Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Y los muertos de octubre?


Por: Yuri F. Tórrez
Tal parece que preguntar acerca de las personas que fallecieron durante la denominada “guerra del gas” incomoda tanto a unos como a otros. Por un lado, a los unos que, con el afán de garantizar la venta de gas a Chile aún a sabiendas de que era un tema sensible para la población boliviana, ordenaron disparar a quemarropa en octubre de 2013 contra los sublevados de El Alto. Y a los otros que se subieron al ataúd de los muertos para proclamar a los cuatro vientos el fin del neoliberalismo y prometieron, en homenaje a los caídos de octubre, realizar todos los esfuerzos para que la justicia caiga con todo rigor sobre los culpables de aquella matanza.
Han pasado varios años desde entonces, 13 para ser exactos. Los presuntos responsables se cobijaron principalmente en territorio norteamericano, con el ardid de que en Bolivia no “tendrían un juicio ecuánime”, lo que hasta ahora les ha permitido zafarse cobardemente del juicio de responsabilidades. Este tema también incomoda a las autoridades gubernamentales que en un principio no tuvieron la voluntad política para impulsar la extradición de los responsables, aunque posteriormente se reivindicaron agilizando los trámites para tal efecto, y evitar así que la impunidad campee; trámites que dicho sea de paso estuvieron plagados de desprolijidades al principio.
En julio de 2015, Gonzalo Sánchez de Lozada se presentó a una comparecencia de siete horas en una de las salas del bufete legal Akin Gump Strauss Hauer & Feld, en Estados Unidos, en la que también participaron su abogada defensora y el representante legal de las víctimas de la “guerra del gas”. En esa ocasión cínicamente Sánchez de Lozada dijo que olvido o no sabía acerca de las muertes registradas durante la masacre de octubre de 2003. Incluso con un descaro que indigna afirmó que en ese momento “estaba despojado de su poder” y defendió a ultranza a su exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, y con un cinismo impresentable prefirió culpar a los militares de la matanza. Ese cinismo de Sánchez de Lozada cuenta con la protección del Gobierno de Estados Unidos, que hasta el momento no ha viabilizado la extradición del expresidente boliviano ni de su exministro. Mientras tanto, los familiares de los 72 muertos y más de 420 heridos peregrinan clamando justicia para sus seres queridos; gastando los pocos recursos que tienen en abogados y con un dolor a cuestas aferrándose a la esperanza de que los (presuntos) culpables vuelvan algún día al país a enfrentar el juicio de responsabilidades que les corresponde para que sus muertos descansen en paz. Y para colmo, años atrás tuvieron que soportar el pedido de amnistía en favor de los responsables de esta matanza formulada por los obispos bolivianos en “aras de crear un clima de paz en el país” y como “gesto de reconciliación”. Acaso esos señores obispos no sabían que aquella matanza incluso se asemeja a una cacería de lobos, que empezó con la muerte de un niño de cinco años que había salido al balcón de su casa y recibió un tiro certero de los militares parapetados en el puente de la Ceja de El Alto, y con línea directa a la casa del niño.

En ese confuso juego político se encuentran las verdaderas víctimas que desesperadamente, pero con el ímpetu intacto, buscan la justicia de uno de los crímenes colectivos más malsanos de nuestra historia reciente, al extremo que solo recordar esos hechos luctuosos nos pone la piel de gallina. Este simulacro, “octubre negro” representa una piedra de toque que devela la persistencia de una mentalidad constreñida en la que los culpables se refugian en una impunidad grotesca. Es decir, una historia que es solo “la furia y el ruido”, como dice el entrañable Shakespeare.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales