Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El Alto, la crisis de organizaciones sociales


Por: Félix Tarqui Triguero
En su último paro cívico la Federación de Juntas Vecinales de la ciudad de El Alto (FEJUVE), fracasó en su intento de revertir la decisión de la alcaldesa Soledad Chapetón de nombrar los subalcaldes en El Alto; sólo el distrito 13 resistió bloqueando el relleno sanitario de la urbe.
En la actualidad, la FEJUVE alteña ya no es la misma de antes de 2003 y 2005, una organización representativa, pues los nuevos dirigentes vecinales han abandonado los principios de reivindicación colectiva para buscar intereses particulares.
En las instancias que corresponde como dirigentes vecinales de El Alto una cosa es la participación vecinal en la elección de subalcaldes, como ejercicio democrático que se viene practicando hace más de 15 años, y otra es el afán de alguna dirigencia de utilizar esas prácticas comunitarias para obtener cuotas personales de poder.
¿Qué ha pasado? ¿Qué continúa pasando?
Entre los errores más grandes que cometió la cúpula de los dirigentes de FEJUVE, y la Central Obrera Regional de El Alto (COR), están el cuoteo político en la alcaldía de la ciudad –agregando que las reivindicaciones de los vecinos se dejaron de lado– y las resoluciones de los últimos congresos que han sido incumplidas.
En 2003 la FEJUVE enarbolaba, además de sus intereses locales, aspiraciones nacionales, y muchas de esas reivindicaciones han sido tomadas en cuenta por el gobierno nacional, sin embargo, las expresiones actuales son sectoriales, gremiales y corporativas, dejando de lado las grandes pretensiones. Otro hecho que se da en el proceso corporativo del movimiento social es el clientelismo, en el sentido de la autoridad que se beneficia del apoyo político a cambio de dividendos para su sector; esa forma de degradación del movimiento social cívico sindical se da en el espacio local o municipal.
Cuando un movimiento social termina subordinado al poder estatal, o cualquier otro de alguna forma pierde su capacidad crítica contestataria y su razón de ser; el recobrar credibilidad pasa por recuperar la autonomía y asumir el rol de verdaderos fiscalizadores que puedan participar en los espacios de decisiones sin pensar en la repartija de cargos.
La democracia participativa y la presencia de las organizaciones sociales en los escenarios de decisión radica en la forma en cómo se plantea una transformación a través de proyectos políticos con el Estado Plurinacional y no en el cuoteo de cargos.
Las organizaciones de El Alto en las pasadas elecciones generales y subnacionales eran parte de la Coordinadora Regional Por el Cambio (CORELCAM), que apoyó la candidatura de Edgar Patana para la alcaldía, imponiéndole a pesar de que el Movimiento al Socialismo (MAS) había propuesto a Mabel Monje como alternativa por el proceso de cambio. Este fracaso de la cúpula de dirigentes se da por los antecedentes mencionados, perdiendo credibilidad ante las bases.
Algunos ex dirigentes alteños señalaban que en el caso de la COR hay dirigentes que ocupan cargos desde hace 12 y 13 años, aun cuando sólo les es permitido hacerlo por una gestión, cuya duración es de dos años como máximo.
Se menciona que en la gestión Patana existieron chantajes a los dirigentes que promovieron bases y se movilizaron bajo el argumento de la falta de obras, aunque en realidad, estos últimos representaban los mecanismos de control de los recursos y denunciaban el cuoteo.
A los representantes de las organizaciones sociales y autoridades ediles de la gestión de Patana se los ha visto en las redes sociales, como el caso del presidente de FEJUVE Óscar Ávila, consumiendo cerveza en el Bus Sariri, hecho que reconocieron como un “error”; inclusive, un dirigente obrero se durmió en el bus. Todos estos “errores” de las dirigencias de organizaciones llevaron a una crisis en la que la población alteña no cree en los dirigentes, y sorprende ver cómo se entrega la alcaldía a la derecha, siendo una ciudad revolucionaria.
El potencial transformador de los movimientos sociales se ha expresado en la recuperación de la democracia, resistiendo a las dictaduras militares, en la defensa y ampliación de derechos sociales, económicos, ambientales y culturales alcanzados en años de resistencia contra el neoliberalismo, en los exitosos procesos de nacionalización que ha fortalecido nuestra posición económica como país, por eso no puede mezclarse la conducta intachable de algunos dirigentes revolucionarios que luchan para eliminar los privilegios de la clase dominante y que cuestionan los males de las actuales dirigencias sociales, con la reacción de los representantes de la burguesía como la del señor Samuel Doria Medina, cuando dijo que “es hora de poner fin al reino de los movimientos sociales”.
El autor es ex dirigente vecinal de El Alto y miembro de la Escuela de Formación Política
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.




En Bolivia:








 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en