Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

“El 45% de bolivianos será pobre el 2010”


Por: Hugo Salvatierra
Así titulaba “El Deber” del 14 de mayo de 2.000 un apocalíptico informe del PNUD realizado por Armando Ortuño, a quien conocí el pasado 6 de diciembre en el Tercer Encuentro Nacional por la Democracia Intercultural y el Estado Plurinacional realizado por el PNUD-OEP en Santa Cruz.   
Hace trece años y medio, Ortuño advertía que: “La pobreza en Bolivia se mantendrá aún en el escenario optimista que el país crezca a tasas superiores al 6 por ciento por año en el período 2000-2010, al final del cual todavía el 45 por ciento de la población estará en situación de miseria.”  Y continuaba:
“La pobreza en Bolivia no solo afecta a grupos de población bien identificados y ubicados, sino que se trata de un problema estructural que involucra a la mayoría de los habitantes.” “La solución al problema depende de la capacidad de la sociedad boliviana para concertar la estrategia de desarrolloes una cuestión estructural.”
No sabemos si Ortuño se refería a las “reformas estructurales” de privatización y capitalización de Jaime Paz y Gonzalo Sánchez, o era intelectualmente sincero al reclamar la imperiosa necesidad de un cambio estructural que suponía la caída del modelo oligárquico de acumulación capitalista, cambio que se inició cinco años después con la revolución política liderada por el MAS.
En todo caso, Ortuño tuvo el acierto de afirmar que “la solución al problema depende de la capacidad de la sociedad boliviana para concertar la estrategia de desarrollo.”  Esa capacidad de la sociedad boliviana se expresó en la identificación de las causas y los causantes políticos de la pobreza en Bolivia y la construcción de la “Agenda de Octubre” como estrategia de desarrollo.
Los cambios estructurales –no parches- fueron protagonizados por la fuerza insurrecta de las grandes mayorías de pobres y excluidos de la sociedad boliviana, que en octubre de 2003 y diciembre de 2005 sepultaron al viejo Estado colonial y sus clases dominantes, abriendo un proceso de profundas transformaciones en el Estado boliviano.
Esto es lo que no quieren ver algunos de los “analistas” participantes en el mencionado Tercer Encuentro Nacional, que al final pelaron capucha concentrando sus amargadas crítica en la hipócrita defensa de los “derechos humanos”, la inversión estatal en salud,  educación, bonos sociales, la “dictadura” de Evo Morales, terminando por hacer del Encuentro el púlpito de su sietemesina campaña electoral.
Lo que no quieren reconocer los “analistas”, es que si los neoliberales hubiesen seguido  gobernando y saqueando el país, hoy, no solo el 45% de los bolivianos sería pobre sino la totalidad de los diez millones que vivimos en Bolivia.
Que hay pobres en Bolivia…¡Claro que los hay, y todavía son muchos! Pero esas cifras de pobres se triplicarían si el modelo de gobierno, de economía y de Estado fueran los que en sus manos tenían las multipartidarias neoliberales, los gobiernos de Bánzer, Gonzalo Sánchez, Jaime Paz y Jorge Quiroga.
Hoy, la propiedad de los recursos naturales es de los bolivianos, existe una mejor distribución social de la riqueza y una movilidad socio-económica de la población, que vuelca exactamente a la inversa la tasa de pobreza pronosticada por Ortuño. Durante el Gobierno de Evo Morales, los niveles de pobreza moderada bajaron de 63% a 43%, y la extrema pobreza disminuyó de 40% a 21%.
El informe mundial 2013 del PNUD sobre Desarrollo Humano desdice sus pronósticos del año 2000 y las críticas de los amargados analistas. El año 2012, Bolivia junto a Panamá, registró el mayor avance en desarrollo humano de Latinoamérica, invirtiendo de modo sostenido en educación, salud y servicios sociales. Desde el año 2005, la esperanza de vida al nacer creció de 62 a 67 años, la escolaridad promedia se duplicó a 9,2 años, y el ingreso per cápita de $us. 3.791 a $us. 4.444.
El mismo Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe (Augusto de la Torre) reconoce esta realidad cuando afirma que el 50% de los bolivianos se encuentra aún entre la clase pobre y la clase media, admitiendo el ascenso de la movilidad socio económica por el aumento del poder adquisitivo de la gente, el crecimiento económico y la aplicación de políticas sociales, logrando un incremento de la clase media en un 40%
Al final, los “analistas” concluyen con un lisonjero consejo al gobierno: “La bonanza que vive Bolivia es gracias a los precios del gas y los minerales. El gobierno debe hacer esto, y debe dejar de hacer esto  otro. Luego de sus consejos ponen cara de intelectuales y se quedan pensativos esperando los aplausos.
Para ellos, el bienestar que comienza a conocer el pueblo, los ingresos y ahorros del Estado, la capacidad de ejecución de proyectos sociales, productivos, infraestructurales, no se deben a las políticas y planes de desarrollo del proceso de cambio y del gobierno de Evo Morales, sino a la suerte “por los precios internacionales”. Una “suerte” que también tuvieron los gobiernos de Bánzer, Gonzalo Sánchez, Jaime Paz, Jorge Quiroga, que concluyeron despilfarrando la plata del pueblo y enriqueciendo a unos pocos.

Hipócritas! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en