Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿A dónde mandamos el concepto de autoridad como servicio?


Por: Rafael Puente
El concepto tradicional de autoridad que manejaban nuestros pueblos originarios —y que en algunos lugares siguen manejando— era el de un servicio a la comunidad que se tenía que practicar durante un tiempo determinado, ya fuera por turno o por alguna forma de designación, y que siempre significaba un sacrificio —sacrificio de tiempo, de energías, y en algunos casos también sacrificio económico—. No era ninguna "ventaja” ser dirigente, pero sí podía ser una satisfacción por lo que entrañaba de servicio efectivo a favor de la comunidad y como reafirmación de una profunda pertenencia a la misma.
¿Se imaginan ustedes a los miembros de una comunidad indígena tradicional peleándose a muerte por conseguir un cargo de dirigente? Difícil de imaginar. En primer lugar porque normalmente nadie se pelea por hacer sacrificios y, en segundo lugar, por un respeto ancestral a la decisión de la comunidad, es decir de las bases.
Sin embargo, ¿a qué espectáculo hemos estado asistiendo en estos meses de preparación de elecciones municipales y departamentales? Al espectáculo denigrante de peleas permanentes entre aspirantes a alcaldes o gobernadores, a concejales o asambleístas, peleas repetidas, insulsas, aburridoras y, en todo caso, decepcionantes.
¿Qué podemos esperar de un alcalde que para llegar a serlo ha estado dispuesto a derrochar dinero, a propinar insultos, pregonar sus méritos individuales, prometer absurdos e, incluso, a causar la división de la propia organización?
¿Qué ambiciones de poder y qué expectativas de lucro se esconden detrás de semejante actitud, por desgracia repetida en toda la geografía plurinacional, repetida en los diferentes partidos y agrupaciones, a veces traducida incluso en enfrentamientos con la propia dirección política?
¿No estamos asistiendo a una degeneración de la democracia y a una mutación morbosa del concepto de autoridad como servicio y a su sustitución por un concepto de autoridad como fuente de ventajas, privilegios y ganancias? ¿Y a eso le llamamos "cambio”?
Que ocurra todo esto en las tradicionales fuerzas políticas de derecha puede considerarse normal y, en todo caso, no nos preocupa, pero que ocurra en el MAS-IPSP (Movimiento al Socialismo — ¡Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos!) resulta altamente preocupante.
El Presidente del MAS (y del Estado) le echa la culpa a la CIA (la Central Intelligence Agency de los Estados Unidos), pero me temo que no ha hecho ninguna falta la intervención de semejante institución, que hemos sido nosotros y nosotras mismos —la sociedad civil, las organizaciones sociales, la gente en general— quienes hemos llevado a su máxima degeneración ese viejo concepto de autoridad como servicio.
Y me atrevo a afirmar que este proceso degenerativo empezó en el momento mismo en que las grandes mayorías, históricamente marginadas, empezaron a acceder al aparato del Estado y se fueron dejando contaminar por el poder.
¿Recuerdan ustedes al pintoresco prefecto orureño del "sombrerito”? Pues dicen que está preso por delitos de corrupción y, sin embargo, parece que goza de protección por parte de autoridades de la Gobernación de Cochabamba, ¿acaso porque opinan que se debe tener comprensión por esa corrupción que, al fin y al cabo, ya viene siendo parte de la aspiración a un cargo, más simplemente por la lógica de "hoy por ti y mañana por mí”? En todo caso estamos asistiendo a un deterioro cultural de proporciones alarmantes y, por supuesto, a un nefasto proceso de re-colonización.
Y el próximo mes ¿Por quién vamos a votar? ¿Por uno de esos que ha conquistado la candidatura en base a luchas fratricidas, a transfugios oportunos y a apoyos de más arriba? ¿Nos tendremos que resignar a que haya desaparecido el concepto de autoridad como servicio?.
¿Será compatible el Vivir Bien con esas peleas fratricidas por una miserable candidatura?. En todo caso, las nuevas autoridades podrán tener la legalidad formal —y por supuesto el apoyo del Tribunal Electoral—, pero autoridad moral, que es lo que garantiza un buen servicio, no tendrán nunca…
El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en