Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La cadete Poma



Por: Lourdes Montero

Cinthia tenía un sueño, llegar a ser policía. Era la abanderada de su colegio. Muy estudiosa, dice su mamá, le gustaba la química y las . En 2014, a sus 24 años, esperaba graduarse de subteniente y tal vez llegar a ser general de la institución verde olivo. Con esto cumpliría el lema que la acompañó toda su vida: “querer es poder”.

Pero Cinthia quiso y no pudo porque una institución, cuya misión es velar por la seguridad de toda la sociedad, no cumple su compromiso cuidando a sus propios cadetes. ¿Cómo les decimos a nuestros jóvenes que no realicen sus sueños profesionales, porque podrían poner en riesgo su vida? ¿Cómo podemos confiar nuestra seguridad a la Policía Boliviana si no logra que los propios uniformados sobrevivan? ¿Cómo creer que la Academia Nacional de Policías (Anapol) está formando defensores de la seguridad ciudadana si es liderada por personas que no respetan la vida? No volvamos a mencionar que los problemas de la Policía se deben a falta de recursos económicos o infraestructura; hay algo muy podrido en el corazón de la institución y hay que detenerlo.

En los últimos tres años, en recintos policiales y militares ya tenemos que lamentar más de 25 muertes. Y nadie, absolutamente nadie, está cumpliendo condena por esto. Los presuntos responsables del fallecimiento de Cinthia pasaron tan sólo ocho horas detenidos y ya fueron liberados. Y en la Policía y el Ejército nada cambia, las instituciones continúan vulnerando el derecho a la vida y nosotros, los ciudadanos, continuamos saliendo a las calles sin la más mínima confianza en quienes —pagados por nuestros impuestos— tienen la función de cuidarnos.

No hay nada claro en las circunstancias en que Cinthia ha muerto. Los medios de comunicación nos han transmitido tres hipótesis. La familia de la víctima asegura que murió a causa de violencia física. Otra versión sostiene que el deceso puede ser a consecuencia de un medicamento que avivó una crisis asmática. Por último, el Jefe de Homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen informó que la cadete Poma perdió la vida por asfixia causada por broncoaspiración.

En cualquiera de los casos se trata de una muerte que pudo ser evitada y tiene responsables. Ya sea por violencia física, por no prestar auxilio oportuno o por mantener prácticas institucionales que violan todos los derechos humanos, detrás del deceso de Cinthia hay culpables. Y las circunstancias nos hablan de feminicidio, ya que, como lo denuncia la diputada Benancia Gutiérrez, además de Cinthia hay tres cadetes internadas por violencia física. Esto no es un accidente y no puede ser una simple coincidencia que cuatro mujeres lleguen al hospital, una sin vida, al intentar pasar un examen en la Anapol.

Por todo esto, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, nos debe una explicación. Y mejor si va acompañada con acciones concretas que busquen prevenir estos hechos. Una intervención ejemplar en este momento puede hacer que recordemos por siempre su gestión pública. También demandamos que el comandante Nacional de la Policía,  general Alberto Aracena, ejerza un liderazgo transformador. Él también fue cadete y estoy segura de que sueña con una institución a la que toda la ciudadanía quiera y respete. No esperemos el próximo motín policial, por maltrato a la tropa, para dar soluciones estructurales.

Por su parte, el director de la Universidad Policial (Unipol), general Guido Arroyo, y el director de la Anapol, coronel Augusto Russo, deben asumir la responsabilidad de tener en sus manos la formación de los futuros policías y plantear una profunda reestructuración de estos centros de formación. Esto es lo mínimo que como sociedad debemos a la familia de Cinthia Poma.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales