Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Mujeres con una propuesta de transformación



Por: Shirley Guzmán López
Todos los días escuchamos, vemos y leemos en los medios de comunicación que las mujeres somos víctimas de violencia en todas sus formas y en cada lugar, dentro y fuera de nuestras familias. También, escuchamos por parte de los representantes del Estado y de otras Instituciones que trabajan con el tema de Genero, que el incremento del presupuesto económico es la solución al problema. Presupuesto, ¿para qué? ¿Para la difusión de los derechos de las mujeres? ¿Para construir cárceles? ¿Para contratar más personal que atienda los casos? Puede que estas acciones se configuren en un punto de partida en la lucha pero no van a terminar con la violencia ejercida en contra de las mujeres. No debemos olvidar que en el país se viene luchando frente a este problema desde la implementación de la ley 1674 (del 15 de diciembre de 1995), hace casi veinte años, con acciones similares a las planteadas en la actual Ley.  Las cifras, con respecto a la violencia ejercida hacia las mujeres, en ese entonces, eran las mismas o análogas a las que se citan actualmente. Por lo que, firmemente pensamos que se debe realizar un cambio profundo en las estrategias implementadas.
Luego de una reflexión y análisis de lo que acontece en la temática de la violencia, se plantea que: el gobierno debe implementar Políticas Públicas que incorporen a la mujer a una vida laboral plena en todas las instancias, tanto en el sector público como en el privado, en igualdad de condiciones económicas y laborales, es decir, a la par de los hombres; asimismo, emitir leyes que permitan a las mujeres decidir si desean o no ser madres y darles condiciones dignas en caso de que se decidan por cualquiera de las dos opciones; también, debe emitir leyes para la creación de centros infantiles, lavanderías y comedores comunitarios para las trabajadoras y los trabajadores, en todas las entidades: Gobiernos Centrales, Gobiernos Departamentales, Gobiernos Municipales y en las Empresas Privadas. En el caso de que las instituciones sean pequeñas o cuenten con un número menor de trabajadores (previo a un levantamiento estadístico, de mujeres y hombres en edad reproductiva), estas deben mancomunarse con instituciones que trabajan en su localidad, garantizando de esta manera el desarrollo pleno y seguro de las niñas y niños, liberando así a la Mujer de la violencia ejercitada por los varones dentro y fuera de los hogares y permitiendo de esa manera la incorporación plena de la Mujer a la lucha por una “sociedad donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres” (Luxemburgo, Rosa)

Por lo tanto, la supresión de la violencia consiste en que la mujer se incorpore a los procesos de producción, liberación de los quehaceres domésticos, transfiriendo la responsabilidad de los quehaceres esclavizadores del hogar (sin que esto signifique que los padres se deslinden del deber de educar y de brindar amor a las hijas e hijos) al Estado. ¡La lucha no es de géneros, es de clases!
Twitter @escuelanfp 
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en