Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Ellos: continuadores. Nosotros: Iniciadores


Por: Mario Iván Paredes Mallea
Se nos va acercando de a poco el 12 de octubre, y para votar necesariamente debemos reflexionar. Sí, reflexionar de la manera más sincera y leal posible con nosotros mismos.
Para ello, a continuación una ayudita, que esperemos no esté demás.
De inicio veamos y distingamos con claridad que son sólo dos las alternativas posibles al momento de elegir para votar: los continuadores y los iniciadores.
Pero, identifiquémonos:
- Ellos: continuadores.
- Nosotros: Iniciadores.
Las alternativas de voto, por consiguiente, son sólo dos, pero no tanto reflejadas, o tan únicamente reflejadas en personas, sino en horizonte de sociedades, en perspectivas de vida.
Pues bien, veamos entonces algunas de sus características:
Ellos: Continuadores y representantes, declarados o cobardemente mimetizados, de un sistema económico - social - cultural - político - ideológico que está destruyendo dramática y rápidamente al planeta entero. Un sistema pernicioso que en algo de dos siglos ha venido destruyendo lo que a la Naturaleza le costó millones de años generar.
Nosotros: Iniciadores de un nuevo sistema que está de acuerdo con la Naturaleza. Que la respetamos, que la amamos, que la queremos no para saquearla, sino para que nos brinde lo necesario para vivir y para que nosotros le brindemos lo que necesita para su reproducción.
Ellos: Continuadores de unas formas funestas de organización de la sociedad en las cuales se distinguen, clasifican y califican a los seres humanos de acuerdo a la cantidad de dinero que tengan en el bolsillo.
Nosotros: Iniciadores de unas formas de organización de la sociedad en las cuales el ser humano no valdrá por la cantidad de dinero que posea, sino por el hecho de simplemente ser, de ser humano. Organización social donde todos tengan plenas posibilidades de acceder a los beneficios que brinde la sociedad para el desarrollo de sus facultades humanas.
Ellos: Continuadores de unas formas caducas de organización del Estado de las cuales forman parte sólo quienes tienen dinero, apellido, alcurnia; Estado organizado, entonces, bajo moldes discriminadores, excluyentes, racistas.
Nosotros: Iniciadores de una forma estatal incluyente, del desprecio anquilosado de nuestras formas de organización del trabajo, de nuestras costumbres, de nuestros idiomas, de nuestras culturas, de todas nuestras múltiples formas de ser.
Nosotros: Iniciadores de una sociedad y de un Estado que toma en cuenta a todos los habitantes del país, tal y como son; sin desmerecer a nadie nada.
Ellos: Continuadores del engaño y de la mentira, de la metódica puesta en práctica del engaño y de la mentira sobre todas las prácticas y pensamientos humanos con el fin único y exclusivo de conservar un estado de cosas en la sociedad que les beneficia a ellos, nada más que a ellos.
Nosotros: Iniciadores de la puesta en práctica del argumento, de las razones, de la fidelidad sobre todas las prácticas y pensamientos humanos, con el propósito de reproducir un estado de cosas que beneficie a todos, absolutamente a todos.
Ellos: Continuadores de una forma de ser hipócrita, absolutamente hipócrita en todos los actos de la vida, en el acto y en la palabra.
Nosotros: Iniciadores de la correlación consecuente de la idea con la práctica, de la práctica con la idea.
Pues bien, nosotros deberíamos sentir un especial orgullo y satisfacción plena de poder vivir este tiempo, pues no es un tiempo cualquiera, tengamos certeza de ello. Es un tiempo hermoso de ser vivido cuyos resultados determinarán (están determinando) el curso de la historia del país para 50 años o un siglo (esperemos que para más), ¡ni duda cabe!
Somos los iniciadores de algo que lo hemos estado construyendo sacrificadamente en sus bases desde hace muchos años atrás; tal vez desde hace siglos atrás.
Somos iniciadores, y eso, eso es algo muy importante de destacar en nuestras vidas y en las vidas de nuestros descendientes. Iniciadores de una nueva época, de una nueva civilización, de una nueva cultura. Iniciadores del desmontaje, paciente y perseverante, de unos siniestros “modelos de desarrollo” que imperaron durante siglos en nuestras vidas.
Iniciadores del desmontaje, ladrillo tras ladrillo, de unas estructuras de dominación y explotación que dejaron al país en un estado de casi vergüenza y desolación. Iniciadores de una moral, una ética y una estética que deberán ser merecedores de llamarse tales.
Iniciadores de adornar la sociedad entera con flores casi perennes, flores de todos los más bellos colores, flores que lleguen entrañablemente a los corazones de todos y de todas, a las mentes de todos y todas, para que nunca más se atrevan los de arriba a querer explotar, sojuzgar, oprimir a las personas, individualmente o en sociedad.
Porque tenemos un amor profundo y apasionado por la humanidad toda y por todo lo que ella representa; un amor intenso por la vida y por sus múltiples manifestaciones; un amor desinteresado por las personas y por sus omnilaterales formas de ser, es que somos con nuestros actos los iniciadores.
Porque merecemos un futuro mejor y lo estamos iniciando a construir. Somos los iniciadores, éste es nuestro orgullo.

Santa Cruz, Bolivia, 3 de octubre de 2.014


Twitter @escuelanfp 
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales