Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La Mesa opositora en Venezuela


Por: Lorena Freitez y Alfredo Serrano Mancilla
El relativo silencio chavista luego de la derrota electoral del 6D ha sido compensado con un descomunal ruido en el seno de la oposición venezolana. Ni saben perder ni tampoco ganar. Las divisiones internas dentro de la Mesa Unidad Democrática (MUD) no se han hecho esperar. Cada jinete tomó su caballo, y comenzó su carrera para llegar en la mejor posición posible el día de instalarse la Asamblea Nacional. La Unidad quedó subordinada a una suerte de competitividad interna que ha quedado perfectamente fotografiada en prensa y redes sociales. De nuevo, en cuanto se acaba una cita electoral, vuelven a relucir las sustanciosas divergencias tácticas en el accionar político.
El ala más radical liderada principalmente por Leopoldo López suplica otra vez más un plan inmediato para sacar al Presidente constitucional Nicolás Maduro del gobierno en los próximos seis meses. El objetivo es poder llegar a filmar la segunda temporada de la serie La Salida. María Corina Machado desea ser nuevamente una protagonista principal en este suceso, pero todo parece indicar que esta vez se quedará como actriz de reparto. La emergencia de la figura de la esposa de Leopoldo, Lilian Tintori, con sus guardianes internacionales, ha eclipsado en buena medida a la anterior. Antonio Ledezma sigue ahí escondido entre bambalinas asumiendo su papel secundario pero sin bajar nunca el tono cada vez que le toca apelar a este plan violento anti constitucional. El objetivo de todos ellos coincide en llamar “a las calle” para provocar confrontaciones que justifiquen salidas violentas, aun cuando ya comprobaron que este método trajo consigo muchas muertes hace un par de años. Este sector opositor se siente incómodo adentro de la Unidad. Creen ciegamente en la vía no democrática y discrepan frontalmente de otros opositores que sí creen que para gobernar en Venezuela se requiere el apoyo de la mayoría.
En esta línea, está Capriles Radonsky quien pide tiempo y calma poniendo el acento en todos los problemas que acucian al país. Así aparece en escena luego de dos derrotas, procurando auto proclamarse el único líder opositor, disfrazado como hombre de Estado. De esta forma, se diferencia del otro personaje en competición, Leopoldo, procurando presentarse como el gran valedor de esta vía democrática con capacidad real para derrotar al chavismo en la próxima elección presidencial. Capriles opta por algunos rasgos característicos de la derecha del siglo XXI: confronta menos, dice buscar diálogo aunque lo practique poco, apenas toca a Chávez, llama a sumar a los desencantados, e incluso procura pescar en el mismo seno del chavismo. Tanto es así que Capriles recientemente en una entrevista en el periódico Tal Cual reconoció que: “Nosotros decíamos que había que organizar una mayoría, con piso en los barrios del país, fuerza política”. Capriles, o quizás sus asesores, por fin han entendido algo de la nueva identidad política existente en Venezuela: para vencer al chavismo política y electoralmente, se ha de construir otra gran mayoría.
Sin embargo, ninguno de los nombres previos tienen cabida en la nueva Asamblea Nacional (AN), siendo ésta el nuevo frente estratégico para golpear al poder ejecutivo. Es precisamente la carrera para ser el Presidente de la AN lo que ha desatado aún más las desuniones en la Mesa opositora. En este río revuelto, han querido pescar todos. Pero han sido los adecos, segunda fuerza electoral de la AN, con Ramos Allup como su máximo exponente, quienes han sabido moverse mejor. Han acabado coronando la ansiada presidencia del parlamento gracias al apoyo de Voluntad Popular (de Leopoldo López). Así que Julio Borges (de Primero Justicia, el mismo partido de Capriles), el otro contrincante en la contienda, se queda afuera de este primer puesto. Así que finalmente un diputado de la tercera fuerza más votada, como es el caso de Ramos Allup, queda proclamado Presidente de la AN. Por encima de este partido, en diputados, estaba el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y Primero Justicia. Pero no. La vieja partidocracia logró imponerse gracias a la alianza con Leopoldo López quien sigue moviendo hilos desde la cárcel.
Por tanto está servida la disputa interna de la Mesa al interior de la AN. Por un lado, Tomás Guanipa, el secretario general de Primero Justicia, sigue en la línea caprilista priorizando la tarea legislativa en los próximos meses sobre aquellos asuntos prioritarios, y a partir de ahí, esperar cómo reacciona el gobierno. Por el otro, el futuro Presidente Ramos Allup, en asociación con Leopoldo López, buscarán que sea el Parlamento el que se ponga manos a la obra para llevar a cabo este año La Salida en versión de golpe institucional.
Las diferencias, en definitiva, adentro de la Mesa son eminentemente tácticas: unos pretenden incendiar todo cuanto antes mientras otros confían en el fuego lento. El objetivo, el mismo: derrocar al chavismo y especialmente al Presidente Nicolás Maduro. La oposición ha demostrado que lo único que le mantiene unido es confrontar contra el chavismo. Cuando se ponen a discutir entre ellos, entonces la Mesa de Unidad deja de ser una mesa unida para pasar a ser un conjunto de partidos de oposición con fracciones de intereses específicos que en nada representan a la unidad de Venezuela. Seguramente, la Mesa estará deseando que el chavismo vuelva cuanto antes a la palestra, porque de no ser así, la oposición seguirá haciéndose el haraquiri entre ellos mismos.
Los autores son parte del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG)

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.




En Bolivia:








 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en