Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La necesidad de una lectura de clase del proceso de cambio



Por: Fernando Rodríguez Ureña
Las revoluciones no tienen receta: una a una se hacen con ingredientes y condiciones propias de su realidad específica. Cada una tiene su propia estratigrafía y analizándolas en corte transversal nos mostrarán formaciones económicas sociales únicas, con diferentes composiciones estructurales.
La revolución de los soviets no se parecía a la revolución campesina china, ni ninguna de estas a la vietnamita así como tampoco a las revoluciones cubana o venezolana.
Por eso no sirve copiar modelos y justamente por eso hay que analizar la realidad concreta de nuestros pueblos, su pasado, su presente y a partir de ellos  diseñar su futuro.
Sin lugar a dudas la caída del Muro de Berlín y la crisis del socialismo real impactaron profundamente en contra de una lectura clasista de la realidad.
Los análisis políticos encontraron nuevos derroteros y sentidos. Se dio fuerte impulso a aquellos que resultaban siendo micro sociales, de tendencia corta y generalmente localista, donde lo municipal tendía a ser la mayor expresión espacial de análisis.
Bajo esta dinámica, el análisis se focalizó en el género, lo indígena/originario, lo campesino, los grupos etáreos, lo afro, las opciones sexuales, desagregando los conjuntos sociales y enfocándolos en los subconjuntos que los componen.
Sin duda alguna, en la perspectiva de la profundización de las sociedades liberales hijas de la modernidad, estos análisis resultan de mucha utilidad pues permiten visibilizar a estos grupos, dotarlos de identidad y construir sus ciudadanías efectivas. Así la inclusión social trastoca los órdenes sociales y diseña sociedades más igualitarias. Estas son tareas liberales democráticas, pero son sin duda condición sine qua non de una democracia radical.
Pero al mismo tiempo estas posiciones fragmentarias, están marcadas de posicionamientos ideológicos cuyo objetivo es el statu quo social en sentido de ofrecer transformaciones de orden social, simbólico, normativo, pero no de carácter estructural, económico-político-social-cultural de carácter total: producen revoluciones sociales, pero no revoluciones políticas.
Para que el cambio total ocurra, será preciso que una clase proponga su proyecto político y convertida en clase para sí, desarrolle su programa como propuesta política para el resto de la sociedad.
Esta noción  implica una lectura diferente, de orden clasista y que tome en cuenta las grandes narrativas y no focalice la problemática social en torno a actores aislados.
Los procesos revolucionarios implican articulaciones de clases, alianzas a veces coyunturales a veces estratégicas, avances y retrocesos que dependerán de la potencia de la organización social y la organización política que la dirija.
Este último aspecto es fundamental desde una perspectiva de clase, que convertida en clase para sí se proyecte en nación, para nuestro caso en plurinación, y desde ese posicionamiento proponga un programa que resuelva las contradicciones aún existentes en una sociedad de clases.
Esta tarea de organización y proyección de la revolución es tarea del partido, movimiento o como se llame, que convertido en dirección política clasista, dirija el proceso revolucionario.
Al proceso de cambio le vendrá muy bien, ahora que se iniciará una nueva etapa con las elecciones del 2014, atreverse a reflexionar desde una perspectiva de clase y desde esa óptica construir el socialismo comunitario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mapamundi actual miente

Por: Xavier Albó El mapamundi que está y se mantiene en todas nuestras escuelas y unidades educativas es mentiroso y deliberadamente colonizador. Y con ello, tiene efectos mucho más nefastos y generalizados que el reloj dextrógiro que estaba en el Parlamento y que la Cancillería ya ha cambiado por otro levógiro, como sin duda correspondería al hemisferio Sur. Los relojes digitales sin agujas ya no necesitan tal revisión. Cuando el geógrafo Mercator hizo esa proyección bidimensional de una realidad tridimensional y curva a solo dos dimensiones planas, tuvo una gran aceptación porque permitía reducir a planos universales la longitud y latitud con relación al globo terráqueo. Aplicada a niveles muy locales, esa proyección no tiene problemas; pero cuando se lo utiliza para todo el mundo, introduce distorsiones totalmente inaceptables y que, con nuestros actuales conocimientos y tecnologías, ya resultan simplemente mentirosos y neocolonialistas. Resume Eduardo Galeano: “El mapamu

Premiar el trabajo, no la riqueza

Informe de desigualdad de Oxfam Para poner fin a la crisis de desigualdad, debemos construir una economía para los trabajadores, no para los ricos y poderosos. En 2016, el grupo Inditexa, al que pertenece la cadena de tiendas de moda Zara, repartió dividendos por valor de cerca de 1.300 millones de euros al cuarto hombre más rico del mundo, Armancio Ortega. Stefan Parsson, hijo del fundador de H&M y que ocupa el puesto 43 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo, recibió 658 milones de euros en concepto de dividendos el año pasado. Anju vive en Bangladesh y trabaja confeccionando ropa para la exportación. Suele trabajar 12 horas al dá hasta muy tarde. A menudo tiene que saltarse comidas porque no ha conseguido suficiente dinero. Gana poco más de 900 dólares al año. El año pasado, el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones alcanzó su máximo histórico, con un nuevo milmillonario cada dos días. En este momento hay 2.043 milmillonar

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu