Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

No gano la paz - pero el odio Si


Por: Nelson Aguilar Rodríguez
¿Que son FARC-EP y que es el ELN?
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo  (FARC-EP), Surgieron como respuesta a una avanzada del Ejército, sobre los campesinos,  son de esencia de guerrilla campesina, de línea ideológica marxista leninista, que operan en el área rural.
El Ejército de Liberación Nacional (ELN), son intelectuales de clase media que tomaron las armas, para un analista son de línea de Marx, el Che y Jesús con la Teología de la Liberación (Padre Camilo Torres) y operaron en los sectores de sindicatos obreros de los campos petroleros y mineros.
Para los EE.UU. y el ex presidente  Álvaro Uribe,  Las FARC  y  el ELN son considerados una organización terrorista, a las que hay que eliminar y trabajo estrechamente con EUA que doto tecnología de guerra convencional y guerra asimétrica político-militar y sucia, sin objeción  ética, “todo vale”, con tal de eliminar al opuesto.
Este domingo 2 de Octubre de 2016 en Colombia, se quería concretar un hecho histórico de mucha importancia en la vida de ese país hermano, era concretar “Paz” a una guerra desde 1964, que dura más de media década y costo 4 años de arduas negociaciones con intermediación internacional, había mucho optimismo. Se realizó el plebiscito Colombiano de SI y NO a La Paz, pero, contra todo pronóstico el 50,2% decidió votar en contra del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y  las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo  (FARC-EP), el 49.7% que se decantó por el SI, y con la abstención, de más del 60%, de los Colombianos.
Según informaciones, las zonas urbanas y la elite agraria de Colombia son las que impulsaron el triunfo del NO, mientras las regiones más golpeadas por la Guerra apostaron por el SI, las víctimas.
¿Quién gano?
El líder  Álvaro Uribe ex presidente Colombiano, un ultraderechista, que hizo la campaña frontal para el NO, hoy senador, este personaje, que siempre defendió la guerra y la represión, apoyado por los halcones una de las más poderosas Fuerzas Armadas de América Latina (600 000 militares entre Ejército y Policía), que privatizo Colombia, donde lo público o el estado solo fue una  agencia para intereses  privados,  no respeto el medio ambiente, la sociedad y culturas, que siempre manipulo a la opinión pública y así beneficio a la élite empresarial y  política de Colombia que capturo el Estado para mantener sus privilegios de clase, por supuesto que gano el odio Capitalista Neoliberal, donde están las elites urbano empresariales y elites agrarias.
¿Quién perdió?
Perdió el pueblo sufrido, las regiones más golpeadas por la guerra apostaron por el SI a la Paz, perdió la Colombia Campesina, la Rural, habría que preguntarse lo que se publica de  los más de 260.000 muertos, decenas de miles de desaparecidos, casi siete millones de desplazados, violaciones, secuestros e incontables tragedias personales, siendo la mayor parte  campesinos, obreros. Pues perdió Colombia, por eso está dividida, en centro urbana a favor de elites y la rural con miedo, a que vuelvan los grupos de Paramilitares y el Ejército.
Lo triste, que jóvenes donde se identifica una generación, entre 25 y 35 años, que se crió durante los ocho años que Uribe estuvo en el poder, y que “asumieron el discurso de que esto no era una guerra, sino una amenaza terrorista”, una generación tendiente al neoliberalismo.
Pos plebiscito-la nueva Negociación en la Habana-sus riesgos.
No puede perderse lo avanzado en la Habana (Cuba), si Uribe y Pastrana imponen a Santos, y no se respeta los acuerdos, peligrosamente se volvería a un escenario militar, porque hay un gran negocio de guerra en Colombia,  bajo pretexto de negociación política, se argumenta lo jurídico  y los  guerrilleros, serían los señalados por delitos políticos, como la rebelión, y “conexos”, “porte ilegal de armas o de prendas de uso privativo de las Fuerzas Armadas y serian enjuiciados como delincuentes. Pese a la adversidad, las FARC-EP mantienen su propuesta, y Timosenko dijo “La palabra como arma de construcción del futuro”, en cambio  el Ejército de Liberación Nacional  (ELN), respeta el acuerdo de Paz pero no la comparten en algunos puntos, sin embargo todos buscan una salida de Paz, solo los pueblos derrotan el mal.
Qué difícil es construir procesos de Paz, con mercaderes de la guerra, esto representa el capitalismo salvaje que lleva a generar guerras de toda índole, como lo convencional y la asimétrica en los pueblos de América Latina y no faltan los Tuto Quiroga, los derechistas de Bolivia que también están con la posición guerrerista de Uribe,   solo los pueblos consientes acaban con la guerras, y la solución está en manos del pueblo hermano de Colombia.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en