Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

A 30 años de la muerte de Edmundo Salazar, un revolucionario

Por: Huascar Salazar Lohman
Cuando mi abuela falleció, debajo de su colchón encontramos un centenar de recortes de periódico sobre el asesinato de su hijo, mi tío, Edmundo Salazar Terceros.
Yo era pequeño en aquel entonces y casi nunca la escuché hablar del tema, a excepción de una vez que recuerdo con mucha claridad, me explicó lo que sucedió, por qué mataron a mi tío y quiénes lo hicieron- En aquella ocasión me mostró unos papeles amarillentos que asumo hacían parte de esa pequeña colección hemerográfica que tenía en sus poder y que había acumulado con rabia, dolor e indignación. Creo que fue la primera vez que tomé conciencia real del asesinato de mi tío, ya que cuando lo mataron yo tenía tres años, fue un 10 de noviembre de 1986, hace exactamente treinta años.
La muerte de mi tío marcó a la familia Salazar y a la familia de mi tía, María Elena Oroza, esposa de mi tío Edmundo, quien también fue asesinada años después por jamás claudicar en la exigencia de justicia por el asesinato de mi tío, y ni que decir de los hijos de ellos dos, mis tres primos Salazar Oroza. Es un dolor que estas familias llevamos en el corazón. A través de mi padre, mis tíos y mi abuela, de todo lo que hemos hablado en estos años, he aprendido a extrañar a mi tío, a sentir su ausencia, pero también, y de eso quiero tratar en estas palabras que surgen después de tres décadas de su asesinato, a reconocer su legado de lucha, su incansable búsqueda emancipatoria y su profunda coherencia y honestidad al enfrentar las injusticias de este país.
Muchas veces los homenajes que se hacen a mujeres y hombres revolucionarios luego de su muerte tienden a allanar sus figuras y la de sus luchas, a hacerlas potables para que, incluso los adversarios políticos, puedan hacer hipócritas reconocimientos. De Edmundo Salazar se habla de su integridad, de su compromiso con el pueblo boliviano y cruceño, de su coherencia de vida, de ser un padre ejemplar, de su incansable voz de protesta y denuncia; todas esas afirmaciones son completamente verdaderas, pero todas ellas se condensan en la decisión de vida revolucionaria que él tenía. Él era marxista, era leninista y era maoísta, y si él se reivindicaba así, junto a sus hermanos –también militantes– y camaradas del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) de ese entonces, no veo por qué su lucha tenga que ser menospreciada o tomada desde otro ángulo. Mi tío estaba haciendo revolución, y más allá de las críticas que en este presente podemos hacer a las formas organizativas de los partidos comunistas –porque somos hijos de distintas épocas–, en ese entonces las revoluciones también se las vivía así y esas historias de lucha –claramente no todas– deben ser reivindicadas.
A mi tío lo asesinaron mientras era diputado del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) –brazo político electoral del PCML en ese entonces–, era el responsable de la comisión de oposición del parlamento que investigaba el caso Huanchaca. Aquel ignominioso caso en el cual fueron asesinados tres personas, entre ellos el científico Noel Kempff Mercado, cuando su avioneta fue derribada en Huanchaca por narcotraficantes que custodiaban unos de los más grandes laboratorios de producción de cocaína de América Latina. La comisión que presidía Edmundo Salazar acusó al gobierno emenerrista de Paz Estenssoro, y en particular a su ministro del interior, Fernando Barthelemy, junto a la DEA –que en ese entonces dirigía todas las acciones antidroga del país–, de haber no sólo socapado y haber sido cómplices en la fuga de todos los narcotraficantes, sino de ser partes componentes de esa mafia. Ellos lo hicieron matar cobardemente en la puerta de su casa, le dieron cuatro tiros. Jamás se hizo justicia.
Años después ese PCML prácticamente desapareció y el FRI paulatinamente se fue convirtiendo en un partido de derecha funcional a los grandes intereses dominantes. En algún momento ellos han tenido la osadía de reivindicar la memoria de mi tío; sepan que la familia, gente comprometida y amigos cercanos, simplemente nos sentimos asqueados por esa conducta, el legado de Edmundo Salazar le pertenece al pueblo boliviano y no a los retorcidos intereses que ahora ellos defienden.
Hoy, a treinta años de su muerte, puedo decir sin duda alguna que su ejemplo es parte de mi vida y de la de muchos y muchas más, pero además estoy seguro que su hacer concreto revolucionario ha pasado a ser parte parte del flujo mismo de las luchas y de las experiencias que perduran en el tiempo. En este momento podría decirle a mi tío, que si bien lo extrañamos profundamente y nos hace falta, le estamos infinitamente agradecidos por lo que nos ha dado, que siempre lo tenemos con nosotros, con gran cariño y admiración, y que su legado es presente de lucha y no sólo un recuerdo.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales