Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El estado... del transporte


Por: Pablo Rossell Arce

Este 2014 arrancó con la noticia de que La Paz y El Alto por fin contarán con un transporte masivo decente: nuestro teleférico. Paralelamente, se anunció el inicio de operaciones de otra modalidad de transporte masivo: los buses PumaKatari.

Los poderosos dirigentes empresariales del autotransporte, arropados bajo el manto de la forma sindical, no tardaron en expresar su oposición a estas dos necesarias e importantes medidas de modernización de nuestro sistema de transporte urbano. Poco tardaron en anunciar el temible “bloqueo de las mil esquinas” (temblad, pusilánimes peatones... y peatonas). El argumento es tan simple que (parafraseando al gran alemán) cabe en una cascara de nuez: el transporte masivo “quita” empleos a los minibuseros. A mí, personalmente, me parece más un dogma de fe que un argumento. Y no precisamente de la fe que mueve montañas, sino de la que mueve masas; masas enardecidas defendiendo su trabajo, por poner el caso los asalariados a destajo del transporte.

Se espera que el área metropolitana de La Paz y El Alto, que hoy en día cuenta con más de 1,6 millones de habitantes, tenga mucho mercado para el transporte urbano. Estimaciones a mano alzada de su columnista indican que ambas ciudades demandan 700 millones de viajes urbanos al año. Si duplicamos la capacidad de los PumaKatari y del teleférico, no alcanzamos a cubrir esa demanda. Así que necesitamos teleféricos, necesitamos PumaKatari y sí, también necesitamos minibuses. Nadie se quedará sin empleo.

En contrapartida a las beligerantes declaraciones de los choferes, más de una organización vecinal se ha declarado en emergencia y ha anunciado responder a chicotazos la insolencia de los transportistas... Lo cual parece tener sentido desde el punto de vista de proporciones numéricas: por mucho que veamos nuestra ciudad inundada de minibuses (tantos, que parecen —solo parecen— ser más numerosos que los sentimientos), en realidad, los transportistas son una fracción minoritaria de la sociedad. 

Y como proporción minoritaria de la sociedad, pero organizada corporativamente y con capacidad de articular eficaces grupos de choque, los empresarios del transporte se constituyen en una fracción social que impone (o trata de imponer) sus intereses particulares por encima de los intereses del conjunto de la sociedad, pues. Y la sociedad, el grueso de la sociedad, trata de defenderse como pueda (sin contar con las condiciones de articulación de afinidades, tiempos e intereses que brinda el compartir una actividad económica regular y permanente). 

De esa manera es que podemos llegar a la posibilidad real de que se produzcan enfrentamientos físicos entre transportistas y juntas vecinales, por dar un ejemplo que ya se ha presentado más de una vez. Fuerza contra fuerza, entonces. Reflejo callejero de la lucha de intereses (particulares) contra intereses (generales, del pueblo). Pero la nuestra no es una sociedad de grupos que andan dándose de trompadas para ver quién impone sus intereses al resto (parece, pero no lo somos; los bolivianos somos harto pacíficos en realidad). El juego de intereses se dirime según un parámetro social superior, expresado como el bien común. Y, siguiendo con las abstracciones, es el Estado quien dirime los intereses en función del bien común. Y cuando se acaba el necesario e imprescindible momento del diálogo y la negociación, viene el momento de imponer desde el Estado (con todos los instrumentos a su alcance) la garantía del bien común por encima de los apetitos particulares, para que no sean las fracciones de la sociedad las que acaben disputando a macanazos sus intereses.

Twitter @escuelanfp


Comentarios

  1. El transporte público y privado de muchas ciudades desarrolladas y subdesarrolladas es un caos y un reto para muchas empresas que quieren invertir en este sector. La gestión de la flota de vehículos es complicada y más en un lugar tan caótico. Por este motivo nacen medios de transporte más pequeños como motocicletas, patinetes y bicicletas eléctricas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales