Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Descubrimientos continentales


Por: Verónica Rocha
A propósito de la llegada de Pablo Iglesias al país, se abre una oportunidad para que reflexionemos acerca de la ubicación ideológica y política de Bolivia y Latinoamérica en el mundo. Pues bien podemos recordar que el G77 trató (desde el lado propagandístico) de posicionar la idea de que, como paso natural del crecimiento que experimentamos, nuestro país exporta ideología.
¿Estaremos cerca de tal proeza de dimensiones internacionales? Veamos.
Los procesos constituyentes por los que atravesaron varios países de Latinoamérica en la pasada década (donde el socialismo del siglo XXI se constituía como paraguas político común de varios procesos en el continente), forjaron de buena manera una renovada tendencia desde la cual Latinoamérica tuvo la osadía de mirar y entender el mundo desde su propia introspección histórica y social. En ese orden varios pensadores encontraron, en los procesos latinoamericanos, el horizonte de posibilidad que desde el pensamiento postmoderno y postestructural se había amasado por varios años en Europa y había ido permeando, de forma subalterna, la experiencia latinoamericana.
Ambos procesos latentes hasta entonces encontraban en la emergencia de liderazgos internacionales la vía ideal de convergencia y, sobre todo, de engranaje para posibilitar las vías alternativas que, a futuro, podrían sugerir una oportunidad más allá de la decadencia que empezaba a mostrarse desde el capitalismo global.
Fue alrededor de esos años que varios estudiosos comprometidos con causas de la izquierda global encontraron arraigo en este lado del mundo, prisioneros de una Europa en crisis que afrontaría sus propias crisis económicas y políticas a la vuelta de la década y cuyas prácticas, desde la casta política gobernante, habían arrastrado a centenares de profesionales a abandonar sus países en busca de lo posible, más allá de sus propias fronteras. Entre ellos destacan Juan Carlos Monedero, Iñigo Errejón y Pablo Iglesias, ellos tres transitaron el corazón de la transformación Latinoamericana de la pasada década. Los dos primeros estudiando y acompañando de cerca nuestro propio proceso constituyente y finalmente los tres prestando labores académicas y de asesoría política tanto en Bolivia, como en Ecuador y también en Venezuela.
Llegado el momento de recrudecimiento de la crisis europea y al tiempo de que la movilización de indignados recorría Europa, parecía también haber llegado el momento para establecer la propuesta-país en y desde el lugar de origen de los tres: España.

Estos breves datos son parte de la convergencia de historias que hacen que, a inicios de este año, nazca PODEMOS. Sí, en enero de este 2014, nace en España la (actualmente, según encuestas) tercera fuerza política de España y la primera fuerza para españoles entre 18 y 50 años. Y quienes la encabezan, se han ocupado de señalar, en múltiples ocasiones, que el fenómeno de PODEMOS tiene una importante deuda y correlato con nuestra experiencia latinoamericana. No existe aún una forma de asegurar plenamente que desde Bolivia (o, en general, desde Latinoamérica) exportamos ideología. Pablo Iglesias, líder de PODEMOS, estará de visita en La Paz en las próximas semanas, y quizás él podrá contarnos cuánto realmente de exportable es nuestra experiencia nacional y continental. Mientras, que descansen tranquilas las ideas que viajan de continente a continente, así como lo hace la esperanza. Aquella que reta a lo posible y que nos convida futuro. Aquella que ara terreno para renovados descubrimientos y que desafía, desde siempre, a la historia en sí misma.
Twitter @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales