Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Réquiem a las autonomías indígenas?


Por: Yuri F. Tórrez

Al germinar esta primavera, concretamente el 22 de septiembre, como si fuese parte de un renacimiento de sus propias utopías, los indígenas que luchan por implementar la Autonomía Indígena Originaria Campesina (AIOC), cansados de transitar por un periplo burocrático que podría servir como inspiración para un cuento kafkiano, se apostaron en las puertas del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Su exigencia es la viabilización de los procedimientos de ley hacia sus autogobiernos y la libre determinación, vía la AIOC. Ellos temen que sus derechos están en peligro, entre otras razones, por la desidia del TSE.

Hace unos días, el Gobierno central promulgó la Ley Transitoria Electoral Elecciones Subnacionales 2015 enviada por el TSE. Esta norma plantea que las AIOC que no cuentan con estatutos vigentes seguirán eligiendo autoridades municipales, con carácter provisional, hasta la conformación de gobiernos propios de acuerdo con sus estatutos. ¿Qué implica esta disposición? ¿La postergación de la implementación de las AIOC incluso en aquellos procesos más avanzados como los de Charagua y Totora Marka? Si así fuera, estamos de acuerdo en que se trataría de una estocada al corazón mismo del Estado Plurinacional.

Que el impresentable TSE trate de impedir la viabilización de las AIOC ya es, aun para los estándares domésticos, demasiado. Si bien dirigir los dardos a los decaídos vocales es también perderse en atajos, la cuestión es más compleja y paradójica de lo que se presenta en la epidermis. En rigor, las autoridades gubernamentales, pese a tener un discurso favorable sobre el tema, saben perfectamente que la elección de alcaldes bajo la modalidad de la democracia representativa liberal va a contrapelo de aquella elección de autoridades indígenas en función de sus “usos y costumbres”, en aquellos territorios que decidieron por la AIOC.

Más allá de cualquier salida a esta encrucijada, hay un hecho incontrastable: no parece haber voluntad política para encaminar esta reivindicación histórica de los indígenas. El TSE junto al Tribunal Constitucional Plurinacional y el propio Gobierno son los responsables de que las trabas burocráticas atenten contra la implementación de las AIOC.

No obstante, los enemigos de los pueblos indígenas que optaron por la AIOC no solo son externos; son también internos (léase indígenas en el poder local). Estos pueden poner a las OIAC prácticamente en el despeñadero, porque la normativa les proporcionó mucha potestad para encaminarlas o no en sus territorios. En este contexto, surge una pregunta insoslayable ¿las AIOC serán un obstáculo para la hegemonía política en curso, ya que en ellas la mediación partidaria desaparecía para dar paso a la representación política en el nivel local? Y, conectado a esto, ¿eso explicaría sobre las zancadillas actuales, incluso internas?

En suma, a mi modo de ver, con el deseo de estar equivocado, intuyo que hoy asistimos inexorablemente al réquiem de las AIOC, por lo menos tal como soñaron los pueblos indígenas en el momento de entrever el horizonte posible del Estado Plurinacional. Por supuesto, desde el discurso estatal seguiremos asistiendo a las alegorías indígenas como parte del nuevo orden simbólico plurinacional, con una pretensión descolonizadora, pero aquí radica la paradoja, ya que en lo concreto parece hacerse todo lo posible para impedir el autogobierno y la libre determinación de los pueblos indígenas, que son dos de las mayores conquistas de la nueva Constitución, expresada en su artículo segundo.

Twitter @escuelanfp 



Rellene el siguiente formulario para suscribirse.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales