Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Los indios y los sin Dios

 

Por: Jorge Mansilla Torres

En marzo de 1526, los conquistadores Pizarro y Almagro firmaron un pacto en Panamá para adueñarse del oro del Nuevo Mundo. Compraron soldados, curas, armas y caballos, y fueron por el sur de Abya Yala. En Tumbes planearon secuestrar al inca Atahuallpa y exigir un elevado rescate en oro puro. En Cajamarca capturaron al soberano. El cura Valverde le leyó la Biblia y le pidió rendirse, porque así estaba escrito sin letra chiquita, según tradujo el intérprete Martinillo, un nativo, pajpacu del quechuastellano, adiestrado por los invasores.

Cuentan que el inca tomó el libraco, lo miró hoja tras hoja, le habló, esperó una respuesta, una letra que se moviera o algo y, exasperado, lo arrojó por los aires. A una señal del barberí con sotana, los barbados atacaron fieramente. Esa primera matanza de indios en América fue el 16 de noviembre de 1532. Según su Pánama papers, Pizagro y Almarro (sic) se repartieron el oro ataucado en dos cuartos por la gente del Tawantinsuyu para salvar a su monarca. El cura Valverde, que quería más oro para sí, buscó atemorizar al inca con eso del cielo, el limbo y el infierno —salvación, stand by o condena eterna—, “según voluntad de nuestro padre celestial, amén”.

El monarca le refutó: padre es el Sol; madre, la Pachamama, que no castigan porque se los ama. El sacristán tradujo esa alegoría como una procacidad; y el fraile Valverde acusó al inca de “idólatra, hereje, contumaz, tirano, regicida, traidor, polígamo, incestuoso”, hijo de sutalporcual, y pidió a la Corona quemarlo vivo o desnucarlo. Caín versus Inca; los indios y los sin Dios. Lo decapitaron (para que no piense más, habrá dicho el Martinillo).

El embauque colonial por el oro se repite desde entonces. El drama de Cajamarca fue una comedia aquí, en Quejamarca. Con Almagro en la OEA, SIPzarro y su martinillo a modo, Paolillo, en los medios y con el predicador Valverde se lanzó la “tormenta Gabriela” en plan de convertirla en el “ciclón Graviela” (sic) para arrasar con las reservas del oro del país, el fin último de toda aventura golpista. Fracasaron y huyeron. La corriente del niño (no nacido) que manipularon está chorreando a gotitas hasta por un Rincón de CNN. En esa racha, el 16 de julio apareció en Página Siete una retahíla valverdiana contra el Presidentevo; un supremacista le dijo “taimado, astuto, esquivo, doble juego, impredecible, ególatra, megalómano y oportunista”, porque gente como él nace cada 150 años.

Ya se alista el tinglado de otra farsa reaccionaria, pero los pueblos avanzan cantando con Atahuallpa Yupanqui: alguna gente se muere para volver a nacer, y el que tenga alguna duda, que se lo pregunte al Che, nada más. Nada más.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en