Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Democracia sin absolutos



Por: Carlos Ernesto Ichuta Nina
Cuando el 10 de octubre de 1982 Guido Vildoso hacía entrega del poder a Hernán Siles Zuazo, daba por inaugurado un régimen político que se caracteriza por la incertidumbre, tanto que la democracia que quedaba establecida no reflejaba el ideal de los sectores populares ni de toda la élite política. Por eso la democracia transcurrió entre el electoralismo y las crisis políticas recurrentes, las cuales sin embargo no llegaron a colapsar al sistema, porque aquella misma incertidumbre supone la posibilidad de mejoramiento de esa forma de gobierno.
En esos términos el país conoció la mayor continuidad democrática de su historia, y en el balance de su estado actual es obvio que los actores políticos no coincidan. Así, para el oficialismo existe una democracia con legalidad y legitimidad; representativa, participativa, decisiva y forjada por y para el pueblo. Incluso Álvaro García divide nuestra experiencia democrática en dos fases: una de baja intensidad, vigente entre 1982 y 2005 con gobiernos de apoyo minoritario, pactos políticos, monoculturalismo y pigmentocracia, sin ampliación de la riqueza social, sin soberanía y con corrupción institucionalizada; y una segunda fase de alta intensidad, que estaría marcada por un gobierno con apoyo mayoritario, creciente participación de la población, interculturalidad y autonomía, y con reducción de la desigualdad y redistribución de la riqueza.
En cambio, para la oposición el Gobierno habría limitado los derechos y restringido el libre pensamiento, asfixiando económicamente a los medios de comunicación, persiguiendo a los opositores y desconociendo los resultados del 21 de febrero. “¿Acaso eso no es antidemocrático?”, se preguntan. Incluso los más fatídicos dicen que vivimos en una dictadura o en una seudodemocracia, recurriendo a aquella críptica medida de la “calidad de la democracia”, basada en el redivivo modelo ideal norteamericano.
Sin embargo, en su informe de este año, la Corporación Latinobarómetro proporciona evidencias que no respaldan plenamente ni las percepciones del Gobierno ni las de la oposición. Por ejemplo, esta última encontraría justificación en el hecho de que solo para el 43% de los bolivianos existiría en el país libertad para hablar y criticar, y en el hecho de que solo al 24% le parecería bien que el Gobierno controle los medios de comunicación. Incluso el llamado “autoritarismo social”, según el cual el 43% estaría de acuerdo en que un poco de mano dura del Gobierno no vendría mal, sustentaría la percepción de la oposición.
Pero asumir a partir de ello que el país vive en dictadura o en una seudodemocracia carece de sentido, porque ello supondría la ausencia de valores democráticos, lo que no es comprobable. En primer lugar, porque la preferencia por la democracia frente a cualquier otra forma de gobierno es mayoritaria desde que el Latinobarómetro inició sus estudios, hace 20 años. En promedio, esa preferencia es del 72% en el país, y el momento de su cercanía al absoluto fue en 2007 y 2009 (81%). En segundo lugar, porque el apoyo a la democracia es el mismo desde hace 20 años: 64%, siendo su nivel de variación levemente oscilante, con 2004 como el momento de menor apoyo (45%) y 2009 el año de máximo apoyo (71%).
Incluso el nivel de satisfacción con el funcionamiento de la democracia relativiza la visión de la oposición, ya que en términos generales dicho nivel es históricamente bajo como en toda la región, siendo el promedio en 20 años en el país de 32%. Es más, ese nivel de satisfacción fue de 16%, en 2001 y 2004, pero de 49% y 48% en 2009 y 2015, respectivamente, lo que supone una evaluación favorable al Gobierno, aunque tampoco en términos absolutos.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales