Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Lo que faltaba: los contrabandistas se sindicalizan



Por: Rafael Puente
A primera vista resulta divertido, pero en el fondo la cosa es preocupante. Están apareciendo por televisión los representantes de la Asociación de Propietarios de Vehículos Chutos, que exigen una nueva amnistía y la "nacionalización” de sus autos.
Ya el término chuto está indicando que se trata de vehículos de contrabando, es decir ingresados en el país ilícitamente. Por eso se habla de amnistía, porque se trata de pedir la condonación de un delito.
Recordemos la amnistía decretada hace un par de años, y recordemos las consecuencias que tuvo para el incremento del caos vehicular en nuestras ciudades, para el incremento de la contaminación atmosférica y para el incremento del déficit estatal debido a la subvención de carburantes (ya sin eso siempre creciente).
La cosa fue tan grave que en aquella ocasión vimos al Vicepresidente explicar por televisión que realmente se había calculado mal el número de vehículos que iban a engrosar el famoso "parque automotor”…
Y como era de esperar, pese a las advertencias oficiales en el sentido de que no habría más amnistías, el hecho no hizo más que estimular a los contrabandistas, que ahora creen que ha llegado el momento de exigir otra amnistía, ya que se trata de "nuestro medio de vida”.
Pero ahora, además, pasan a una ofensiva más atrevida: primero se sindicalizan abierta y públicamente y hablan de sus derechos -los de los contrabandistas-, luego advierten de que no permitirán la llegada del "COA (Control Operativo Aduanero)”, y, finalmente, exigen la legalización de todos los vehículos indocumentados que hay en el área andina. ¿Qué tal?
Nuestro Gobierno -el gobierno del cambio- anunció desde el principio la lucha contra el contrabando, aunque para ello hiciera falta el uso de la fuerza militar. Sin embargo, el contrabando de ropa usada, después de repetidas fijaciones de un "último plazo”, sigue definitivamente vigente (y en perjuicio de la industria textil nacional).
El contrabando de carburantes (esta vez contrabando hacia fuera) parece haber ganado muchas más batallas que las que puede haber perdido (incluyendo el GLP); el contrabando de otra serie interminable de productos que se venden en el mercado informal (el "régimen simplificado” no deja de ser informal, y si no que les pregunten a los contribuyentes formales) y el contrabando de vehículos usados (sin control de su capacidad de contaminación, ni de su peligro para el servicio público, por ejemplo cuando tienen la puerta para pasajeros a la izquierda) han sido incontrolados y crecientes.
El tema se ha vuelto tan grave que ahora los contrabandistas se sindicalizan. Cierto que no es la primera vez (¿recuerdan ustedes aquella Federación de Cachivacheros -léase rateros- que estaba afiliada a la COB en sus mejores tiempos?); sólo que ahora ya no usa eufemismos y se proclama abiertamente el contrabando como un derecho, como una forma más para ganarse la vida, y, por tanto, dicho sindicato reclama el apoyo del Estado.
De hecho, la sindicalización -cuando no hay patrón- sólo se entiende para fortalecer la relación con el Estado. Vale decir que estamos asistiendo a una formalización y reconocimiento público del contrabando. ¿No es una muy mala señal de lo que puede ser nuestra futura conformación social, nuestro futuro productivo, y nuestro hipotético Vivir Bien?
Cierto que, por su parte, el Presidente del Estado ha advertido expresamente de que no habrá más amnistías para vehículos chutos. ¿Realmente será así? Se admiten apuestas.
El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba
Twitter @escuelanfp
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales