Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Ahora la leche


Por: Rafael Puente
Para sorpresa de muchos, ahora resulta que a pesar del cambio climático, de la sequía y de otros factores adversos, ocurre que en nuestro país está sobrando la leche de vaca. Vemos señoras vendiendo leche fresca en los mercados cotidianos y en las ferias semanales, y a veces en mitad de la calle. ¿Cuál es realmente la novedad? ¿Que de repente se ha multiplicado locamente la producción? Parece que no es eso lo fundamental, sino el hecho de que la Planta Industrializadora de Leche (la PIL) ya no puede comprar tanta leche, reduce cupos y disminuye precios. Y en estos momentos es evidente que los productores lecheros de todo el país se sienten alarmados, se quieren movilizar y, en todo caso, se encuentran en crisis.
La cosa empezó con la famosa "capitalización” neoliberal, que también regaló las diferentes plantas de PIL (que tenían su origen en una donación danesa y que venían funcionando muy bien). Y ahí se puso de manifiesto una característica específica de Bolivia, que es la incapacidad de las empresas privadas para meterse en negocios que no sean rápidos (extractivistas, comerciales o financieros); de ahí que ninguna empresa nacional se pudo "comprar” ninguna PIL (y cuando sorpresivamente sí lo hicieron los productores de leche de Santa Cruz resultó que era para revenderla al año siguiente; o sea otra vez negocio rápido).
Por eso hace tiempo que la mayor parte del procesamiento y comercialización de leche está en manos de una transnacional, que aquí se sigue llamando PIL, pero que en realidad es la Gloria (de Arequipa) y parece que a fin de cuentas es la Nestlé. Y sabemos que las transnacionales se interesan por sus ganancias y nunca por la economía del país donde operan (y mucho menos por la calidad nutritiva de los alimentos que venden). La actual PIL se dedica a muchísimos productos que no son lácteos (ni alimenticios), pero que, sin duda, sí son negocio.
Lo que llama la atención es que este gobierno de cambio, que tuvo el coraje de renacionalizar los hidrocarburos y la electricidad y las telecomunicaciones y la aeronavegación (aeropuertos incluidos), no haya querido renacionalizar la PIL. Y ahí tenemos los resultados.
Cierto que a cambio de eso se han puesto en marcha pequeñas industrias lácteas (como Lacteosbol), pero que no resuelven el problema del mercado para los productores de leche de todo el país. ¿Cuál puede ser la solución? ¿Dejar que los pequeños productores quiebren y entonces los grandes puedan estabilizarse? Sería muy poco coherente con el actual proceso de cambio y sus definiciones. ¿Subvencionar a los productores? Ya sabemos que las subvenciones crean más problemas que soluciones. ¿Pedirles a los señores de la PIL que no sean malitos y paguen un precio mayor por el litro de leche? Sería ilusorio. ¿Nacionalizar la PIL? Por supuesto sería ideal, pero no parece que la coyuntura internacional sea mínimamente favorable respecto de tal política… ¿Entonces?
Una vez más se podría pensar en volver a los principios. Evo fue el primer candidato a la presidencia, en toda nuestra historia, que introdujo en su programa de gobierno la soberanía alimentaria, tremenda y esperanzadora novedad, que desgraciadamente nunca se ha hecho realidad (en la práctica nuestra soberanía alimentaria viene disminuyendo año tras año). Sin embargo, ¿no sería posible hacer una excepción y en nombre de esa Soberanía Alimentaria dejar de importar leche en polvo y cubrir ese cupo con nuestra leche natural, sin lugar a dudas mucho más alimenticia que esas leches en polvo tramposas (y subvencionadas)? ¿Y, adicionalmente, no convendría gravar con altos impuestos los productos lácteos importados, que además no son de mejor calidad que los nacionales?
Por favor, compañeros del Gobierno, ¡un poco de imaginación! (y otro poco de coherencia). ¿Es mucho pedir?

El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales