Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Ley de Minería y Constitución Política del Estado


Por: Rafael Puente
Desde la Marcha por la Vida -¡ya son casi 28 años!- el manejo de nuestros recursos minerales, razón de ser de este país nuestro, no había vuelto a ser un tema de preocupación y debate público. La crisis terminal de la Comibol, seguida de la relocalización y los famosos contratos de riesgo compartido, nos llevó a aceptar resignadamente que el ciclo de la minería como que había terminado, y que lo que quedaba se lo comerían Goni y sus empresas amigas.
Ni siquiera en estos años de proceso de cambio, pese a espectáculos increíbles como el de la mina San Cristóbal, las organizaciones sociales se movilizaron en defensa de nuestros recursos minerales, como sí se habían movilizado en defensa del gas, por una nueva Constitución, e incluso por las autonomías…
De ahí que resulta saludable que ahora ese proyecto apocalíptico de Ley de Minería haya puesto el tema sobre la mesa, y no sólo ya en términos de exigir que nuestros minerales sean para el Estado y el pueblo bolivianos, sino también para exigir que la minería deje de ser la actividad central y privilegiada que se come todo lo demás.
Con tal motivo ha salido a relucir aquella claudicación cometida cuando la Asamblea Constituyente corría grave peligro y tuvo que trasladarse de Sucre a Oruro, la claudicación que se expresó en la declaración constitucional de que en términos de concesiones mineras deben respetarse los derechos preconstituidos (ahí entran las 200 mil hectáreas de San Cristóbal y otros muchos miles de hectáreas que los cooperativistas exigían retener).
Pero no nos metamos ahora con aquella claudicación, ni nos metamos por un momento con las llamadas cooperativas mineras y sus desmesuradas exigencias. Olvidemos también la ligereza con que la Cámara de Diputados se tragó casi todo el nuevo proyecto de ley de los cooperativistas. Lo urgente parece más bien abrir lo más posible el debate y, en todo caso, exigir el respeto de la Constitución vigente, escuchar para ello a organizaciones sociales, como las federaciones de regantes (que están fuera de toda sospecha), y rechazar el conjunto de ese proyecto de ley minera, que ya ha costado tantos daños humanos y sociales.
Preguntémonos pues:
¿Será posible -en este Estado Soberano- que en el campo de la minería deje de haber reservas fiscales, y que el propio Salar de Uyuni se esté entregando como concesión a empresas privadas (incluidas empresas chilenas)?
¿Será admisible -en este Estado Defensor de la Madre Tierra- que en el caso de la minería las fichas ambientales sean atribución del Ministerio de Minería?
¿Será compatible la pervivencia de nuestro país con la autorización para la explotación minera nada menos que en los glaciares? ¿Es mínimamente constitucional que la concesión minera conlleve la concesión de aguas que son patrimonio de toda la población presente y futura, y que los concesionarios mineros estén autorizados a desviar los cursos de las aguas y a utilizar aguas ya destinadas a uso humano?
¿Será consecuente -en este Estado Plurinacional, con protagonismo indígena-originario-campesino- que las parcelas agrícolas puedan ser entregadas en concesión minera, y que ante cualquier reclamo la cosa pueda resolverse por la vía de la expropiación, con un mero trámite administrativo? ¿Podremos aceptar que todos los parques nacionales y territorios indígenas puedan ser objeto de exploración y explotación minera?
¿Vamos a tolerar -en este Estado Participativo- que una ley venga a prohibir y penalizar la protesta contra actividades y concesiones mineras?
Son demasiadas violaciones a la Constitución como para que el tema de la ley minera pueda resolverse en mesas de diálogo con los mal llamados cooperativistas. Es evidente que tenemos que participar todas y todos, y que lo que se necesita es un nuevo proyecto de ley, por supuesto sometido a la futura Ley Marco sobre el Agua, a la Ley de Participación y Control Social y, sobre todo, al espíritu y la letra de nuestra Constitución.
¿No es para todo esto que tenemos un nuevo ministro de Minería? Esperamos su convocatoria…

El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba
Twitter @escuelanfp

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales