Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El negocio del agua



Por: Edmundo Juan Nogales Arancibia
Estos días vimos una crisis en el suministro de agua en varios municipios del país, en especial en La Paz y Cochabamba, las causas son diversas, en parte por el calentamiento global, también por el crecimiento de la población, la extensión no planificada de áreas urbanas a través de loteamientos ilegales permitidos por las alcaldías (suena irónico pero es cierto), el despilfarro del agua por parte de muchos ciudadanos, y lo más importante, el saqueo de este recurso vital por parte de las empresas y todos quienes lucran a través de su venta o uso comercial.
El saqueo del agua
Producto de la Guerra del agua en Cochabamba, tal vez única en el mundo hasta ahora, se consagró como un derecho humano en la Nueva Constitución Política del Estado. Sin embargo en los hechos genera ganancias increíbles a las empresas nacionales y en especial a transnacionales que han tomado nuestras vertientes, arroyos y aguas subterráneas sin pagar una renta al pueblo boliviano.
Estos años de crecimiento económico y de mejora del poder adquisitivo de la población permitieron aflorar el mercado del agua embotellada, muchas empresas proveedoras de gaseosas y embotelladoras han comercializado este elemento vital vendiéndola a un costo de mil veces más respecto al precio del agua de grifo, veamos este dato del costo de metro cubico de agua (que equivale a mil litros): En la ciudad de La Paz, el metro cúbico de la tarifa solidaria de 1 a 15 cubos es de 1,78 bolivianos; 3,30 en Cochabamba. En la tarifa doméstica I, el metro cúbico es de 3,30 por un consumo de 16 a 30 cubos. En la tarifa doméstica II, el metro cúbico es de 6,26 bolivianos de 30 a 150 cubos. En la última categoría de 150 a 300 cubos, el m3 cuesta 9,4 bolivianos.
¿Cuantas botellas de 500 mls. llenan con un metro cúbico de agua? La respuesta es simple son 2000 botellas y cada una es comercializada a 5 bolivianos generando 10000 bs. eso se llevan las empresas, imaginemos la miseria que pagan de ese monto, si es que lo hacen, porque muchas empresas descaradamente nos ofrecen agua de manantiales, que de ser cierta su procedencia la ganancia es mayor, porque serían tomadas sin pagar un centavo a nadie. Y si a alguien se le ocurre ofender al pueblo indicando que remuneran su uso pagando impuestos, es un sinvergüenza, porque hasta por el hilo que usa una empresa tiene su costo de producción separado de los impuestos y el costo del agua en el proceso de producción es irrisorio ni siquiera de 10 bolivianos por mil litros de agua, eso significa el saqueo de un recurso más valioso que el oro o el petróleo y que recién cuando comienza a escasear llegamos a reconocer su valor para la vida.
El agua es un recurso más importante que el gas o petróleo, por tanto su uso comercial debe rendir una renta al pueblo boliviano que es el único dueño y eso está plasmado en la Constitución Política del Estado.
Por otro lado, tampoco se regula el uso industrial, ya que aunque no signifique la venta del agua, si  representa su uso para la producción, por ejemplo, solo viendo el caso de la contaminación que deja la explotación minera, dejando inutilizable el agua por el contenido de materiales que utiliza como mercurio para la explotación de oro, impidiendo el uso de este elemento vital en riego y consumo humano., algo similar ocurre con las fábricas, por ejemplo en el teñido de telas.
¿Sólo cuando nos afecta nos importa?
Los temas expuestos no son regularmente motivos de preocupación, sino que lo que ha llamado la atención a la población fue que durante unos días no había agua para tomar, cocinar, ni usar el baño, recién ese momento tomó importancia. Y en este escenario se muestra el descontento contra una empresa, la Empresa Publica social de Agua y Saneamiento (EPSAS), que no informó la situación del desabastecimiento, que no da un solo dato de la situación del agua en La Paz, y que no ha realizado acciones serias ante el incremento de la demanda de agua, ni ha proyectado la reutilización de este recurso y su purificación para no contaminar la Madre Tierra. En pocas palabras una administración ineficiente e ineficaz que ha servido para el cuoteo de cargos con personas que ni siquiera tienen preparación profesional en el área y que increíblemente trabajan allí.
Ante el debate ciego surgen los peligros
¿Qué hacemos ante esta situación?, hábilmente el alcalde del Municipio de La Paz y la alcaldesa de El Alto han salido a plantear la creación de una empresa que reemplace a EPSAS y que sea una empresa Metropolitana, al respecto cabe recordar que en Cochabamba la empresa encargada de la provisión de agua es una empresa municipal y eso no ha evitado la similar situación de desabastecimiento, por otro lado ante su evaluación de que la causa es el mal uso que hacen los ciudadanos nos plantean el incremento de tarifas, ahí debemos percatarnos que la lógica de manejo de precios en el mercado no soluciona el problema, sólo golpeará a las familias de menores recursos, porque, volviendo al ejemplo de Cochabamba la tarifa es mayor y eso no evita que los sectores jailones tengan piscinas y que zonas más rezagadas no tengan agua.
El planteamiento de los alcaldes de El Alto y de La Paz representa un retroceso, ambos se sostienen en la lógica de la iniciativa privada en sus gestiones, por tanto no afectarían a ninguna empresa dentro de los municipios, sino que incrementarían el costo del consumo del agua a los vecinos, que como describimos, afectarían más a las familias de menores recursos.
Pensar Soluciones
El agua es un recurso fundamental para la vida y necesitamos cuidarla, de no hacerlo ponemos en riesgo la vida en nuestro país, necesitamos que el agua llegue al pueblo y que no sea vendida como sucede ahora, sin duda las empresas embotelladoras ganarán mucho con el desabastecimiento vendiendo agua, que como señalamos líneas arriba lo hacen en una lógica de saqueo, necesitamos que el agua sea transportada a las zonas y barrios donde se la necesita, en las provincias y áreas de cultivo, esa debe ser nuestra prioridad, debemos llevar adelante proyectos de uso, manejo y reserva de agua que no piensen solamente en las ciudades sino en todo el Estado, por que corremos el riesgo de sacrificar las áreas rurales para dar agua a las áreas urbanas provocando hambre en todo el país por la escaséz de alimentos que puede generarse si no llega agua a las comunidades.
Se necesita frenar el saqueo del agua, necesitamos que las empresas que lucran con el uso del agua paguen una renta similar a las regalías de hidrocarburos, por otro lado, debe prohibirse la venta de agua, el agua es un derecho y no una mercancía, debemos tener agua para la vida y no para el lucro.  
Pensemos en esto, es irracional que las empresas tengan manantiales de dónde sacan agua para venderla sin pagar por ese recurso y que muchas ciudades del país estén obligadas a comprarles esa agua porque no la tienen en sus barrios. 

Integrante de la Escuela Nacional de Formación Política
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales