Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Por dónde debe ir la campaña?

Por: Verónica Rocha

Iniciada ya la precampaña hacia el anunciado Referendo por Reforma Constitucional las preguntas que seguramente se han instalado en los "cuartos de guerra” de sectores de oposición y oficialismo han estado referidas a los mensajes y estrategias a librar en la campaña que ya se avecina. En ese marco, no es descabellada la hipótesis de que quienes ocasionalmente votaron o votarían al presidente Morales, pudieran votar que No a la propuesta de Reforma Constitucional. Así, desde ambas veredas, se han empezado a vislumbrar las estrategias con las cuales se planea arribar a este encuentro discursivo, político y mediático.
Tras varios sucesos transcurridos en la última semana, queda medianamente claro que las oposiciones ven favorable una estrategia que permita aglutinarlas en su diversidad bajo la bandera del No, idealmente con sello ciudadano y sin liderazgo político visible; la idea en sí misma suena coherente y, probablemente, efectiva. En ese orden, el verdadero escollo que las oposiciones deben superar es su trayectoria y desempeño en estos últimos años, siempre  enfrentando la imposibilidad de generar unidad. Más si en la última semana son ya un par de líderes de las mismas quienes salen a dar señales de cuán difícil es dejar de lado el anhelo de liderazgo en desmedro del fin común. Ahí está Rubén Costas señalando que hará campaña por el No y tendrá delegados de mesa (las oposiciones deberán ponerse de acuerdo para estas delegaciones por simples razones técnicas electorales) a tiempo de que Samuel Doria Medina estrena programa de radio, como espacio solicitado, y difunde en periódicos una encuesta que favorece su liderazgo y que, extraña –o casualmente-, no toma en cuenta a Tuto Quiroga.
Para el oficialismo la situación no anda necesariamente mejor, pues si bien pareciera que su campaña busca seguir la línea sostenida de estos últimos nueve años (la gestión pública) no dejan de pesarle los errores ya cometidos: gasolinazo, TIPNIS, elecciones judiciales, Fondo Indígena, que han generado un obstinado sentido común de resistencia en gran parte de la ciudadanía urbana. Ello sumado a un escenario global en el que hay que remar por mantener a flote la buenaventura del país adoptando medidas que hieren, con facilidad, el ideal político romántico con el cual el MAS accede al poder (relaciones EEUU, créditos para carretera TIPNIS, líderes sociales envueltos en casos de corrupción). Aún con todo el poder y legitimidad de la que goza el Presidente y el gobierno, un escenario electoral en el que se juegan discursos, imágenes e imaginarios es un mal momento para una crisis identitaria (real o simbólica).
Se sabe que en una campaña electoral son las apariencias las que deben superar las cualidades y que, en el fondo, lo que se hace en la misma es construir un relato político que goce de inteligencia, creatividad y legitimidad suficiente como para convencer al electorado. Todo esto, en un país de vocación electoral caudillista al frente de una pugna electoral en la que no se votará por una persona, sino por una idea. 
Parece ser que tanto oposición como oficialismo pueden acceder a estrategias de campaña casi dictadas por el sentido común. El desafío real, para poder aplicarlas, será pues superar sus propias historias, lógicas, acciones y frentes internos que restan más en periodo electoral. Es decir, superarse un poco a sí mismas. Probablemente quien pueda con ello genere alguna ventaja a favor de su opción en los meses venideros.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.




En Bolivia:








 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en