Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Se confirmó derrame de desechos tóxicos mineros en la naciente del Río Pilcomayo


Por Roque González Vera
En la mañana del jueves 3 de julio se registró un grave accidente en el departamento de Potosí: un dique con desechos mineros cedió ante la presión de las aguas y arrojó a las afluentes del río Pilcomayo residuos altamente contaminados.
El dique de desechos es administrado por la empresa “Santiago Apóstol”, firma que recibió previamente advertencias de problemas estructurales en su represa.
Un despacho periodístico de la agencia Ansa señala que el Ministerio Público boliviano tomó intervención.
La agencia de noticias reproduce las declaraciones del fiscal José Luis Ríos: “La empresa no cumplía con normas ambientales. El dique ni siquiera tenía la geomembrana de protección, lo que terminó provocando el colapso del dique que contenía residuos tóxicos de la explotación de plomo, plata y zinc”.
Por su parte, la Red Potosina de Comunicación confirmó que las aguas contaminadas regaron tierras de cultivo de comunidades campesinas situadas en las montañas donde nace el Pilcomayo.
Como medida de urgencia, el fiscal Ríos, cuya sede se encuentra en la ciudad de Potosí, ordenó el cese de todas las operaciones en la planta minera de la empresa “Santiago Apóstol”.
En mayo pasado, dirigentes de comunidades situadas debajo del dique advirtieron el riesgo de colapso al comprobarse que la represa carecía de membranas de protección.
El resultado se tiene a la vista.
Riesgo ambiental
El 29 de agosto de 1996 se produjo el mayor desastre ambiental de Bolivia al romperse un dique de desechos que arrojó a la cuenca del Pilcomayo 250.000 toneladas de residuos tóxicos.
La ruptura tuvo lugar en la mina de Porco, propiedad de la Compañía Minera del Sur, ligada al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.
En aquella oportunidad, científicos de la Comisión Trinacional del Pilcomayo realizaron un intenso monitoreo de las aguas del Pilcomayo y se llegó a comprobar que parte de los residuos tóxicos llegaron a la planicie chaqueña, compartida por Argentina y Paraguay.
El desastre de Porco movió a Bolivia a mejorar mecanismos de seguridad en las minas, adecuando al mismo tiempo su ordenamiento ambiental al riesgo que constituye esta actividad.
El accidente que aconteció ahora, nuevamente en Potosí, revela que el control de los diques mineros tiene falencias.
Según las informaciones periodísticas, en mayo las comunidades aledañas a la represa advirtieron el riesgo, pero no fueron escuchadas.
El Pilcomayo es un río compartido por tres países y cada uno de ellos tiene responsabilidad en su protección.
En el caso de Bolivia, los principales yacimientos mineros se localizan en las montañas potosinas, de donde se extrae plata, cobre y estaño, entre otros.
La separación de minerales se logra utilizando productos de alta toxicidad como es el caso del arsénico y el cianuro, elementos que no son biodegradables; transportados por el Pilcomayo contaminan a su paso peces y áreas de cultivos.
Intervención de las autoridades
En medio de la situación de emergencia, las autoridades bolivianas iniciaron investigaciones y detuvieron toda actividad en la mina “Santiago Apóstol”; en 1996, cuando el desastre de Porco, la actitud gubernamental fue de ocultar el incidente.
La economía de Bolivia tiene su sustento en la producción minera, los altos precios en el mercado internacional explican la proliferación de minas en Potosí.
En procura de proteger el ecosistema, las empresas están obligadas a construir represas donde contener los residuos. Los diques actúan como piletas de decantación.
En el caso que ahora nos ocupa, el dique no soportó la presión de las aguas y sus residuos cayeron en las aguas donde nace el Pilcomayo.

Publicado en agencias de noticias
Twitter @escuelanfp
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales