Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Anuario



Por: Verónica Córdova
¿Qué planes para el Año Nuevo? Nos preguntamos unos a otros una vez que los panetones y los abrazos navideños han pasado su fecha de vencimiento. Para algunos, la respuesta es fácil e inmediata: este fin de año me reviento como pipoca, como 12 uvas, salgo a la esquina con mi maleta, me pongo calzoncillo rojo y bailo y chupo hasta quedar dormido en la acera. Casi todas las costumbres de Año Nuevo, antiguas o recientes, tienen el sentido de dejar atrás lo usado, transitado y viejo para dar paso a la página en blanco en la agenda que siempre representa un nuevo año.
Una de las costumbres más extendidas en las ciudades bolivianas es comer 12 uvas, pidiendo un deseo por cada una mientras suenan a medianoche las 12 campanadas. Pero en las ciudades olvidamos que en la cultura andina el deseo viene siempre como tercer paso. Primero hay que pedir perdón; luego, pedir permiso y recién al final corresponde pedir ayuda a los achachilas, las almas, los santos, Dios o cualquier ente en el que confiamos pueda ayudarnos a alcanzar nuestras metas.
Antes de comer las uvas, pidamos perdón entonces; por humildad y por la conciencia de que hemos pasado un año entero cometiendo errores, crueldades, olvidos y disparates. Hay que disculparnos ante nuestros padres por no tenerlos cada día presentes, por no llamarlos para saber cómo están; por dejarlos envejecer solos y sin descanso, sin cariño; a veces sin jubilación y casi siempre sin el respeto enorme que se han ganado arando, construyendo, pensando, atendiendo, cocinando, enseñando, creando o vendiendo.
Disculparnos ante nuestros hijos por solo mandar y no escucharlos, por los tantos maltratos de todo tipo, por el triste estado de nuestra educación, por la falta de oportunidades para madurar sus talentos, por el terrible mundo que les estamos heredando. Disculparnos ante nuestras parejas por la incapacidad de comunicarnos; por las violencias cotidianas y las violencias definitivas; por los abandonos y las broncas, por todas las promesas que no cumplimos y todas las cosas que dejamos sin decir, esperando un mejor momento.
Disculparnos ante el barrio, la ciudad, el país y el planeta por el agua desperdiciada, la energía perdida, la basura generada, los animales asesinados, los árboles arrancados, los conflictos generados y los futuros perdidos para darnos unas comodidades transitorias. Y también, pedirnos disculpas a nosotros mismos por el tiempo perdido, por los actos generosos que dejamos pasar, por los objetivos que no cumplimos, por los libros que no leímos, las personas lindas que dejamos de conocer, los lugares a los que no fuimos y los muchos malos momentos que vivimos por simple incapacidad de tolerar y respetar al otro que nos cruzamos en el camino.
En Año Nuevo, antes de comer las uvas pidamos permiso para cambiar nuestras actitudes, mejorar nuestro humor, varias de nuestras costumbres, asumir nuevos retos y vivir un año más, que ya solo eso es un gran regalo.
Recién entonces, habiendo pedido perdón y permiso, estaremos listos para comer las uvas de los deseos: 12 metas que nos proponemos cumplir, una por cada mes del año. No hace falta rogar que los dioses, los achachilas o los santos nos den dádivas o milagros, nosotros mismos podemos establecer objetivos, tomar acciones y seguir planes para que las 12 uvas sean más que símbolos vacíos. ¿Qué planes tienes para Año Nuevo? Es una pregunta más seria de lo que parece, y se responde no solo el 30 o el 31 de diciembre, sino toda esta temporada; para que no nos agarre el próximo fin de año teniendo que pedir más disculpas.
Es cineasta.
Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp


Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:









Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales