Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

A vueltas con la descolonización


Por: Rafael Puente
Con motivo del aniversario de la fundación de La Paz hemos escuchado a nuestro Presidente reclamar que se le cambie el nombre a la plaza Alonso de Mendoza -que fue el español fundador de esa ciudad-, ya que se trata de un colonizador, y proponer que, de igual manera, procedamos a cambiar nombre a un montón de plazas y calles que llevan nombres eminentemente coloniales.
Ciertamente la propuesta es coherente -y podríamos añadir muchos nombres de provincias y municipios (y hasta algún departamento)-, pero cabe preguntarse qué habríamos ganado después de tanto trabajo si no nos preocupamos por cambiar primero lo que son las estructuras coloniales. Las palabras son símbolos y los símbolos tienen, sin duda, mucha importancia, pero lo fundamental son las realidades simbolizadas, los hechos, la práctica cotidiana, y no vemos ninguna preocupación por aplicar la descolonización a las estructuras…
Curiosamente el presidente Evo, en ese mismo discurso, dirigió palabras elogiosas y ponderativas a las Fuerzas Armadas. ¿Acaso no son éstas totalmente coloniales? ¿No han sido acaso una (mala) copia de Alemania? ¿O tienen algo que ver con nuestras antiguas culturas andinas, chaqueñas o de tierras bajas? Sin embargo, no se ha procedido a cambiar nada de su estructura (como no sea el grito Patria o Muerte, otra vez un mero símbolo). Y ahí siguen, y son el sujeto principal de los festejos del 6 de Agosto (aniversario de la fundación de la República neocolonial de Bolivia), lo que expresa otra contradicción si se piensa en que el aniversario de la refundación de Bolivia como Estado Plurinacional —vale decir, ya no colonial— es un feriado vacío. Al mismo tiempo que vemos a casi todas nuestras autoridades participando fervientemente en los Tedeums que acompañan todas las festividades cívicas y patrióticas. Cierto que en este caso no se trata de una estructura sino de un símbolo, ¿pero puede haber un símbolo más colonial que el Tedeum?
Y el mismo presidente Evo ha llegado a denunciar la división de poderes del Estado como una herencia colonial y neoliberal. ¿Será que de verdad cree nuestro Presidente que es así? ¿Acaso lo que nos trajo la Colonia no fue precisamente la forma de Estado absolutista y centralista, que concentraba el poder en el rey y en sus obedientes delegados los virreyes? ¿No es la vuelta al absolutismo estatal, a la creciente centralización del poder, lo que sí puede calificarse de colonial?
Y podríamos seguir con una desoladora e interminable enumeración de ejemplos de estructuras y de mentalidad coloniales, pero no quiero dejar de mencionar dos particularmente expresivos:
Una es la Ley de Deslinde Jurisdiccional —elaborada por una Asamblea Legislativa constituida por mayoría de representantes indígenas— que define claramente que la justicia de primera categoría es la ordinaria, ¡dejando a la justicia originaria para asuntos de segunda importancia! ¿Puede haber algo más colonial que esa justicia bien llamada ordinaria, heredada de Roma a través de España y que ya estamos comprobando que no tiene arreglo? Sin embargo, para nuestros legisladores, y para nuestro Gobierno —y a diferencia de nuestros exconstituyentes— es la que verdaderamente vale…
El otro ejemplo expresivo es la forma cómo dirigentes indígenas andinos descalificaron —con motivo del trágico conflicto del TIPNIS— a los pueblos indígenas de tierras bajas. Recordemos que el entonces ejecutivo de la CSUTCB llegó a decir por televisión (refiriéndose a los pueblos de tierras bajas, que "esos salvajes no saben lo que necesitan, nosotros les vamos a tener que enseñar”, palabras dignas de Francisco Pizarro y que no fueron descalificadas por ningún dirigente indígena, ni por algún representante del MAS… Y esto no es un mero símbolo, es la esencia misma del concepto de mentalidad colonial, y de lo que debiera ser la descolonización.
No hay por qué oponerse al cambio de nombre de plazas y avenidas, pero me pregunto —y me atrevo a preguntarle al país entero— si lo principal no es el cambio de mentalidad, si lo principal no es el cambio de estructuras… El país dirá.
El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales