Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Miguel Enríquez

Por: Javier Larraín Parada
Sin cumplir la mayoría de edad un joven Miguel se comprometió consigo mismo en un pequeño y modesto diario personal: “Juro que si he de escribir o hacer algo en la vida será sin temor ni pusilanimidad; sin horror al qué dirán; con la franqueza que salga de mi cerebro; que ha de ser libre de prejuicios y dogmas. Si no soy de constitución valiente, me haré valiente por la vía racional”. 
Miguel Enríquez Espinosa nació el 27 de marzo de 1944, en Talcahuano – sur de Chile, siendo el cuarto hijo del matrimonio de Edgardo Enríquez Frödden y Raquel Espinoza Towsend. Miembro de una tradicional familia ligada a la política a través del Partido Radical, desde niño vio reunirse en su casa a lo más preciado de la alta cultura e intelectualidad local, ya que su padre –médico, docente, masón, futuro rector de la Universidad de Concepción y Ministro de Educación de Salvador Allende– invitaba a sus amistades para que conversaran con sus pequeños hijos.
Los estudios primarios los realizó en el Colegio Inglés de Concepción y una noche, cuando aún cursaba el  kínder, le advirtió a don Edgardo: “papá, no podré volver a dormir tranquilo sabiendo que hay personas que duermen en la calle, cerca de casa”.
Cursó sus estudios secundarios en el liceo público de la ciudad, Liceo No. 1 Enrique Molina Garmendia, donde entabló amistad con Luciano Cruz, Marcelo Ferrada y Bautista van Schouwen, futuros fundadores del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). También en esta época dio sus primeros pasos políticos, protestando contra el alza de pasajes y el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, a fines de los cincuenta. En 1961 matricula sus estudios de medicina en la Universidad de Concepción, donde se graduó con honores en 1968; con posterioridad es becado para la especialidad de neurocirugía, estudios que abandonó para dedicarse enteramente a la actividad política.
Desde su adolescencia militó en las juventudes del Partido Socialista, con la cual entró en conflicto entre 1963 y 1964, por considerar que una tercera candidatura a la presidencia de Salvador Allende sería infructuosa; ya abrazaba las ideas de la Revolución Cubana.
Incurrió en un intenso y heterodoxo autoestudio del pensamiento marxista, al tiempo que se allegó a las filas de la Vanguardia Revolucionaria Marxista (VRM), fuerza que aglutinó juventudes universitarias prochinas, trotskistas, guevaristas y, en general, al conjunto de las corrientes revolucionarias que cuestionaban el actuar institucionalizado de la izquierda tradicional chilena representada en los partidos socialista y comunista.
Luego de un arduo proceso de convergencia de la “izquierda revolucionaria”, el 15 de agosto de 1965 se fundó el MIR chileno, que reunió disidencias de distinto cariz e igualmente diversas generaciones. Dos años más tarde Miguel Enríquez asumió su Secretaría General; tenía 23 años y se encontraba cursando el internado de medicina.
Desde un comienzo se volcó a la construcción de una organización político militar e impulsó la propaganda armada por medio de acciones directas: tomas de fundos, ocupación de terrenos para el establecimiento de los sin casas, corridas de cerco contra latifundistas y forestales en territorio mapuche, expropiaciones bancarias, entre otras; siempre con el objetivo estratégico de conformar un ejército con amplia base social que fuera capaz de desatar una guerra popular prolongada e irregular para la toma del poder y la construcción del socialismo en Chile.
Con la victoria de Salvador Allende en 1970 Miguel despuntó como líder revolucionario al adecuar la acción del MIR a un nuevo escenario signado por la conquista del poder a través del voto y la construcción del socialismo por la “vía pacífica”, dos elementos esenciales de la estrategia del “compañero Presidente”.
Miguel Enríquez desestimó que el marco institucional chileno pudiera asimilar, sin respuesta de la burguesía autóctona y el imperialismo yanqui, la propuesta allendista y del a Unidad Popular (UP), por tanto, se concentró en radicalizar a los sectores más marginados de la sociedad –campesinos, pobladores, subproletariado urbano, estudiantes– con el objetivo de acumular fuerza social y política revolucionaria capaz de contener y revertir un inminente golpe de Estado. Quedó a medio camino en su labor; los golpistas operaron con mayor premura que el conjunto de la izquierda.
El 11 de septiembre de 1973 ofreció ayuda al Presidente Allende para sacarlo de La Moneda, pero recibió el último mensaje de éste: “Ahora es tu turno Miguel”. Durante los próximos doce meses, en momentos donde parte de la izquierda tradicional se replegaba en el exilio, tras lanzar la consigna de que “el MIR no se asila”, se dedicó a reestructurar la organización –muy golpeada por la policía política de Pinochet– y crear un frente unitario de “Resistencia popular” al interior de Chile.
A media mañana del 5 de octubre de 1974 los organismos de la inteligencia dictatorial dieron con su paradero y tras cercarlo con seiscientos agentes, tanques y helicópteros, y luego de un combate que se extendió por casi dos horas, cayó en combate Miguel Enríquez, líder histórico del MIR y pionero en la resistencia antidictatorial. Armando Hart, en nombre del Partido Comunista de Cuba expresó: “Ha muerto un capitán de revolución”. Miguel tenía 30 años.
A 42 años de su muerte, la juventud chilena se apropia de su legado: el riguroso y heterodoxo estudio de la doctrina marxista, la praxis revolucionaria transparente y audaz en favor de “los pobres de la ciudad y el campo”, la valentía y consecuencia sin límites.
Como diría Miguel, en una interpelación “antropológica”: “¡Adelante con todas las fuerzas de la historia!”.
Profesor de Historia y geografía

“Hubo un no fue, bajo un jamás.
Hubo un tal vez, bajo un quizás…
Por un fuego que no des a tiempo
puede no salir el sol”.
Silvio Rodríguez - Canción contra la indecisión
[Homenaje a Miguel Enríquez]

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales