Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La Iglesia y la píldora





Por: Lourdes Montero

En días pasados escuchamos con asombro que la Iglesia Católica solicitó al Gobierno boliviano la suspensión de la entrega de la píldora anticonceptiva del día después. El vocero de la institución, monseñor Eugenio Scarpellini, en conferencia de prensa declaró: “Llamamos al Órgano Ejecutivo, en especial al Ministerio de Salud, a eliminar del sistema de salud la píldora del día después, que en ningún caso puede considerarse un anticonceptivo, sino que tiene características abortivas”.

La píldora del día después o anticonceptivo de emergencia es impulsado por el Fondo de Población y la Organización Mundial de la Salud, ambas organizaciones de Naciones Unidas. Funciona bajo tres mecanismos de acción. Primero impide que la mujer ovule; segundo, espesa el moco cervical creando una barrera para la fecundación;  y tercero, aletarga la velocidad de los espermatozoides en su trayecto de fecundación del óvulo. Por todo esto, se trata de un proceso que evita la concepción, ya que actúa antes de que el espermatozoide ingrese en el óvulo. Entonces, al afirmar que esta píldora tiene características abortivas, la Iglesia miente.

Este método anticonceptivo tiene venta libre en el país, a un precio entre  Bs 50 y 60 por dosis. Por ello, evitar que ingrese al sistema de salud pública solo provoca que quede reservado para las mujeres que pueden pagarlo. Al igual que en el aborto clandestino, se trata de un tema de injusticia social, ya que al no ser parte del sistema público, se convierte en un negocio privado y se niega el acceso a los más pobres.

Por otra parte, la intervención de la Iglesia Católica en este tema viola el principio constitucional de un Estado laico, donde ninguna organización religiosa debería influir sobre las políticas nacionales. Ya es hora de que la cúpula de la Iglesia Católica en Bolivia se someta a la Constitución Política del Estado y limite su accionar en los asuntos públicos. Recordemos que recientemente, en su visita a Brasil, fue el propio papa Francisco quien abogó por la conveniencia del Estado laico.

Por ello, resultan inaceptables las declaraciones del ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, ya que un principio fundamental del Estado laico es que las autoridades políticas no se adhieran públicamente a ninguna religión determinada y sus creencias personales no definan su accionar como servidor público. Su función, como acertadamente se lo recuerda la diputada Marianela Paco, es cumplir con las normas establecidas sobre derechos sexuales y reproductivos.

Por su parte, la Iglesia Católica debería reflexionar sobre la contradicción que viven millones de mujeres católicas que, profesando su fe, necesitan utilizar anticonceptivos para tener control sobre sus vidas. Muchas de ellas expresan la ilusión de que los cambios impulsados por el papa Francisco incluyan el respeto a los derechos sexuales y reproductivos, cambiando la imagen de una iglesia profundamente misógina. Esta ilusión es producto de las propias palabras del Papa, quien en Brasil sostuvo: “Si pierde a las mujeres, la Iglesia se expone a la esterilidad”.

En nuestro país vivimos tiempos de profundos cambios; uno de ellos es el avance del Estado en el reconocimiento y garantía de los derechos de las mujeres. Ante esto, la Iglesia se revela como la única institución en la sociedad que no apoya estos cambios. Su discurso actual entra en franca contradicción con la revolución interna promovida por el papa Francisco. Bolivia —y sobre todo las bolivianas— merecemos una iglesia más sensible al contexto y respetuosa del cambio social.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales