Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Amautismo

Parte I

Por: Marco Antezana

La eclosión de todo lo autóctono en América Latina nos ha permitido conocer ideas que durante siglos permanecieron en la oscuridad impuesta por la espada y la prédica. Hoy ha desaparecido el temor a mostrar la identidad y a expresar la idiosincrasia.
Sin embargo, el despertar después de tato siglos, implica riesgos no memores, la cultura de occidente ha ejercido una considerable influencia en todas las esferas de la vida diaria, aculturando la mente del originario a sus propios cánones y perspectivas.
Uno de los riesgos de este proceso descolonizador, se advierte en el propio debate que el auctonismo ha establecido con occidente, y está referido a sus referentes teóricos, que para sorpresa de casi todo el mundo, continúan siendo europeos. Los intelectuales autóctonos fundan sus posiciones reaccionarias, contestatarias, revisionistas y revolucionarias en las reflexiones académicas del viejo mundo, y lo hacen sin empacho ni disimulo, aunque despotriquen contra Sócrates, Jesús y Marx.
¿Será posible que el autoctonismo genere el edificio teórico de su pensamiento a partir de la creación de su original intelectualidad, o está condenado a la indefinida repetición de lo foráneo?
¿Le es imposible al autoctonismo crear sus propias categorías de aprehensión de la realidad?
No nos parece que repetir lo que dijo Dussel, o cualquier otro autor de la crítica posmodernista del mundo urbano latinoamericano, sea la clave para desentrañar el conflicto unidad versus pluralidad que jalona nuestra temporalidad.
El simbolismo  del mundo andino, resulta la fuente más visible de inspiración ideológica para plasmar no pocas demandas históricas que puedan reconfigurar una nueva sociedad a partir de nuevas pedagogías de lo nuestro.
Por tanto, resulta imprescindible que aquella ideología cuente con sus propias expresiones de plasmación propositiva y de transformación concreta. Esta tarea está requiriendo urgente respuesta, que desafortunadamente aún no la hay.
En Bolivia, el katarismo radical de raíz reinaguista, postula una transformación total desde el etnocentrismo aymara de base simbólico– autoctonista–ancestral. Por su parte, el katarismo revisionista en el discurso adaptado a la modernidad urbana, pone en duda la versión radical, cuyas características no corresponden al habitus de lo cotidiano en el mundo originario.
Por último, el katarismo reformista, propone construir una pedagogía conciliadora entre lo urbano y lo rural, sin alejarse del eurocentrismo intelectual y tecnológico, que supone enormes beneficios.
Lo anterior, supone trabajar el ideario que late en la construcción del citado discurso, para determinar si el mismo proviene del favorable momento de la práctica política, o de un proceso genético que hace al cambio de paradigmas civilizatorios, y se hace – paralelo – a esa construcción socio–personal. Esta no es una cuestión privada de lógica, ni mucho menos. La respuesta tampoco es simple asunto de ensamble teórico coyuntural.
La respuesta tiene que partir de la conclusión práctica que se conquiste en la procesualizacion tanto del cambio estructural de paradigmas, como de los indicios coyunturales que alumbran otra epistemología.
En otras palabras, el discurso auctoctonista no tiene que apelar al presagio, sino, a la descripción de lo hecho. En este punto surge una cuestión confusa para la epistemología social: la indistinción de lo dado y de lo hecho. No me voy a detener en lo dado, para evitar reminiscencias idealistas, interesándome de lleno en el hecho.
El hecho, supone en estricto lenguaje de praxis política, una acción calibrada en función de las expectativas colectivas, previamente consensuadas y canalizadas, con cierta dosis de conveniencias, definidas y admitidas en las comunidades políticas que les dieron origen. El hecho se cosifica en la práctica, gracias a su propio carácter factico.
Sin embargo, si algo que tenemos que reclamarle a los intelectuales que reflexionan acerca de nuestro proceso revolucionario, y de manera particular, acerca de las tendencias autoctonistas, vinculadas al Vivir Bien y al  respeto a la Madre Tierra, es el de afianzar la originalidad del análisis en el contexto de su propia problemática, evitado el imperdonable riesgo de escribir lo mismo que se ha estado escribiendo durante hace siglos, con la misma arquitectura de pensamiento que el colonizador.  
Por otra lado, reconocer que las nuevas ideas, los nuevos postulados originales que puedan surgir de sus reflexiones, tardarán generaciones para que sean asimiladas por la sociedad, para que se conviertan en el andamiaje de creencias, de supuestos y de ideas rectoras en el que se está, en el que se convive.

Investigador Social

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en