Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Glencore y el saqueo de minerales en Bolivia


En Bolivia, se muestra cómo Glencore, por medio de presión, trata de imponer sus intereses y se opone a los esfuerzos del gobierno de mantener en el país una mayor cantidad de las ganancias de la minería. Al asumir COMSUR, la empresa minera más grande del país, Glencore se convirtió en un jugador importante en el país andino. COMSUR había pertenecido antes al expresidente Sánchez de Lozada, quien fue uno de los  responsables determinantes de la imposición de la política neoliberal a mediados de los 90. Como en toda Latinoamérica, los resultados de esta política para la economía nacional fueron dramáticos, pues, entre otras muchas consecuencias ocasionó que  toda la cadena productiva en sectores estratégicamente importantes fuera transferida a los consorcios transnacionales. Después se consolidó el rol del país como exportador de materias primas, especialmente en las áreas de energía y minería.   

Desde el 2006, el gobierno boliviano ha emprendido diversos pasos para que el Estado vuelva a tener el control de los recursos naturales y de su explotación. También Glencore se vio afectada por estas medidas. 

En el 2007, la planta siderúrgica Vinto, que estaba controlada por la filial de Glencore Sinchi Wayra, fue nacionalizada. El trasfondo fueron las irregularidades en la forma como esta había llegado a convertirse en propiedad de Glencore. La planta, que antes había sido estatal, tenía en 1999 un valor de 140 millones de dólares, pero con miras a la privatización el Banco BNP Paribas estimó su valor en 14,7 millones de dólares con el consentimiento del gobierno de entonces. La empresa anglo-india Allied Deals pagó el bajo precio al Estado boliviano, sin considerar adicionalmente los almacenes de mineral existentes, cuyo valor era de 15,5 millones de dólares. Cuando Allied Deals se fue a la quiebra – trabajadores de la planilla fueron juzgados por acciones fraudulentas en Estados Unidos y Gran Bretaña –, el entonces presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada compró con su empresa minera COMSUR, las acciones de Vinto por el precio de seis millones. Según el contrato de privatización esta reventa fue ilegal, porque el plazo fijo de tres años no fue respetado. Tras su caída como presidente en el 2005, Sánchez de Lozada vendió COMSUR a la Glencore. Inmediatamente después de la nacionalización de la siderúrgica Vinto, el consorcio Glencore amenazó al país andino con acudir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), del Banco Mundial, amparándose en el acuerdo bilateral de protección de la inversión suscrito entre Suiza y Bolivia, pero el CIADI no es reconocido por el gobierno boliviano.
Luego de la nacionalización de Vinto, Glencore, de momento, bloqueó, además las ventas de estaño. Como lo hizo público el gobierno boliviano, la multinacional advertía a potenciales compradores que el estaño de Vinto podría ser confiscado porque era de su propiedad.
Glencore en Bolivia 
En el 2005, Glencore asumió la empresa de minas COMSUR del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. La -en adelante llamada Sinchi Wayra- era dueña de diferentes subempresas y minas: Bolívar, Porco, Colquiri, Poopó, Caballo Blanco, Vinto. Entre ellas se encuentran varias minas de zinc y de estaño y también fueron explotados plomo y plata. En el período comprendido entre el 2007 y el 2012, el gobierno boliviano, bajo el mando de Evo Morales, nacionalizó tres subempresas de la filial de Glencore Sinchi Wayra: la planta siderúrgica de zinc Vinto (2007), la pequeña fundición de Antimonio Vinto-Antimonio (2010) y la mina de zinc y estaño Colquiri (2012).
Aun la minería sigue siendo lucrativa para las multinacionales
Hasta ahora, la masiva explotación de sus inmensos recursos minerales apenas le ha significado ventajas a la población boliviana. También en Bolivia surgen una y otra vez conflictos laborales, sociales y ambientales en torno a las minas de los consorcios mineros. Además, entre el 2006 y el 2010, el Estado boliviano obtuvo solo el 8% de las exportaciones de minerales. En el 2009, fueron exportadas materias primas minerales por un valor de 1871 millones de dólares americanos, de los cuales 104 millones quedaron como tributos e impuestos en el país. En el 2010, de 1400 millones de dólares quedaron 290 millones, y en el 2011, de 3500 millones quedaron 420 millones de dólares americanos. Los impuestos y tributos del negocio de las materias primas son usados por el gobierno para financiar proyectos sociales.
Medida en relación a las cifras de exportación, la porción que queda en el país, sigue siendo poca. A pesar de sus gestos de amenaza en vista de las estatizaciones, el consorcio suizo Glencore Xstrata hasta ahora no ha emprendido la retirada de Bolivia. La minería en el país altiplánico es todavía lucrativa para Glencore Xstrata. Esta realidad se aplica también a otros consorcios mineros.

Tomado de MultiWatch plataforma conformada por organizaciones no gubernamentales, sindicatos y movimientos que tienen una postura crítica a la globalizacion.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en