Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Por fin nos acercamos a Ilo?


Por: Rafael Puente
Definitivamente, la política marítima es la más acertada de nuestro actual Gobierno. Y parece ser que la conducta prepotente del Gobierno chileno está facilitando que aquí entendamos bien lo que faltaba, y es que nuestro Estado Plurinacional discute con un Estado no sólo centralista, sino acostumbrado a imponer la fuerza por encima de la razón, tanto dentro de sus fronteras como fuera de ellas. Eso no quita que tenga pleno sentido seguir acudiendo a la Corte Internacional de Justicia, a la Organización de Estados A y a quien corresponda, pero sin hacernos la ilusión de que el Estado chileno acatará sus eventuales decisiones.
Por lo demás, es evidente que el Estado chileno incumple el Tratado de 1904 al extremo de entregar a empresas privadas la administración de los puertos bolivianos, lo que incluye el derecho de ponernos las trabas que quieran y de perjudicar nuestro comercio exterior. Y no deja de tener gracia que ahora los transportistas pesados bolivianos le exijan a nuestro gobierno que haga algo para que la huelga de los transportistas chilenos deje de perjudicarlos…
¿Por qué no se aplican ellos la misma lógica cuando bloquean nuestros caminos y perjudican a toda la población? Pero, además ¿qué puede hacer el Gobierno de un país con gremios movilizados de otro país vecino? Pero más allá de este componente anecdótico, es evidente que para Bolivia comerciar a través de territorio controlado por Chile resulta cada vez menos interesante.
Y frente a esa realidad —que no parece que la CIJ ni nadie vaya a poder cambiar— resultan acertadas las últimas medidas de nuestro Gobierno, empezando por el proyecto del tren bioceánico y terminando en haber invitado a Perú a la reunión de países que no tienen salida al mar, y todo ello combinado con un nuevo impulso para aprovechar la vieja oferta peruana de permitirle a Bolivia el uso del puerto de Ilo.
¿Que a nuestros transportistas les queda más lejos? Ni modo, así nomás son nuestras posibilidades. A cambio de eso podremos disponer de un puerto controlado por el Estado boliviano y por sus instituciones, libre de los intereses de empresas privadas chilenas.
Y todo esto no quita que sigamos reivindicando nuestro histórico territorio costero, y que sigamos acudiendo a todas las instancias posibles. Por una parte es una solución provisional —y parcial— a nuestro enclaustramiento y, por otra parte, es un golpe a la economía del Estado chileno (cuyo norte vive principalmente del comercio con Bolivia) y tal vez sea con el tiempo el golpe que le haga entender que la razón tiene que primar sobre la fuerza.
Pero claro, es una maniobra que requiere mucho capital y aquí está la interrogante: ¿Estamos todavía a tiempo de invertir ese capital —que podríamos tener— en una empresa auténticamente estratégica, en lugar de invertirlo en elefantes blancos, dignos de los emiratos árabes?
¿Realmente seremos capaces de entender que la utilización del puerto de Ilo es mucho más importante que la construcción —¡y el amoblado!— del rascacielos del Ministerio de Economía, que la construcción del nuevo Palacio Legislativo, que la construcción del nuevo Palacio Real (léase de Gobierno), que el auspicio espectacular de los Juegos Odesur, que el presupuesto inaudito del cada vez más insoportable Ministerio de Comunicaciones o que seguir auspiciando ese Rally que paradójicamente se sigue llamando "Dakar” (y que en el verdadero Dakar ya no lo quieren)?
Y ojo, a fuerza de más y más créditos chinos —vale decir, seguir hipotecando nuestros recursos naturales no renovables— al final no va a tener sentido la inversión en el puerto de Ilo, porque ya no vamos a tener nada que exportar por el Pacífico, ni dinero para seguir importando. Por tanto, resulta urgente que nuestro Gobierno sea consecuente con su mayor acierto político y que priorice la alternativa de un puerto alternativo a los chilenos. Aunque se quejen los transportistas bolivianos y el Canciller chileno…
El autor es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales