Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Certeras y terroríficas predicciones


Por: FreddyMorales
En junio de 1992 se celebró en Río de Janeiro, durante nueve días, la Cumbre de la Tierra. Participaron 178 países, 400 organizaciones no gubernamentales y 17.000 personas asistieron al foro paralelo. Allí, el presidente de Cuba, Fidel Castro, en los cinco minutos que se dio a los jefes de Estado advirtió que “una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el ser humano. Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo”.
En Río se aprobó el Programa o Agenda 21 que recogió algunas de las 2.500 recomendaciones para un desarrollo sostenible, la convención sobre el cambio climático para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que condujo, en 1997, a la firma del Protocolo de Kioto, la declaración sobre los bosques y el Convenio sobre la Diversidad Biológica. 
En 2012 se celebró la Cumbre Río+20, también con una agenda ambiciosa ante el recuento dramático del fracaso de los compromisos en las dos últimas décadas. Por ejemplo, la diversidad biológica disminuyó en 12%, en todo el mundo aumentaron en 42% las zonas dotadas de protección del medio ambiente, pero solamente el 13% de la superficie de tierras del planeta, el 7% de sus aguas costeras, y 1,4% de sus océanos están protegidos.
Entre el 20 y 30% de las especies conocidas corren riesgo de extinción antes de 2100 debido a efectos del cambio climático, y si se confirman los aumentos mundiales de temperatura de entre 2 y 3 grados. Desde 1990 la zona arbolada primaria disminuyó en 300 millones de hectáreas.
Entre 1992 y 2005 aumentó en más de 40% el uso de recursos naturales en el mundo. Cada año se pierden más de 200 millones de hectáreas de tierras productivas por la desertificación, lo que equivale a perder, cada diez años, una superficie igual al territorio de Sudáfrica. En los próximos 25 años la degradación de los suelos amenaza con reducir la producción de alimentos en 12%, lo que aumentará en 30% su precio, el deshielo de los glaciares…
El listado de predicciones desastrosas, todas confirmadas entre la Cumbre de 1992 y Río +20 de 2012, según los documentos oficiales de las Naciones Unidas, parece un interminable rosario de terror. Lo extraordinario es el empecinamiento de la raza humana para destruirse.
Por casa tampoco parece haber mucho ejemplo para predicar pese al bálsamo del discurso sobre la Madre Tierra y otros esfuerzos. Hay anuncios de elevar de 4 a 13 millones las hectáreas cultivables, con argumento de soberanía alimentaria, para sembrar, especialmente, más soya transgénica. Los expertos afirman que el debate inmediato será la introducción de maíz transgénico también para exportación. La nueva Constitución que inicialmente declaraba “Bolivia, país libre de transgénicos”, a último momento abrió la puerta a su uso. La nueva Ley de Minería, un triunfo de las cooperativas del sector, amenaza con convertirse en una de las más rotundas derrotas para todos los bolivianos.
La proximidad de otro Día Mundial de la Madre Tierra (22 de abril, proclamado por las Naciones Unidas), hace imprescindibles estos recuentos y recuerdos. En una reunión con estudiantes bolivianos, en el marco de la Cumbre de la Tierra, en 1992, un poco en broma, se le preguntó a una estudiante cruceña, de padre industrial maderero, por qué no adoptar prácticas tan simples como cumplir con las normas de cortar un árbol de madera preciosa y plantar tres o cinco para que la especie se fortalezca y haya más riqueza natural para explotar. La joven dijo que sí, que en esos términos había hablado con su padre y la respuesta que tuvo fue: “Mire mi hija, si usted sigue pensando de esa manera, usted se va a volver pobre”.
Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales