Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Refugiados: En apenas un minuto entre muros


Por: José Antonio Mérida Donoso

La palabra minuto proviene del latín, pars minuta prima y significa ‘parte diminuta primera’. Minuto, a su vez, tiene la misma etimología que «menor», mientras que segundo era denominado pars minuta secunda, es decir, la ‘parte diminuta segunda’ en que se dividía la hora. El minuto, forma parte de una hora, la cual a su vez, forma parte de un día, una semana, un mes… y así sucesivamente hasta llegar a un todo, en este caso nuestro tiempo.
Según el informe Siria-Mediterráneo que ACNUR publicó en junio, cada minuto una media de 24 personas –de entre ellos, más de la mitad niños y niñas - tienen que huir de su hogar, lo que equivale a 1.440 la hora, 34.560 al día, 241.920 a la semana, 1.036.800 al mes… y así sucesivamente hasta llegar al todo, en este caso nosotros, la sociedad que construimos entre todos y que se cruza de brazos mientras los refugiados siguen llamando a las puertas de nuestros muros.

Los refugiados vivencian permanentemente la experiencia de estar perseguidos y discriminados mientras que a pesar de que prefieran estar cerca de su patria para estar cerca de los hechos y de la información, se ven obligados a alejarse cada vez más. A pesar de que a los ojos occidentales forman una marea monocroma, ésta es heterogénea, de distintos tiempos y lugares. Entre ellos hay hombres y mujeres de todas las edades y condiciones, si bien, todos tienen en común provenir de “instantes congelados”.

Ante ellos, nosotros nos empeñamos en poner muros físicos y muros psíquicos, unos de alambre, escudos y porras y otros de miedo, rechazo y egoísmo. Nuestra sociedad parece continuar impertérrita ante la cantidad de desplazados que alberga el mundo. Afanados en trepar económicamente mientras seguimos con centrarnos en nuestro ombligo, sin darnos cuenta que mientras trepamos adoptamos la misma postura que para arrastrarnos y que nuestro ombligo, en realidad no llega a ser ni el apéndice del mundo.

El tiempo es subjetivo, el nuestro parece continuar dentro de nuestros muros, mientras que fuera, el tiempo se congela, sin futuro posible. Afuera se vive en un eterno presente, en un día a día bajo la esperanza de un cambio. Allí el tiempo es el de un orden no estatal, de ahí que se ponga muros a esas sombras que llegan, llenas de infancias perdidas, obligadas a permanecer en tierra de nadie sin imposibilidad de retorno…esas sombras que se alargan sobre nuestras conciencias y que por mucho que lo queramos negar, son de carne y hueso, como nosotros. Sin duda alguna, en nuestros “moralistas días”, como pars minuta que somos, nos configuramos como piezas de un sistema, cuando no, somos cómplices de él, mientras nos empeñamos en que nuestra visión del tiempo no se contamine.

Como se sabe la ética tiene como centro de atención las acciones humanas, centrándose en aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con la idea de los actos morales y cómo estos se aplican a nivel individual y social. Bajo esta perspectiva y ante la política de indiferencia que la Unión Europea parece esgrimir respecto al drama de los refugiados, el sistema moral de nuestra sociedad es, en el mejor de los casos y al margen de cómo se pueda pretender justificar, profundamente inmoral. Negar que nosotros también somos parte del problema es seguir apostando por una política de muros.

Toda pars minuta es importante en la configuración del tiempo… de una sociedad. La cuestión estriba en saber qué sociedad estamos construyendo y que tiempo queremos construir, el sustentado con muros… o con cimientos éticos que permitan incluir un presente y un futuro.

Profesor asociado de la Universidad de Zaragoza y profesor de secundaria de historia, lengua y literatura.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales