Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Lo que se esconde tras el cooperativismo minero



Por: Edmundo Juan Nogales Arancibia
El conflicto con los cooperativistas que intentan negar el derecho a la sindicalización de los trabajadores que existen en ese sector, ha generado diversas reacciones, entre los trabajadores un efecto positivo es la expresión de unidad en la lucha para defender aquel derecho, como expresión de esa unidad este lunes en Santa Cruz a través de la Confederación Sindical de Trabajadores de Luz y Fuerza, Aguas, Gas y Telecomunicaciones, se ha convocado a los trabajadores sindicalizados que trabajan en cooperativas, quienes junto a otros sectores obreros como mineros y fabriles van manifestando su repudio a los pedidos de los cooperativistas.
Por otro lado, en redes sociales van circulando videos e imágenes en las que se observan a cooperativistas mineros golpeando en el suelo a policías, y la reacción que han generado en la población es de rechazo a esa actitud y de cuestionamiento a los privilegios que tienen los cooperativistas mineros al estar libres de muchos impuestos y no ser controlados por la contaminación que genera su modo de explotación minera.
Es necesario evaluar algunos aspectos de esta situación:
No todos son patrones en las cooperativas, el sector cooperativo tiene una gran cantidad de trabajadores y un puñado de patrones, este último grupo es el que se opone al derecho a la sindicalización, porque con la figura de cooperativa quieren mostrar a los trabajadores como socios para no pagar seguros de salud ni aportares para su jubilación y continuar incumplimiento los derechos laborales.
En el sector cooperativo minero:
Condiciones de explotación, aunque todos entren en la figura de cooperativistas, que en su definición tiene un carácter horizontal y democrático, el concepto está lejos de la realidad que viven, en una cooperativa minera un 95 % se constituyen en los trabajadores que terminan explotados por el 5% restante, muchos no entran ni siquiera como socios sino que deben realizar trabajo eventual sin derechos laborales antes de ser parte de la cooperativa durante un lapso que va de los 3 meses a los 2 años, en algunas regiones como Potosí ese tiempo es indefinido.
Estratificación en las cooperativas, existen distintos niveles desde los eventuales hasta llegar a los socios de categoría alta, los primeros sin ningún derecho laboral, y los últimos, que son la menor cantidad, son los únicos que pueden llegar a ser dirigentes.
Socios explotados por otros socios, en el caso de los socios tienen vetas asignadas, sin embargo en función a la cantidad de mineral que encuentran algunos terminan siendo explotados por otros, eso se da en el caso del socio que no encuentra mineral o encuentra muy poco, y termina como trabajador del que ha encontrado bastante en su veta, quien pone a trabajar allí a los demás, terminando en condición de patrón porque paga un salario no fijo a los demás socios que trabajan para él.
Es un sector que ha conseguido beneficios con varios gobiernos en las últimas décadas, a través de los acuerdos que consiguieron con distintos gobiernos lograron hasta ahora mantener privilegios como: no pagar muchos impuestos y no estar bajo el control del impacto medioambiental.
Con la movilización no lograron más que el repudio y rechazo de la población, sin embargo, a través del dialogo presionarán para intentar ganar en mesa lo que han perdido en cancha, para ello han definido un pliego de demandas con diez puntos:
Que no se modifique la Ley General de Cooperativas Mineras la cual no permite la sindicalización en el sector, la modificación a la Ley Minera para asociarse con empresas privadas nacionales y transnacionales, un fideicomiso a favor de la Empresa Metalúrgica de Vinto, para pagar la entrega de minerales a las cooperativas, flexibilizaciones de las regulaciones medioambientales y la inyección de recursos al Fondo de Financiamiento para la Minería (Fofim), la inclusión de un representante de los cooperativistas en el Directorio de la Caja Nacional de Salud, que se consoliden las áreas de la cooperativa 26 de Febrero en el yacimiento de Colquiri, la reposición del Viceministerio de Cooperativas o la creación de un Ministerio para el sector, el tendido de redes de energía eléctrica a todas las cooperativas del país con tarifas diferenciadas y la reinversión de recursos provenientes de las regalías mineras en proyectos para el sector.
Ahora se tiene todo el respaldo de la población para rechazar estas pretensiones, proteger los derechos de esa gran mayoría que son trabajadores de base, avanzar en el control del impacto medioambiental y exigir que aporten al Estado como todo empresario debe hacerlo, porque no hay mejor definición para ese grupo que hasta ahora se disfraza en la figura de cooperativista.
Integrante de la Escuela Nacional de Formación Política


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp
Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

  1. Esta bien el artículo,pero a lo largo de toda esta década no existe una política minera, asimismo tenemos que ver que las cooperativas se constituyeron en una válvula de escapé ante la falta de trabajo, se tiene que ser más objetivos en la investigación dado que el objeto de estudio de por si es más complicado.

    ResponderEliminar
  2. Esta bien el artículo,pero a lo largo de toda esta década no existe una política minera, asimismo tenemos que ver que las cooperativas se constituyeron en una válvula de escapé ante la falta de trabajo, se tiene que ser más objetivos en la investigación dado que el objeto de estudio de por si es más complicado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales