Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Desmitificando a Liber Forti



Por: Ricardo Bajo Herreras

Siempre he tenido la sensación de que la figura de Liber Forti estaba sobrevalorada. Después de leer la extraña “biografía” de Gisela Derpic Salazar (prefecta de Potosí en la era de Carlos Mesa) he confirmado mis peores temores. En liber tad: charlas con aquel que está aquí (editorial El Cuervo) es una desordenada, cursi y caótica hagiografía (616 páginas), modelo charla condescendiente y aduladora. Se abre el telón.

Escena uno: la “entrevista” se presenta a sí misma como un “texto-laberinto”. Es la “excusa” más original que he leído últimamente para unas idas y venidas constantes a hechos que se repiten a manera de fábula. La autora confiesa que no fue “fácil diseñar una estrategia de narración”. El homenajeado, sin embargo, responde parafraseando (el robo de citas y frases es constante) a Fromm: “El derecho a la palabra que tiene el corazón”. Y la escritora ensimismada culmina: “Estamos dibujando una fantasía”.

Escena dos: Liber Forti (nacido en 1919 en Córdoba y no en Tucumán, como muchos creen) no se llamaba Liber Forti. Su padre (un anarquista italiano emigrado a Argentina) era Renato Rocco Giansante y usó varios sobrenombres para la lucha: Mario Forti (o Fortunati) y Tomás Soria. Cuando bautizaron al cordobés, se reunieron los compañeros anarquistas (las mujeres siempre juegan un no-papel en el libro) y votaron para poner nombre al nuevo bebé entre Germinal y Liber. Al final lo inscribieron con ambos.

Escena tres: Forti fue un anarquista de derechas. Y él mismo lo confiesa: “Lo voy a decir, pienso que el anarquismo está más cerca del liberalismo que de cualquier colectivismo” (página 415). Contundente, responde Derpic, para luego añadir: “Me trae a la memoria algo que me contó hace un tiempo Humberto Vacaflor que, en una ocasión, alguien muy cercano al Partido Comunista te preguntó a quién apoyarías en caso de entrar en guerra Estados Unidos y la Unión Soviética, respondiste que al primero por la libertad”. Forti fue un anarco que también simpatizó con Gonzalo Sánchez de Lozada (“amigos de muchos años”), tanto que alguna vez viajó en su avión particular (pág. 191).

Escena cuatro: Forti era aficionado a las “malas” palabras y las blasfemias. De un “me cago en Dios” pasa a insultar a Neruda, Fidel Castro (“un hijo de puta; abusivos y crueles son los Castro”, pág. 300), a Jaime Saenz (lo visitó una vez en su casa y lo recibió con uniforme nazi), Francisco Franco, Stalin, Mao, a los guerrilleros (...) y por supuesto a Ernesto Che Guevara. Cito: “Lo primero que hay que hacer es definir al Che: él era un argentino. Entre lo que él decía y creía ser y lo que realmente era había una gran distancia, demostrada en la práctica con sus fracasos militares en el Congo y en Bolivia, por un lado, y por otro, políticos, como burócrata del gobierno de La Habana. Era pues argentino, entonces vos ves la serie de fotos que le sacan, con un acicalamiento de su peinado, de sus patillas, es un niño bien que está jugando a ser revolucionario, las fotos lo dicen” (pág. 334). Según Forti, los soviéticos exigieron a Fidel deshacerse del Che, por eso lo mandó a Bolivia. Sin comentarios.

Ni Hugo Chávez ni Maduro se salvan obviamente: “Ver a quien deja el poder Chávez es suficiente para saber qué clase de tipo era él. ¡Ah los populismos! Antes, ahora y después, son regímenes autoritarios, además de otras cosas, todos tienden a ser dictaduras, en Venezuela la gente está aquejada de ignorancia” (pág 473).

Escena final: Pasé varias noches leyendo la hagiografía de Forti buscando saber más cosas del dramaturgo tan elogiado (fundador del grupo teatral Nuevos Horizontes) por muchos, pero me quedé con las ganas; de teatro se dice (y se ve —hay una galería de fotografías—) muy poco. Porca miseria. Telón.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.




En Bolivia:








 


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en