Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Juan Gelman: toda una vida dedicada a la poesía y a la búsqueda de justicia


Cuando hablaba de la muerte, Juan Gelman decía "ir a tocar el violín al otro barrio". El escritor argentino, que se exilió en México hace más de dos décadas, murió el 14 de enero pasado a los 83 años llevándose una vida marcada por la poesía y el dolor. 

Gelman, nacido el 3 de mayo de 1930 en Buenos Aires, fue hijo de inmigrantes ucranianos de origen judío, asentados en el barrio bonaerense de Villa Crespo, donde creció leyendo a Pushkin o componiendo pequeños versos para Ana, un amor de la niñez que lo condujo involuntariamente a la poesía.

Escribir poemas fue para "Pique Taquito" -como le apodaban sus amigos- un todo: un consuelo, una pasión, una forma de vida y de sobrellevar el destierro o la desaparición de sus hijos Nora Eva y Marcelo Uriel, así como de su nuera María Claudia García, que estaba cerca de dar a luz, durante la dictadura militar argentina (1976-1983). 

Una búsqueda incesante le permitió encontrar a su nieta Macarena en Uruguay. 

La joven nació en cautiverio poco después de que su madre fuera secuestrada en Buenos Aires y trasladada ilegalmente a Uruguay, entre agosto y diciembre de 1976. En el 2002 recuperó su identidad tras una investigación impulsada por organizaciones de derechos humanos de Uruguay y Argentina. 

Tinta y papel fueron compañeros de Gelman en su periplo involuntario por países ajenos hasta que llegó a México en 1976, un "extraordinario lugar" que hizo suyo hasta de nacionalidad y en el que deseaba morir y ser enterrado. 

"Quiero ser enterrado en México", dijo el autor de "Cólera buey" cuando le fue entregada la Medalla de Oro de Bellas Artes de ese país, la máxima condecoración cultural, en septiembre de 2012. 

En esa ocasión explicó aquel apego: "Yo estuve exiliado en Europa y Nicaragua, pero desde el primer día que pisé México en 1961 quedé absolutamente fascinado. Fue como un estallido dulce dentro de mí. Decidí quedarme siempre, sostenido por el amor a este país y a mi mujer". 

Aunque de joven inició estudios de química, en 1948 abandonó la universidad para convertirse en alquimista de las palabras. Antes probó otros oficios: vendedor de refacciones automotrices, relacionista público, operador de autobuses, militante político o periodista, actividad que sería fundamental el resto de su vida. 

En el campo de la prensa fue en Argentina director del suplemento cultural del diario "La Opinión", y luego jefe de redacción del revolucionario periódico "Noticias", de corta vida. 

La actividad de la prensa en su país la unió también a una militancia política que van desde la izquierda marxista al Movimiento Peronista Montonero. 

Con el tiempo, el autor de "Carta a mi madre" se convirtió en una de las plumas fundamentales de la literatura iberoamericana, en un poeta del destierro, cuya obra y acciones se enlazaron con la voz de la justicia. 

Gelman ganó, entre otros premios, el Premio Juan Rulfo 2000, el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López-Velarde en 2004, el Premio Reina Sofía de Poesía 2005 y el Premio Cervantes, en 2007. 

"Es uno de los mejores poetas en lengua castellana. Cada uno de sus libros tiene una musicalidad diferente", dijo en una ocasión la poetisa uruguaya Cristina Peri Rossi, pero lo que ella más destacaba de él era "su militancia política y su lucha por la libertad". Una de sus obras es "Bajo la lluvia ajena", un desgarrador texto sobre el exilio, escrito de manera proscrita en la Roma de 1980. "Aquí yace un pájaro. Una flor. Un violín". Así reza su poema "Epitafio", contenido en el primer libro que publicó en 1956, con el título "El violín y otras cuestiones".
Publicado en el periódico La Vanguardia de España

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en