Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Prostitución y sociedad de clases, un vínculo inseparable


Por Marta Clar

Es conocido que la prostitución es uno de los negocios más rentables del mundo y que además, las redes de trata, lejos de disminuir se encuentran en continua expansión. Podemos afirmar, sin temor a exagerar, que la historia de la expansión capitalista encierra también la historia de la expansión y el aumento de la explotación sexual de mujeres y niñas.

La prostitución de las mujeres, una cuestión de clase

La prostitución como institución patriarcal ha mantenido siempre un fuerte vínculo capitalista, íntimamente ligada al mercado emergente, las primeras formas de explotación sexual a mujeres y niñas tienen lugar alrededor de comercios.

Como es de esperar, el desarrollo urbano que vivió Europa durante el medioevo implicó el aumento del desarrollo de la prostitución, que afectará a las mujeres, niñas y jóvenes de los estratos sociales más bajos.

La prostitución se institucionaliza: se organiza en algunas ciudades mediante burdeles o casas públicas y es la propia burguesía emergente la que se lucra con tasas e impuestos. La introducción al modelo económico capitalista y la aparición del trabajo asalariado facilitan la consolidación de la mercantilización del propio cuerpo.

Las mujeres en situación de prostitución pasan a convertirse en un colectivo asalariado terriblemente débil y perseguido, estas mujeres que en su mayoría provenían de los estratos sociales más empobrecidos no solo debían hacerle frente a la violencia que los hombres que acudían a sus servicios ejercían sobre ellas, sino que además debían someterse al despotismo que las autoridades, con el apoyo de la Iglesia y la monarquía les imponían.

El desarrollo del capitalismo, con la acelerada industrialización –con ella la proletarización de masas- y el avance colonizador expande la miseria de Europa a otros continentes. Así es como desde sus inicios la prostitución se conforma a partir de una relación de clases y toma una dimensión internacional, que la estructura racialmente y que es necesario tener en cuenta.

El hacinamiento en los grandes centros urbanos, como consecuencia de las migraciones del campo a la ciudad tuvieron como consecuencia la pauperización, la segregación y la conformación de un mercado laboral que discriminaba y marginaba a las mujeres más pobres ofreciéndoles pocas oportunidades de supervivencia: el extenuante trabajo en las fábricas o la prostitución eran las dos alternativas que el patriarcado, en alianza con el sistema capitalista, reservaba para la mujer de clase trabajadora. Durante el siglo XX, la introducción del fordismo también afectará a la prostitución, que adquiere características típicamente industriales como el régimen disciplinario de trabajo, concentración y sistematización.

Mientras que hoy en día, la globalización y con ella la desregulación del mercado y el aumento del turismo han provocado, junto a otros factores, la multiplicación de mujeres y niñas prostituidas, sobre todo en las zonas más pobres del planeta para beneficio de mafias y proxenetas por un lado y Estados reguladores por el otro, de este modo la prostitución, lejos de poder considerarse un elemento accidental en el capitalismo, se convierte en su elemento estructural.

La lucha por la emancipación de las mujeres desde el feminismo de clase

Comprendiendo antes que nadie la miseria que el capitalismo reservaba a la mujer trabajadora, Flora Tristán expone sin vacilar en Paseos por Londres que la prostitución es la consecuencia más brutal que produce el “reparto desigual de los bienes de este mundo” y “mientras la emancipación de la mujer no sea una realidad, la prostitución seguirá creciendo”. Enmarcando las reinvindicaciones de la mujer con las luchas de la clase trabajadora, sentó un importantísimo legado para la formación del feminismo obrero.

Clara Zetkin, presidenta del movimiento internacional de mujeres socialistas, consideró la lucha por los derechos de las mujeres una lucha que debía ser tomada por el conjunto de la clase obrera.

Kollontai, que se dedicó extensamente al estudio de la opresión de las mujeres desde el marxismo, fue capaz de profundizar mucho más de lo que ninguno de sus compañeros y compañeras lo hubiese hecho hasta el momento.

Lejos de la consideración burguesa de la prostitución como un escándalo moral, Kollontai, férrea defensora de la liberación de la sexualidad y de la idea de que debía ser la clase obrera la que avanzara en la conquista de una nueva moral sexual capaz de romper con el puritanismo y la monogamia tan funcionales al patriarcado capitalista, consideró la prostitución una institución que condenaba a las mujeres pobres y que además era totalmente contraria a la idea socialista del amor libre, entre iguales, por estar fuertemente vinculado a una relación comercial.

La lucha contra la institución de la prostitución se ejercía a través de la defensa del derecho de las mujeres a gozar del deseo sexual igual que lo hacen los hombres.
Si la prostitución es una realidad que surge y se extiende gracias a la confluencia entre patriarcado y capitalismo, es una utopía pensar que podrá desaparecer dentro del sistema económico que la produce.

De nada sirve la persecución ni la criminalización de las mujeres que se encuentran en situación de prostitución. Muy al contrario, es necesario avanzar en la creación de nuevas alternativas laborales que permitan acabar con la situación de pobreza o precariedad en la que se encuentra una gran parte de las mujeres trabajadoras y que cada día empujan a más mujeres y jóvenes a la prostitución.

Tan solo mediante la lucha contra la desigualdad y el capitalismo es posible avanzar en la lucha contra la opresión y la explotación de las mujeres, una lucha en la que tan solo es posible avanzar contando con la unión y la solidaridad de toda la clase trabajadora.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales