acuerdo con Lenin, el carácter de las guerras: “Todas las guerras engendradas por los intentos rapaces de los reyes y los capitalistas son, según nuestra apreciación, criminales, porque son funestas para las clases trabajadoras y traen a la burguesía enormes ganancias”, había dicho el revolucionario ruso en 1918. Sin embargo, las guerras contra los opresores son justas, aclararía juto a Lenin Vo. Tomando al marxismo-leninismo como guía, el combatiente vietnamita sostenía que era incorrecto el concepto de definir la guerra tomando como eje el análisis del estudio de las armas: “Reclaman su estudio tomando como base el análisis del desarrollo de las armas y no el de la clase y el de la lucha de clases, pues, cuando estalla la bomba, todas las personas ubicadas dentro de su radio destructivo resultarán muertas o heridas. Pero ¿Por qué estalla esa bomba? ¿Quién hace estallar esa bomba? Y estalla ¿Para servir los intereses de quién? Este es el problema clave.” (“El Hombre y el Arma”, Vo Nguyen Giap, La Rosa Blindada, Buenos Aires, 88)
“Nuestro Partido afirma que el hombre es el factor decisivo, y critica enérgicamente la teoría burguesa según la cual el arma es lo decisivo” refirió más adelante (107) “/(…) Las armas nucleares influyen en el desarrollo de las hostilidades y la victoria pero no son el elemento determinante de la victoria y tampoco hacen cambiar la perspectiva de desarrollo de la sociedad. En la guerra el factor decisivo es y será siempre el hombre; las masas populares son y seguirán siendo las forjadoras de la historia. (…) Los hombres de las fuerzas armadas de nuestro Partido y pueblo no son más que el obrero, el campesino y el pueblo trabajador”. (108-109)
Sus concepciones sobre el papel de clase del Ejército Revolucionario y Antiimperialista, la relación dialéctica no antagónica entre el hombre y el arma en aquel, y el papel dirigente del hombre en relación con su material bélico, serían las bases de la victoria sobre los enemigos de clase y nación, victoria que Giap organizó y logró con  la participación de  la clase obrera y el pueblo vietnamita.
Su larga y azaroza vida, su creencia absoluta en el poder del pueblo a la hora del combate, su vocación socialista y comunista en el marco del reconocimiento de la bella y heroica historia vietnamita, hacen de Vo Nguyen Giap un ejemplo a seguir por las viejas y nuevas generaciones, que todavía creen y luchan por un porvenir venturoso de la humanidad, libre de las ataduras del capital y sus lacras.
Compañero general Vo Nguyen Giap, como internacionalista y aún sin haberte conocido, soy uno de tus “muchachos”. Uno de los que barren las minas del olvido y la falsedad para liberar el puerto florecido y blindado de tu memoria, hoy cubierto de lágrimas ante tu partida.

Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales