Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Velocidad y racionalidad


Por: Fernando Mayorga
En septiembre próximo y cercano se realizarán los referendos para la aprobación de estatutos autonómicos en cinco departamentos (La Paz, Cochabamba, Potosí, Oruro y Chuquisaca), y en dos autonomías indígenas (Totora Marka y Charagua). Se trata de un evento fundamental para el proceso de configuración institucional del segundo rasgo novedoso del Estado Plurinacional Comunitario: un modelo descentralizado con autonomías.
Vale la pena recordar que los otros rasgos del nuevo Estado son convencionales y corresponden a esquemas previos de diseño constitucional: unitario, social, de derecho, libre, independiente, soberano, democrático e intercultural. Lo novedoso es el carácter Plurinacional, y si bien el uso del segundo adjetivo (Comunitario, con mayúscula) se mantiene en la retórica gubernamental, no se ha traducido en configuraciones institucionales tan nítidas como aquellas referidas a las autonomías territoriales, tales como la construcción de nuevas instituciones de gobierno en el nivel subnacional (departamentales e indígenas) que se complementan con los gobiernos municipales autónomos, vigentes desde 1985 y ampliados desde 1995, con la Ley de Participación Popular. Así es. Tres décadas transcurrieron para forjar una cultura de participación local y de manejo de lo municipal bajo pautas razonables, y con resultados exitosos.
Hace cinco años, mediante voto popular, se conformaron los gobiernos departamentales y se inauguraron las asambleas legislativas. Esta última novedad fue, sin duda, la principal transformación político-institucional, puesto que anteriormente existían autoridades ejecutivas departamentales —los prefectos— que eran designadas por el jefe de Estado (en 2005 fueron electos por única vez) y no estaban sometidos a un control multipartidario por la carencia, precisamente, de instancias legislativas en ese nivel. Ese andar recién se inició en 2010.
En este lapso de tiempo, los avances en desarrollo normativo en las asambleas legislativas departamentales fueron leves. Una muestra palpable de esa lentitud es el hecho de que recién en septiembre se aprobarán (o no) sus estatutos. Con la adecuación constitucional de los estatutos de Tarija y Santa Cruz (en el caso de Beni existe retraso) y la aprobación de los que serán sometidos a consulta popular se dará un salto importante para el fortalecimiento de los gobiernos departamentales.
De manera intuitiva se señala que el proceso de implementación de las autonomías es muy lento y se augura un fracaso. En esa veta, algunas voces opositoras, con la protesta cívica potosina como telón de fondo, plantean abrir un debate sobre el federalismo. Es decir, ni unitarismo ni autonomías.
Una propuesta a tono con nuestra tendencia a resaltar la inercia de los problemas estructurales y exigir soluciones raudas. Entonces, me puse a pensar acerca del tempo (el ritmo) y el tiempo que necesita una reforma institucional para materializarse y evaluar sus resultados, éxitos o fracasos. Se me ocurrió optar por las analogías, menos la biológica, obvio. Por suerte, hace un par de meses tuve el honor de asistir a la conferencia de un destacado economista acerca de los desafíos del país ante la recesión en Latinoamérica. Entonces tuve la osadía de apelar a su sapiencia para pedirle un cálculo aproximado de la cantidad de años que necesitaría una economía con patrón de desarrollo primario-exportador, como la boliviana, para transformarse en una economía de base ancha, con aparato productivo diversificado y sin dependencia de las exportaciones de materias primas. Con su característica sabiduría respondió que aproximadamente 25 años, considerando la actual tasa de crecimiento. Así las cosas, y sin asemejarme a Napoleón que solía decir en los momentos de urgencia guerrera: “despacio, que tengo prisa”, considero que es preciso adoptar cierta cautela y asumir que este asunto de las autonomías debe observarse como un proceso incremental que requiere ajustes en el camino y no augurios de muerte prematura.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.




En Bolivia:








 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en