Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

No fui yo fue tete


Por: Camilo Katari
“…Creo que como periodistas estamos obligados a decir la verdad”, declaró el señor Humberto Vacaflor, que acepta, curiosamente, la posibilidad de retractarse asumiendo de manera implícita, que no dijo la verdad, entonces: ¿Cómo este periodista obtuvo un premio? ¿Acaso recibió el premio por la defensa de la libertad de la mentira?
Cada época histórica ha tenido, en la prensa, el reflejo de la sociedad y el Estado, en muchos casos los periodistas han acompañado los procesos revolucionarios y también los procesos restauradores de los regímenes oligárquicos, en definitiva la ideología de las personas es parte inseparable de su opinión a la hora de tomar la pluma.
La opinión tiene una carga subjetiva, aceptable y legítima desde cualquier punto de vista. Otra cosa es reflejar los hechos, las noticias, aquí es donde la subjetividad se diluye y se prioriza la mayor proximidad verídica con el hecho para ser trasmitida, cuando lo dicho no concuerda con la realidad y no se tiene pruebas para sostener una afirmación, estamos ante una mentira, que en el caso de un periodista, es uno de los peores errores que puede cometer.
La justicia es igual para todos los ciudadanos, especialmente cuando de por medio se encuentra la integridad de una persona, ahí no sirve el “escudo protector” de la libertad de prensa porque claramente se ha cometido un delito y hasta donde sabemos los delitos pertenecen al fuero penal, entonces  ¿Por qué un mentiroso debe tener un fuero especial?
Siendo que la mentira tienen un agravante que es la acusación de un asesinato, aquí no sirve la muletilla “lo publicaron en otro lado yo solamente lo repetí”. Ese grado de inocencia en un profesional de la información, no solamente es ridícula, sino que es una burla de la inteligencia de las personas. 
En los últimos 5 años, más o menos, la virulencia en las palabras y las mentiras constantes, están desprestigiando al periodismo boliviano, especialmente en el género informativo.
Cómo señalamos antes, este tipo de periodismo es el reflejo de la época, es la muestra de la pervivencia de una mentalidad que no soporta el protagonismo de un nuevo actor social, de una nueva forma de entender la política, la economía. Es la demostración de la pugna de una sociedad conservadora y elitista frente a un pueblo que se reconoce indígena y con sus propios saberes, que durante siglos fueron esas “naciones clandestinas” odiadas por los resabios de la mentalidad colonial que destinaba para aymaras y quechuas el destino de pongos y nada más.
Comprendemos la angustia de estas almas atormentadas por el odio, el desprecio, y que utilizan todos los resquicios para pretender  alterar la historia, para “restaurar” lo que consideran su forma de sociedad y Estado. Saben del poder de la palabra y de las operaciones que pueden construir con ella operaciones que pueden resultar exitosas, pero al final se desnudan por las mentiras que son su cimiento.
Tiene que terminar este abuso de escudarse detrás de la palabra “periodista” para tratar de esquivar la Ley. En los tiempos cuando los periodistas privilegiaban la honestidad como el valor fundamental de su vida, no se utilizaban escudos, el periodista honesto asumía su responsabilidad y si la cárcel era el destino final se aceptaba con la dignidad que da la coherencia de una vida honesta.
La sociedad se merece, especialmente en estos momentos de crisis mundial de valores, un periodismo honesto y digno, respetado por todos, no hay lugar para plumas que destilan veneno.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

El mapamundi actual miente

Por: Xavier Albó El mapamundi que está y se mantiene en todas nuestras escuelas y unidades educativas es mentiroso y deliberadamente colonizador. Y con ello, tiene efectos mucho más nefastos y generalizados que el reloj dextrógiro que estaba en el Parlamento y que la Cancillería ya ha cambiado por otro levógiro, como sin duda correspondería al hemisferio Sur. Los relojes digitales sin agujas ya no necesitan tal revisión. Cuando el geógrafo Mercator hizo esa proyección bidimensional de una realidad tridimensional y curva a solo dos dimensiones planas, tuvo una gran aceptación porque permitía reducir a planos universales la longitud y latitud con relación al globo terráqueo. Aplicada a niveles muy locales, esa proyección no tiene problemas; pero cuando se lo utiliza para todo el mundo, introduce distorsiones totalmente inaceptables y que, con nuestros actuales conocimientos y tecnologías, ya resultan simplemente mentirosos y neocolonialistas. Resume Eduardo Galeano: “El mapamu

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás