Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Profetas y cambio en Sudáfrica, ¿y Bolivia?


Por: Xavier Albó

Ya ha corrido mucha tinta tras la muerte de Mandela a sus 95 años, incluyendo 27 en la cárcel, mayormente en una celda de 3x3 metros, más trabajos forzados. Empezó con la no violencia a lo Gandhi (que vivió antes en Sudáfrica), pero después de la brutal matanza de Sharpeville en 1960 se pasó a una lucha armada, moderada si la comparamos con otros países; hasta que en 1963 fue detenido y condenado a cadena perpetua por “sabotaje”. Su estrecha amistad con Fidel Castro se remonta a aquellos años en que Cuba apoyó vigorosamente varios procesos africanos de liberación. En esos 27 años en prisión, junto con otros encarcelados por la misma causa, mucho maduraron su propuesta. Resaltaré tres puntos.

Primero: nada de apartheid ni para los negros ni para los blancos (como había propuesto el penúltimo presidente blanco Botha). El primer arzobispo anglicano negro, Desmond Tutú, quien recibió el premio Nobel de la Paz en 1984, mientras Mandela seguía preso, resumía así la Buena Nueva: “¿Estás contra el apartheid? Eres cristiano, cualquiera que sea tu religión formal. ¿Estás a favor del apartheid? No eres cristiano, aunque estés bautizado”.  

Segundo (concertado con Frederick De Klerk, con quien compartió el Nobel de la Paz en 1993): Ese país multirracial debe ser para todos, con elecciones igualitarias. En ellas se impuso la inmensa mayoría negra, pero la minoría blanca (9% del total pero dueña de casi toda la riqueza) fue respetada al igual que otras. Se evitó a toda costa una guerra civil como las que seguían asolando a países vecinos. Confió a Tutú la Comisión de la Verdad y Reconciliación sobre los delitos del apartheid, y todo quedó plasmado en la nueva CPE de 1996.

Comentaristas avezados no ven una conversión del primer Mandela no violento al segundo de la lucha armada y al tercero de la reconciliación, sino su pragmatismo dentro de “el arte de lo posible” como suele definirse la política: otra cosa es con guitarra. Todo ello vino marcado por símbolos como nombrar su primer vicepresidente a De Klerk; llamar a su lado, en el acto de posesión, a quien había sido su carcelero; o el principio africano del ubuntu (“yo sólo puedo ser yo a través de ti y contigo”), comparable a nuestro suma qamaña —(con)vivir bien—.

Tercero: solo fue presidente un periodo (1994-1999). Al concluir  ya tenía 81 años y optó por pasar el poder formal a gente más joven, con un resultado ambiguo. Sudáfrica ha sido admitido como el quinto país del emergente BRICS (con Brasil, Rusia, India y China). Pero a la vez su tercer sucesor, Zuma (2009-), fue muy silbado durante las celebraciones de esos días, quizás porque el poder económico sigue muy concentrado en la minoría blanca con una abismal diferencia social interna, aparte de otros graves problemas, como el sida (enfermedad que causó la muerte de uno de los hijos de Mandela).

¿Y en Bolivia? Sin haber sufrido un apartheid tan descarado, ¿por qué aún no logramos transitar de serruchar sistemáticamente al otro distinto hacia  el “convivir bien”? Los actuales acercamientos del MAS hacia sectores poderosos del oriente, mientras se serrucha y divide a los pequeños más débiles (como la Cidob y Conamaq), ¿son simples cálculos preelectorales para mantenerse en el poder? A la luz de la actual Sudáfrica, ¿será mejor mantenerse más tiempo en el poder (Evo tiene ahora 54 años)? ¿Qué prioridad damos a preparar nuevos líderes? ¿Por qué, en el fondo, el viajero Evo no fue a despedir a Mandela?



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en