Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Chile: ¿cambio de modelo?



Por: Gabriel Loza Tellería
Si bien la expresidenta de Chile Michelle Bachelet no ganó como se esperaba en la primera vuelta, dado el 46,7% que obtuvo, mientras la candidata oficialista celebraba su paso a la segunda vuelta, pese a obtener sólo el 25%; lo que desató un tsunami en el oficialismo y en la derecha, generando un nuevo escenario político. El relativo equilibrio entre la concertación y la derecha desde el retorno a la democracia se había roto. La Nueva Mayoría de Bachelet sacó 67 de los 120 diputados, frente a 48 del oficialismo (Alianza) y 21 curules de los 38 del Senado.
Así, se estima que el 70% del programa de gobierno de Bachelet podría aprobarse en el Congreso sin apoyo de los votos de la Alianza y podría lograr captar algunos votos de independientes y de la centro-derecha para modificar algunas leyes orgánicas constitucionales, como la gratuidad de la educación y el régimen de concesiones mineras. Sin embargo, aún queda el poder de veto para convocar a una asamblea constituyente, para el proyecto del Estado laico o el reconocimiento a los pueblos indígenas (80 para diputados y 25 para senadores).
En el campo económico propone reformas necesarias para un país más justo e igualitario. Así plantea su programa económico: “Nuestro principal objetivo es enfrentar la desigualdad para que los beneficios del desarrollo sean percibidos por todos. No es sostenible la situación actual, donde las oportunidades se concentran en quienes tienen mayores recursos económicos y capital social”. No plantea un nuevo modelo económico, sino reformas de políticas públicas, como por ejemplo la reforma tributaria, cuyo objetivo es aumentar los ingresos permanentes del fisco en 3% del PIB.
En el área tributaria ha puesto énfasis, en primer lugar, en terminar con el Fondo de Utilidad Tributaria con una reforma que busca que dueños de empresas tributen por la totalidad de sus utilidades. Plantea bajar la tasa máxima de impuestos personales a 35% y subir la tasa de impuesto a empresas a 25%.
El programa económico es muy cauto sobre el papel del Estado, puesto que plantea una “Buena Economía”,  el reforzamiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal y, dentro de ella, la capitalización de Codelco, para que la empresa minera lleve adelante sus proyectos estructurales, a fin de que su producción no disminuya y retome su competitividad internacional. Postula la “modernización” del Estado y, en esa área, el perfeccionamiento de los gobiernos corporativos de las empresas públicas. Propone revalorizar el rol de la Empresa Nacional de Minería (Enami) e impulsar un ambicioso plan de inversión pública y concesiones, a la vez que un conjunto de medidas de apoyos sectoriales. En el ámbito de las pensiones quiere conformar una AFP pública. 
No obstante lo anterior, el programa económico moderado ya provocó reacciones que llegaron a decir que “Un fantasma recorre Chile... no es ni el socialismo ni el comunismo, sino el espectro del populismo”. Es decir, todo intento de lograr, además del crecimiento económico, una justa distribución de la riqueza y del ingreso es tildado de populismo y asociado a la experiencia venezolana y pronostican su fracaso económico. Ni siquiera tratan de entender la experiencia boliviana, que ha logrado el crecimiento económico, la estabilidad económica y una mejor distribución del ingreso y la riqueza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales