Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

En Bolivia la Marcha por la Vida sembró el 86 “la semilla del nuevo tiempo”



Por: Aline Quispe

“Ahora me voy y en mi pecho nace un grito, todos juntos compañeros ¡los mineros volveremos!”. La canción cantada ayer por Luis Rico emocionó en Calamarca al recordarse 28 años de la Marcha por la Vida aplacada militarmente por Víctor Paz en 1986.

“¿Y cómo cree que no me voy a emocionar?”, preguntó con la voz entrecortada Édgar Huracán Ramírez, emblemático dirigente minero que participó de esa movilización, en el momento en que junto al presidente Evo Morales y otros exmarchistas descubrían una escultura de ocho figuras que representa a los mineros y que rinde homenaje a quienes marcharon ese agosto en contra del Decreto 21060 y el despido masivo.

La obra está ubicada a un costado de la carretera, justo en el sitio donde hace 28 años unos 5.000 mineros fueron desmovilizados por tres divisiones del Ejército, incluida la Fuerza Aérea.

Edgar Ramírez era en ese entonces secretario de relaciones de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) y junto con otros dirigentes como José Pimentel, Milton Gómez, Julio Villasante, Alberto Echazú, Miguel Zubieta, Nelson Guevara, lideraron aquella marcha que buscaba evitar que el mayor despido laboral de la historia del país se cumpla.

Ese 1986, mientras Daniel Santalla, entonces dirigente de la fábrica Said, hoy ministro de Trabajo, preparaba a sus compañeros para plegarse a la marcha, otros, como el cantante Luis Rico, alistaba la recepción de los mineros en el Teatro al Aire Libre, y algunos sufrían la represión. “Nosotros salimos ese año, unos 5.000 mineros desde Potosí, y nos retuvieron en Challapata, pero pese a ello seguimos”, recordó ayer Celestino Romay, exminero orureño.

Cuando se les preguntó sobre cuál fue el error para que la marcha no llegue a La Paz, varios no dudaron en responder. “Filemón (Escobar, exdirigente) fue el disidente y gracias a él retrocedimos, porque los jóvenes queríamos llegar a La Paz”, dijo Vladimir Rodríguez, ejecutivo de la Central Obrera Departamental de Oruro, que ese momento tenía 23 años. Otros fueron más rotundos. “Escobar ha sido el traidor y eso se lo dice Édgar Ramírez que lo conoce muy bien”, afirmó.

Para Huracán Ramírez, volver a Calamarca fue muy emocionante “porque al final el desenlace de la marcha fue en 2006 con la asunción del presidente Morales”, expresó el exminero. Hace 28 años cerca de 30.000 trabajadores mineros fueron despedidos.

Juan Carlos Trujillo, actual secretario ejecutivo de la COB, que ese 1986 tenía seis años, recordó cómo ese año su padre Pablo Trujillo se sumó a la marcha y luego lanzó una advertencia. “La Marcha por la Vida todavía está en un statu quo, porque si en algún momento, de aquí a 100 años, vuelve a tomar el neoliberalismo las riendas del país, saldremos desde Calamarca”, advirtió el sindicalista.

Escultura

El grupo de escultores Thunupa diseñó la obra que rinde homenaje a la Marcha por la Vida en Calamarca. El trabajo se hizo en fibra de vidrio y mide tres metros.

‘Marchistas’

Así se llamó el grupo de música que vino desde Huanuni y que puso a bailar a los mineros ayer en Calamarca.

Palliris

El cantante Luis Rico, que ayer cantó en el homenaje a los mineros y la Marcha por la Vida, entregó además un proyecto de ley al presidente Morales para que las palliris (mujeres mineras) sean incorporadas con todos los derechos laborales.

Nota del periódico La Razón. Aline Quispe es periodista de ese medio
Twitter @escuelanfp
Rellene

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales