Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La política económica y los factores de presión


Por: Alfredo Rada Vélez
En Bolivia la derecha se envalentona con los resultados del referéndum por la paz en Colombia, donde ganó, así sea por poco, el rechazo a los acuerdos alcanzados con los guerrilleros de las FARC-EP. Se ufana también por las elecciones municipales en Brasil, en las que el Partido de los Trabajadores sufrió duros reveses. Son los aires de restauración neoliberal que soplan en Sudamérica, que comenzaron a tomar fuerza hace dos años con el triunfo en las presidenciales argentinas del empresario Mauricio Macri, continuaron después con la victoria de Pedro Kuczynski en Perú y la ilegal destitución de la presidenta brasileña Dilma Roussef.
Pero en Bolivia parecen atenuarse los efectos políticos del vendaval contrarrevolucionario que viene de afuera. ¿Por qué? Sostengo que se debe a que acá se efectuaron nacionalizaciones en los sectores de hidrocarburos, energía eléctrica, minería y metalurgia, telecomunicaciones y del sistema de pensiones. Gracias a esos procesos se ha fortalecido el pilar estatal de la economía, lo que ha permitido incrementar a sus mayores niveles históricos la inversión pública, convertida en el principal motor del crecimiento económico. Además, la realización de una Asamblea Constituyente permitió fundar un nuevo Estado Plurinacional consolidando al mismo tiempo el régimen democrático, robustecido en su legitimidad y con capacidad de soportar la creciente conflictividad social.
Es en momentos como este, de reflujo de los movimientos sociales en los países vecinos, cuando se hace más patente la necesidad de mantener la cohesión del bloque social revolucionario (indígena-obrero-popular) que es la base del proceso de cambios en nuestro país. Como se sabe, ese bloque se ha debilitado por el efecto erosivo de los casos de corrupción en el Fondo Indígena, en cuyo manejo se implicaron las dirigencias de las organizaciones campesinas. Además, en el último tiempo, el conflicto con los obreros fabriles originado en el despido de 800 trabajadores de la Empresa Nacional Textil (Enatex), ha distanciado del gobierno a algunas organizaciones sindicales que son parte de la Central Obrera Boliviana (COB). Sin embargo, este desgaste del proceso se puede revertir, en el primer caso siendo implacables en sancionar a los culpables de los actos corruptos; en el segundo caso, aprobando nuevas medidas gubernamentales que beneficien a los trabajadores, demostrando así que el de Evo sigue siendo un gobierno de los movimientos sociales.
No se puede caer en el engaño de pensar que puede haber políticas económicas y sociales neutrales; en una sociedad de clases toda decisión de gobierno afecta a unos y beneficia a otros. Si algunas de las decisiones que se toman constituyen concesiones programáticas a una fracción de la burguesía, inmediatamente repercutirá en un resquebrajamiento del bloque histórico transformador. Esta fue la razón de fondo por la que en su momento afirmé que los acuerdos alcanzados con la burguesía agropecuaria ponían en peligro la continuidad del programa de la revolución agraria y del modelo económico social comunitario.
A propósito de la cuestión agraria, el efecto combinado de la sequía que golpea al país como consecuencia del calentamiento global, y la incesante actividad de habilitación de nuevas tierras para cultivo a costa de las áreas forestales, en un proceso genéricamente denominado “ampliación de la frontera agrícola”, ha llevado a un preocupante incremento de las quemas forestales durante la gestión 2016, comparada con las dos gestiones anteriores, según reportó el 17 de agosto la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT). El agronegocio, que controla la burguesía organizada en la Cámara Agropecuaria del Oriente, tiene una importante cuota de participación en el desbosque y el chaqueo; sin embargo la CAO no deja de reportar supuestas pérdidas millonarias en sus actividades, al sólo efecto de eludir el pago de beneficios laborales y con el objetivo de conseguir mayores concesiones del Estado.
El compañero Evo tildó de exageradas las cifras en rojo de los empresarios agropecuarios. Yo también soy incrédulo de ellas, porque no es cierto que el agropoder cruceño únicamente se sustente de la tierra, pues en tal caso no merecería llamarse burguesía. En realidad los agroempresarios diversifican sus negocios con lo que reducen los riesgos, articulando sus propios capitales con el capital financiero y bursátil en inversiones millonarias, por ejemplo en megaproyectos urbanísticos en Santa Cruz.
¿De dónde sale la plusvalía con que se está edificando una nueva ciudad situada en el Urubó? El dinero lo ponen las entidades bancarias que se fusionan con consorcios inmobiliarios que se benefician de la especulación con el suelo urbano y con la propiedad horizontal en las ciudades.
En el Urubó está en plena construcción una de las zonas residenciales y comerciales más exclusivas de Sudamérica que tiene entre otras las siguientes características: la segunda laguna artificial más grande del mundo con una superficie de 13, 7 hectáreas, edificios con tecnología de última generación con helipuertos incluidos, mansiones y centros comerciales, campos de golf y club hípico. Estamos hablando de enclaves de riqueza y lujo, alguno de los cuales tiene un nombre tan sugerente como poco imaginativo: “Urubó Village”.  Es cierto que en esta zona pero mucho más alejadas de la ciudad antigua, habrá otras urbanizaciones más modestas destinadas a sectores de medianos ingresos.
Pero los agroempresarios cruceños, que son parte de este gran negocio, se afanan por mostrar una imagen de bancarrota llegando a afirmar, con la burguesa prepotencia de su representante, el señor Julio Roda, que “el doble aguinaldo es una plaga y una desgracia”. Y les hacen coro el resto de sectores empresariales y varios medios de comunicación privados, que buscan fijar en el imaginario del pueblo que el segundo aguinaldo sería sinónimo de desempleo y cierre de empresas. ¿Se acuerdan de aquellas predicciones catastrofistas de fines del año 2013, que afirmaban que la otorgación del nuevo derecho laboral generaría hiperinflación? Luego se vio que sólo eran sofismas patronales utilizados para defender sus intereses de clase; el doble aguinaldo tuvo efectos positivos para el conjunto de la economía.
Será el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) que entregará la información oficial respecto a la tasa de crecimiento interanual observada del Producto Interno Bruto (PIB). En base a esa información se determinará si el beneficio aplica o no este año.
Pero no hay que olvidar, como refería el maestro Pablo Ramos Sánchez en su libro Principales paradigmas de la política económica, que: “En el capitalismo, la formulación de la política económica está influida por la acción de los grupos de poder, que no siempre tienen los mismos intereses inmediatos”. Y por grupos de poder entenderemos a quienes siguen teniendo el poder económico –la burguesía- y a quienes tienen el poder social –los trabajadores. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales