Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Temblores y estabilidad


Por: Fernando Mayorga

El “giro a la izquierda” en América Latina tiene varias facetas. En la región andina se expresó de manera profunda en Venezuela, Ecuador y Bolivia mediante procesos refundacionales, que derivaron en la configuración de nuevos modelos estatales. Sus seguidores englobaron estos procesos en la fórmula del “socialismo del siglo XXI”, y sus críticos los condenaron con el epíteto de “populismo autoritario”. Estos regímenes cambiaron el rostro de la democracia y la ampliaron mediante procesos de inclusión política, así como impulsaron la equidad social con medidas redistributivas. Sus logros políticos y sociales provocaron su permanencia en el gobierno durante una década (más o menos) mediante la reelección presidencial de sus líderes. El panorama optimista de los años anteriores (Chávez fue reelecto por tercera vez en 2012 y Nicolás Maduro, su sucesor, ganó en 2013; Correa logró su reelección en 2013) empieza a mostrar novedades de tono gris, excepto en Bolivia, porque Evo Morales parece encaminarse a su reelección en octubre. Estos días, en Venezuela la crisis económica y la protesta social impulsan la propuesta opositora de renuncia del presidente Maduro. En Ecuador, la derrota electoral del partido oficialista en las principales ciudades pone en duda la fortaleza del partido de gobierno y el peso del liderazgo de Correa. Un balance de esos acontecimientos es útil para reflexionar sobre nuestro país.

El fallecimiento de Chávez, en marzo se cumple un año, puso en duda la continuidad de la revolución bolivariana y planteó el desafío de la rutinización de su carisma con una transición controlada por el líder desde su lecho de enfermo y de la victoria electoral de su sucesor, Nicolás Maduro, hace apenas diez meses. Ese tránsito parecía controlado por el chavismo y se ratificó con su victoria electoral en las elecciones municipales de diciembre pasado. Sin embargo, la polarización política no se mitigó con la muerte de Chávez y volvió a la palestra estos días para estremecer ese país y poner un rasgo de incertidumbre, porque se radicalizó debido a un giro en la oposición que actuaba bajo el mando de Henrique Capriles, su candidato único. El surgimiento de nuevos actores que disputan la conducción de la oposición con posturas radicales provocó una exacerbación de la polarización, porque también se potenciaron los sectores duros del chavismo. La política se desplazó a las calles y no existen escenarios institucionales ni actores políticos para el diálogo y la concertación.

Es un cuadro parecido a Bolivia en 2007, no obstante, un dato fundamental en nuestro país fue la existencia de posiciones dispares en las filas de la oposición; sobre todo porque los partidos no se plegaron a la oposición cívica y prefectural. En buena medida, las posturas moderadas de Doria Medina y Jorge Quiroga impidieron que Unidad Nacional y Podemos se subordinen al Conalde, y esa disyunción impidió que la polarización conduzca a un enfrentamiento generalizado durante la Asamblea Constituyente y encaminó la realización del referendo constitucional bajo condiciones impuestas por la oposición parlamentaria, puesto que, entonces, Bolivia tenía una figura de “gobierno dividido” debido al control opositor del Senado.

Los resultados electorales en Ecuador crean las condiciones para que se forme un cuadro similar al que vivió Bolivia durante la primera gestión gubernamental del MAS, debido a que se forjó una “división vertical de poderes” porque las principales autoridades subnacionales son contrarias a Correa, aunque resta saber si conformarán un bloque opositor a la usanza de Conalde y si los resultados electorales municipales tendrá algún efecto en la correlación de fuerzas parlamentarias que, por ahora, son favorables al oficialismo. Mientras en Ecuador y Venezuela se agitan las aguas con diversa intensidad, el proceso político boliviano discurre sin sobresaltos ni contratiempos y se encamina a la contienda electoral de octubre.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales