Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El triunfo del FSLN y el heroico legado de Sandino

Por: Gustavo Espinoza M.
Hasta la mañana de hoy no habían llegado hasta nosotros los resultados oficiales al 100% de los votos escrutados luego de los comicios de ayer, ocurridos en Nicaragua. Por eso, hasta el 66% del recuento, se tenían informes imprecisos. Unos, sostenían que el FSLN había logrado el 71.3% de los votos. Y otros, el 72.1%. Pero nadie ponía en duda que se trataba de la más rotunda victoria obtenida por partido, o fuerza alguna, en la Centroamérica a nuestro tiempo.
¿Cómo explicar este éxito del Frente Sandinista? Valdría la pena hacer un breve recuento de la historia del país luego de la aciaga dictadura de Somoza.
Como se recuerda, esa “estirpe sangrienta” -los Somoza- detentó el Poder en Nicaragua durante casi 40 años. El padre -el viejo Anastacio- y los hijos, gobernaron a la sombra del amo yanqui que les tenía muy mal concepto, pero que los usaba porque eran la “garantía” de sus “intereses”.
En los más duros años de la dictadura, y para enfrentarla, asomaron en el escenario Nica, dos fuerzas: una oposición burguesa integrada en el FAO (el Frente Amplio Opositor) y otra revolucionaria, personificada por el FSLN.
La primera de estas opciones quiso reemplazar a Somoza en las dos funciones: en la tarea de administrar el país, y representar de modo más solvente los intereses del Imperio. En esa mira, se jugó hasta el 19 de julio de 1979, cuando el pueblo, masivamente, respaldó al Frente Sandinista de Liberación Nacional que había luchado, con las armas en la mano, contra la dictadura asesina.
EL FSLN llegó al Poder por la vía de la lucha guerrillera, en lo que fue la segunda victoria de este corte en nuestro continente luego de la gesta de Sierra Maestra. Con la fuerza del pueblo, se hizo gobierno y desarrolló un programa de transformaciones revolucionarias que le cambió el rostro a la sociedad nicaragüense.
No todos fueron aciertos en la aplicación de esta política. También hubo errores e improvisaciones. Y hasta algunos indicios de corrupción que dejaron mal sabor en distintas esferas de la vida ciudadana.
Pero no fueron esas las causas de la derrota del Sandinismo a comienzo de los años 90. Fue la desembozada presión del Imperio, que declaró una abierta guerra económica contra Nicaragua; el impulso a acciones armadas en distintas zonas del país, y la campaña de desinformación que desplegó la “prensa grande” dentro y fuera de Nicaragua, los factores que generaron una verdadera “crisis de gobernabilidad”.
Ella obligó al Sandinismo a convocar elecciones que finalmente le confirieron el gobierno a la Oposición Burguesa de antes, que se hubo mantenido y recompuesto.
Entre 1990 y el 2007 estas fuerzas gobernaron Nicaragua. Y fracasaron en toda la línea. No pudieron desmantelar las transformaciones sociales impulsadas por el Sandinismo, aunque lograron si, episódicamente, volver a los esquemas crematísticos del pasado: la salud dejó de ser gratuita, y la educación también. Pingües negocios hizo la “actividad privada” en ambos rubros de la vida del país.
Adicionalmente, la burguesía en el Poder fracasó ampliamente en el plano social. Se encareció desmedidamente el costo de la vida, se hizo popular la ineficacia de las gestiones de gobierno y campeó, realmente, la inseguridad y la corrupción en sus más diversas variantes. Por lo demás, se impuso la angurria de los gobernantes que, finalmente, escindieron a sus propios partidos en el empeño por apoderarse de tajadas del Poder. Fue eso lo que permitió que en el año 2007, el Sandinismo recuperara su sitial.
Se valió, para ese efecto, en primer lugar de la experiencia adquirida, y de las conquistas legadas a la población. Pero también de su unidad, que fue verdadera garantía de victoria. Y de la solvencia de su núcleo dirigente, que nunca perdió vínculos con su pueblo. Un sostenido y constante “trabajo de bases”, le permitió al Sandinismo mantener muy en alto su mensaje y sus objetivos de lucha.
De ese modo, a partir del 2007, el Sandinismo logró recuperar plenamente la confianza de su pueblo.
Daniel Ortega no es un “político de oficio”. Insurgió como un guerrillero, que se jugó la vida en la lucha contra el Somocismo. Estuvo perseguido y encarcelado. Estuvo en la montaña. Y al frente de su pueblo. No fue nunca un burócrata de oficina, ni un orador de palabra fácil o retórica cautivante.
Y Rosario Murillo -hoy Vice Presidenta del país- no llegó al cargo que tiene por ser la esposa del Mandatario. Trabajó en los años de la dictadura en delicadas y riesgosas tareas de inteligencia e información. Y estuvo al frente de la emisora de la guerrilla, trasmitiendo desde el campo de operaciones. Su voz se hizo familiar -y muy querida- para el pueblo. Y desde aquellos años, no abandonó nunca su puesto en la tarea de construir un país mejor. Por eso hoy es muy popular. Tanto, o aún más, que su esposo.
Hoy, el acierto -y el reto- de la política del FSLN es sacar adelante a Nicaragua resolviendo las demandas que la realidad impone a su pueblo. Por eso, ese país es considerado hoy el más seguro de Centroamérica; y con seguridad también, de América Latina.
El crecimiento económico, es constante; y el bienestar de la población se puede palpar de manera cotidiana. La apertura del Canal Interoceánico desde suelo Nicaragüense, abrirá inmensas perspectivas para el desarrollo del país. La sensación que fluye de la calle, es de confianza, seguridad y alegría.
El éxito de la política del gobierno, no solo ha afirmado su imagen. También ha debilitado significativamente a la Oposición. Y la ha dividido. Una parte de ella, se abstuvo de participar en los comicios de ayer, pero su ausencia pasó desapercibida. Nunca antes hubo comicio alguno con mayor afluencia de electores. La otra parte, intervino, pero alcanzó una votación exigua, incluso menor que la que le acreditaban las encuestas.
El resultado electoral de Nicaragua no solo pone freno a la ofensiva yanqui contra el proceso emancipador latinoamericano. También, señala un camino para los pueblos de la región. Y afirma, sobre todo, el heroico legado de Sandino.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales