Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Creer en Bolivia



Por: Jaime Iturri

En tiempos del neoliberalismo hasta los uniformes de los soldados del Ejército boliviano eran traídos del exterior. En el caso de las botas, un buen año se compró un lote sobrante de las Fuerzas Armadas polacas. El resultado, los soldaditos bolivianos, cuyo tamaño de pie promedio era de 40-41, se caían con los calzados, que eran tamaño 45. 

Esta política fue nefasta para la industria nacional. Fábricas de calzado como Zamora en Oruro tuvieron que cerrar sus puertas. Unos cuantos importadores vivos se llenaron las manos de billetes. 

En tiempos de cambio las cosas deberían ser otras. Y el Estado está obligado a dar el ejemplo. Nada que pueda producirse en Bolivia debería ser comprado en el exterior. Esto implica, por supuesto, exigencias de calidad mínimas, pero ayudaría a promover la industria boliviana.No debería permitirse que nuestros funcionarios públicos vistan ropa institucional confeccionada fuera de nuestras fronteras. Para eso está la ex Enatex y muchísimas fábricas pequeñas y medianas donde trabajan miles de miles de bolivianos.

Con los muebles deberíamos hacer lo propio. Es inconcebible que la madera boliviana salga en tablones al exterior y vuelva convertida en mesas y escritorios. Se trata de darle valor agregado, es decir, trabajo de manos nacionales a nuestros recursos naturales.

Y no es justificativo que la mano de obra boliviana no es suficientemente calificada. Primero porque no es cierto; segundo, porque de serlo, debería recibir capacitación inmediata y eso solo es posible con el apoyo del Estado.

Si el dinero del Gobierno boliviano es invertido en buena parte en la compra de manufacturas y maquinofacturas exclusivamente bolivianas (donde sea posible, claro está, las turbinas para la generación eléctrica debemos seguirlas comprando en Europa), habremos dado un paso fundamental para superar la desaceleración económica que actualmente enfrenta el país.

Apoyemos esto con políticas concretas contra el contrabando, pero sobre todo con conciencia de los propios bolivianos de que debemos comprar lo producido por otros bolivianos. No solo por solidaridad, qué va, sino por la convicción de que comprando lo nuestro nos ayudamos a nosotros mismos y a nuestros hijos. No se trata de prohibir la importación de muebles o de ropa, sino de creer lo suficiente en Bolivia y en los bolivianos. 

Eso es, también, superar el neoliberalismo.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales