Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Uso comunitario de la tierra para alcanzar la Soberanía alimentaria


Por Katherine Fernández

Necesitamos otras rutas para entender qué es soberanía alimentaria

La construcción del concepto de soberanía alimentaria tenía un sentido de oposición y resistencia frente a la industria alimentaria de nivel transnacional, es decir que en 1996, la Vía Campesina intenta enarbolar una bandera de lucha contra el agroempresariado internacional argumentando que no existe competencia posible entre ambos niveles de producción agropecuaria y que una está perjudicando a la otra, dadas las relaciones desiguales en un mercado liberalizado desproporcional. Pero el campo de batalla elegido para plantear la soberanía alimentaria fue político administrativo: las Naciones Unidas a través de la FAO, un espacio que reúne gobiernos que aceptaron el nuevo concepto más amplio que el de seguridad alimentaria, pero que, como muchas otras disposiciones de la FAO, se ha introducido en el parsimonioso entreverado de la burocracia que, además, mezcla soberanía con seguridad alimentaria y no gestiona independencia ni productiva ni comercial para sus sectores agricultores y no se distingue como política pública efectiva en ninguno de los países. Por lo tanto los logros de la Vía Campesina con respecto a soberanía alimentaria no se visibilizan todavía, porque la batalla alimentaria real no está en el campo político gubernamental, sino en el mercado, donde el control de los precios de toda la cadena lo tienen las transnacionales que actúan en un metaespacio con normas propias, libres de la normativa nacional de cada país e influyen en cada gobierno según sus propios objetivos, dejando sentir el peso de su poder, incluso al interior de países como Estados Unidos. Por eso, nos sigue ganando la agroindustria.

Entonces no se comprende qué es la soberanía alimentaria, porque al mezclarla con seguridad alimentaria que es el concepto original de la FAO, se orienta el discurso, la ley o la política pública hacia la idea de proveer alimentos sin importar la procedencia, mientras sean baratos y de fácil provisión, como el caso de las harinas de trigo de industria argentina y estadounidense para Bolivia, cuando este país es productor del mejor trigo.

En este panorama, si la agroindustria se impone y debilita a la producción campesina tradicional y la vuelve dependiente, es porque su modalidad es la sobreproducción en sistemas monocultivadores con técnicas e insumos que abaratan costos y les da la opción de controlar precios internacionales, por lo cual no es posible hablar de soberanía alimentaria campesina o indígena, ni tampoco del consumidor, cuyo rol es determinante en el marco de la gestión alimentaria.

Agroecología y uso comunitario de la tierra

Si razonamos desde el punto de vista de cantidad de alimentos, le podríamos dejar la misión de provisión a la agroindustria mundial. Pero cuando se habla de calidad alimentaria para una vida digna y saludable, se tiene que pensar en producción tradicional, como lo asegura Miguel Altieri, quien ha estudiado el sistema de producción campesina y ha recuperado en experiencias en Venezuela y Perú, entre otras, procedimientos que liberan el cultivo de insumos químicos artificiales, ya que la naturaleza produce sus propios plaguicidas que además no afectan la salud de la tierra, ni la semilla, ni el cuerpo que se alimenta de los productos. Un sistema tradicional de agroproducción requiere algunos elementos fundamentales como las relaciones comunales o familiares y un estrecho entrelazamiento armónico entre seres humanos y tierra para poder ser agroecológico. Según Mark Dufumier, casi en todos los países del mundo existen todavía este tipo de relaciones ecológicas que fortalecen la actividad agroproductiva, más que como un frío y acumulativo negocio,  como forma de vida que protege, ama y reproduce a través de la comida.

Por estos motivos, la propiedad privada sobre la tierra que origina su acumulación en pocas manos y desplaza a la comunidad indígena o campesina, es un factor que destroza el vínculo y no asegura tierra fértil para las futuras generaciones tanto de seres humanos como de todas las demás especies. El uso comunitario de la tierra, la selva o incluso el agua para pescar donde prima la rotación, el derecho de cada familia de la comunidad a cultivar que se transfiere de generación en generación, sin títulos ni certificados de propiedad privada individual, es una forma que resiste los monopolios privados o estatales, además de que no complica las leyes, normas y reformas de propiedad de la tierra, que es un tema no resuelto en muchos países. Por lo tanto la recuperación de este tipo de uso bajo sus propios mecanismos de planificación interna como el respeto a los turnos, los intercambios, los tipos de cultivos complementarios, los centros de acopio de alimentos para prevenir las temporadas de clima adverso, la protección de la semilla y otros, deben recuperarse y fortalecerse y es una tarea pendiente de todos nosotros que lleguen a ser aprendidos también en las ciudades.




Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales