Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

EE.UU: El malestar con el neoliberalismo


Por: Andrés Mora Ramírez

Agotadas las opciones políticas del establishment y ante el inminente giro fascista en el desarrollo imperialista de los Estados Unidos, ¿será la presidencia de Trump el catalizador para una auténtica rebelión democrática y para la construcción de alternativas posneoliberales, surgidas desde el corazón de una sociedad estadounidense más consciente de las verdaderas causas de su crisis y de sus responsabilidades nacionales y globales?

Donald Trump, esa grotesca metáfora del capitalismo y de la cultura machista, patriarcal, xenófoba y racista que subyace en las profundidades del mundo libre; ese reflejo deformado y amenazador en el que se miran, asombrados, millones de hombres y mujeres en la Roma americana, será el próximo presidente de los Estados Unidos.

Contra todos los pronósticos de los opinadores y analistas del mainstream; desafiando la poderosa matriz propagandística que activaron las usinas del poder mediático global para llevar a la Casa Blanca a la candidata del establishment y consentida de Wall Street, y aún contra la élite del Partido Republicano; pero, al mismo tiempo, moviéndose siempre bajo las reglas electorales de la democracia burguesa –a la que no va a desafiar, a pesar de la retórica agresiva que utilizó para cazar votos-, el triunfo del magnate fanfarrón expresa a plenitud la degradación política, cultural y espiritual de la principal potencia militar del mundo, hoy incapaz de enarbolar muchos de los principios que están en la raíz de su mito fundacional. Que no se pueda decir nada mejor de la rival de Trump en la contienda del 8 de noviembre, da una idea cabal de la profundidad de la crisis en la que se encuentra la sociedad norteamericana.

Sin embargo, no debiéramos dejarnos llevar por la sorpresa de un resultado que entraba perfectamente en el juego de posibilidades, por más que las proyecciones de casi la totalidad de las encuestas y el lodazal de la campaña salpicó en todas direcciones, se empeñaran en presentarle a los electores, y al mundo entero, la imagen de una victoria arrolladora de la candidata demócrata Hillary Clinton. La elección de Trump se explica más por factores culturales, sociológicos, que no siempre logran salir a la luz de la discusión pública, pero que gravitan con fuerza en la vida de quienes deben enfrentar, día tras día, la desesperanza, el desempleo, los salarios que no alcanzan para adquirir el paraíso del consumo, y en general, la falta de oportunidades de movilidad social que son el resultado de la aplicación de las políticas neoliberales en los Estados Unidos.

“La fuerza de Trump en los estados industriales [los más afectados por la crisis económica] fue clave en generar un apoyo masivo entre trabajadores, resultado de su constante consigna contra los acuerdos de libre comercio, sobre todo el tratado con México y Canadá. En parte, esto es la cosecha de tres décadas de políticas neoliberales aplicadas dentro de Estados Unidos, parte de lo cual fue atacado por el magnate”, explicó David Brooks. Ni siquiera la alianza entre jóvenes, afrosdescendientes, mujeres y latinos, a la que apeló Clinton, logró “derrotar la apuesta de Trump sobre los blancos, sobre todo los no jóvenes, y un reducido sector latino conservador y antimigrante”. Como dice el periodista argentino Martín Granovsky, “los latinos no fueron lo suficientemente activos y los varones blancos, en cambio, votaron con ganas: sintieron ganas de ir a votar y lo hicieron. Fueron protagonistas de la guerra interna que les propuso Donald Trump. Pusieron su rabia en las urnas”.

Esa rabia expresa, fundamentalmente, los miedos exacerbados por el discurso incendiario de Trump, el hartazgo con la clase política dominante y su modus operandi –siempre al servicio del poder corporativo-, que Clinton representó sin ruborizarse, y el profundo malestar con el neoliberalismo y sus inevitables consecuencias de exclusión y desigualdad social, que han hecho añicos el sueño americano para amplios sectores de la población.

Howard Zinn, ese valiente y crítico intelectual, autor de A people’s history of the United States(traducido como La otra historia de los Estados Unidos), escribió: “La idea de los salvadores ha sido incorporada en toda la cultura, más allá del fenómeno político. Hemos aprendido a mirar a las estrellas, a los líderes y expertos en cada campo de manera que renunciamos a nuestra propia fuerza, rebajamos nuestras propias habilidades y nos eliminamos nosotros mismos. Pero de vez en cuando los americanos rechazan esta idea y se rebelan”.

Agotadas las opciones políticas del establishment en sus versiones pretendidamente progresistas (Obama y Clinton), descarrilada la única opción capaz de inspirar la esperanza (Bernie Sanders, saboteado por su propio partido) y ante el inminente giro fascista en el desarrollo imperialista de los Estados Unidos, ¿será la presidencia de Trump el catalizador para una auténtica rebelión democrática y para la construcción de alternativas posneoliberales, surgidas desde el corazón de una sociedad estadounidense más consciente de las verdaderas causas de su crisis y de sus responsabilidades nacionales y globales?

América Latina demostró al mundo que es posible resistir y vencer al neoliberalismo, aunque ello suponga enfrentarse a poderosos intereses y librar largas y cruentas batallas. No hay garantía de victoria final, pero en esa lucha van las esperanzas de un futuro distinto, con más justicia social y solidaridad. Ojalá los estadounidenses valoren lo sucedido, se organicen y emprendan la marcha por los caminos de la reinvención de su democracia.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales