Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Dice que…


Por: Freddy Morales 

El “dice que…” es la antesala del chisme; pero además es la identificación inequívoca de alguien que es contrario al Gobierno. Tras el “dice que…” se dispara una especulación, una confidencia de absoluta mala leche para dañar a alguna autoridad. Por lo menos hasta ahora no he escuchado un “dice que...” que luego anuncie algo a favor de la autoridad, siempre es para denigrarla. 

La fórmula funcionó en el referéndum del 21 de febrero, donde, en muchos flancos, se perdió la compostura respecto de la verdad. Habrá que hilar fino para ver si en esto primero fue el huevo o la gallina. Si fueron algunos medios de comunicación con alguno de sus periodistas los que inauguraron la actual racha y de allí cundió la especulación y muchas veces la mentira en las redes sociales. O si sucedió al revés, si primero se mintió y especuló en las redes, y los medios acogieron generosamente las medias verdades para convertirlas en noticia, pues ya tenían una “fuente”.

Sea como fuere, somos testigos de una increíble pasión por el “dice que...”. Es la fórmula perfecta para no asumir responsabilidad ni sonrojarse al difamar. Esta formulita permite todo y se ha convertido en una fuente de información para unos y otros. Ambos se alimentan. Desde los medios se justifica con el argumento de que circula en las redes sociales, y éstas se realimentan con las versiones de algunos medios. El círculo perfecto del “yo no fui”.

Cada quien toma lo que le conviene y ya no importa si es verdad o mentira. Las explicaciones, las demostraciones de la falsedad no sirven. A quien le conviene, guarda el chisme para autoconvencerse: “confirmado, son delincuentes”. Y no habrá poder ni prueba que le cambie esa opinión. 

Un colega me hizo dar cuenta de que el “dice que…” no es necesariamente una creación popular, sino más bien un nuevo sistema de activismo político. Un senador opositor le pasó el dato “de buena fuente” de tal escándalo con el añadido de “confírmalo, no vaya a ser que te ganen otros medios”. Cuando el colega pidió algún indicio, prueba o elemento que sustente la versión, la respuesta fue que cuidado te ganen otros medios. Y cuando se le sugirió al senador citarlo como fuente, vino el rotundo rechazo. Es que “él dice que…” puede servir como fuente, pero su principal regla es que no tiene fuente. Y ya medio mundo sabe que un partido compra “versiones”, paga por los escándalos; así mantiene “veracidad” ante sus medios. No todo lo que les dice que digan es falso. 

Los efectos políticos son obvios y hasta ahora parecen dar buenos resultados. De alguna manera promueve que el ciudadano diga la mentira más descabellada con cierto nivel de orgullo, como si formara parte de una gran y valiente cruzada. Pero este juego, que hasta puede parecer inocente, además de promover la falta de la ética (lo que ya es un daño fenomenal para una sociedad), consuma delitos penales, por citar nada más que uno, la difamación. Y atenta contra varios derechos humanos y constitucionales, por citar también nada más que uno, el derecho a la información. Y de allí una cadena de etcéteras de consecuencias, por citar nada más que una, dicen que, sin información no se toman buenas decisiones.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales